18 ene. 2016

#JESUALIDADES

#JESUALIDADES

Ayer alguien que esta en la costa de vacaciones, me manda un mensaje de Whatsapp donde me dice que fue a una Misa celebrada por el querido "Mamerto Menapace". En la homilía propone un termino "No hay casualidades, sino "Jesulidades" ".

Me pareció muy acertada, mas que nada porque me trajo a acotación un recuerdo de alguien que una vez me dijo, en una etapa de discernimiento; "LA CASUALIDAD ES LA SUERTE DE LOS TONTOS".

¿A qué voy con todo esto?

Creo que podíamos detenernos un poco a pensar en donde estamos parados. Después de un fin de año de balances ¿que hemos aprendido? ¿donde estamos?... y sobre todo ¿a donde queremos ir?
 

Es mas, me animo y te animo a dar un paso mas ¿donde quiere Dios que este y que haga? ¿A que me llama?

Creo que todos los cristianos, especialmente los jóvenes, deberíamos hacernos esta pregunta, para renovar nuestro llamado, o para encausar nuestra vida hacia lo que Dios nos propone.
Seguramente buscamos a Dios muchas veces, pero con una Fe total en Él. Me refiero a que vamos a acomodando a Dios en nuestras vida como si fuera un accesorio, al que solo recurrimos cuando nos hace falta, y no como protagonista total de nuestras vidas.

Y así vamos detrás de cosas que no tienen sentido, buscamos lo trascendente en cosas efímeras, como los benditos horóscopos, las señales, las actitudes para la buena y la mala suerte.

Esas cosas, nos quitan nuestra libertad de elegir. Pero con Dios, nuestra libertad es absoluta, porque a Él lo elegimos.

Y el camino de Dios, es el camino de las JESUALIDADES, el camino que nos hace encontrarnos con personas maravillosas, con la oportunidad de cambiar las cosas, con la magnifica aventura de anunciar el evangelio. De que la verdadera vida, de que nuestras vidas, no están regidas por las estrellas, de que nuestro destino no esta en la posición de los planetas ni en el día que nacimos, sino en la Fe en un Dios vivo, verdadero; NUESTRA VIDA ES JESÚS.

Jesualidades que nos van acercando mas a Dios. Jesualidades que nos hacen decir que somos católicos comprometidos, discípulos y misioneros de la vida y del amor de Dios, mensajeros de la paz y de la libertad de ser hijos de Dios.

No desperdicies esa oportunidad, aprovecha cada "Jesualidad" que la providencia te da para construir el Reino de Dios, para ser testimonio de la verdad llamada Jesús.

Y cuando te pregunten '¿De qué signo sos?', la respuesta es simple: "Soy signo de que Dios está vivo".