29 mar. 2013


Durante la Cuaresma, la Catequesis del Buen Pastor, adquiere un carácter penitencial y anticipada. Luego, durante la Semana Santa, los niños rezan con el rito de apertura de la Vigilia Pascual, la localización de sus pulgares en una vela pascual como modelo que repetir las palabras solemnes: "Cristo ayer y hoy..." Y luego de las velas pequeña vela pascual se encendido de cada uno de los niños.La oración es el corazón y el alma y la sustancia entera de la Catequesis del Buen Pastor. Desde el momento en que los niños caminar a través de la puerta del atrio, que saben que han llegado a "escuchar a Dios." Cada elemento en el atrio señala a Cristo. A través de gestos de oración, las experiencias sensoriales, y las procesiones solemnes, los niños son educados para, por, e incluso con la liturgia de la Iglesia Católica.








MENSAJES DE EDITH STEIN

              "jesus tu cruz es mi unica salvacion" edith stein













28 mar. 2013

“No puedo imaginarme un mundo sin Dios"


“No puedo imaginarme un mundo sin Dios"

 


Los niños no sólo poseen un mundo espiritual muy rico, sino que también creen en la existencia de una energía divina. Las caras de Dios son diversas y sorprendentes en la mente infantil, prueba un estudio antropológico.


 

 ¿Qué lugar ocupa Dios en el mundo de los niños, entre Harry Potter y el Game Boy? Es una opinión muy difundida que los niños están a merced de los medios, que los atrapa varias horas por día en sus mundos artificiales. La televisión les proporciona innumerables posibilidades de identificación con sus personajes favoritos, y los videojuegos hacen que vivan por momentos aventuras en las que siempre encuentran una salida, con puntos extra a favor. Esto haría pensar que los valores espirituales se van perdiendo y que los niños no crecen con una imagen de Dios, a no ser que dichos valores se transmitan en el día a día familiar o escolar.

 Una antropóloga alemana de la Universidad de Oldenburg, Ilse Flöter, investigó si Dios aparece en las mentes y en los corazones de los niños, y obtuvo resultados sorprendentes, especialmente en aquellos que no reciben una educación religiosa.

 Dios es amor

 El estudio se realizó en Alemania y se basó en preguntas hechas a 108 niños de 10 años en una escuela primaria acerca de cómo se imaginan a Dios.  Los escolares se dividieron en tres grupos: los que no recibían educación religiosa de ningún tipo, los musulmanes y los cristianos. La mayoría de los niños lo ve con la apariencia del “padre bondadoso” tradicional en las religiones cristianas.

 “Los niños tienen una gran necesidad de hablar sobre religión, pero no en público, sino en círculos pequeños”, comenta Ilse Flöter. Un aspecto importante de la espiritualidad infantil radica en que imaginan a Dios y desarrollan un vínculo espiritual con una figura divina, aunque no gocen de una educación religiosa. Esto parece ser una constante en el estudio, según Flöter. La antropóloga comenta también la gran disposición y entusiasmo de los chicos en participar de la encuesta. “El deseo de hablar con alguien de lo que piensan sobre Dios y la religión es enorme. Me asediaban ellos con preguntas”, dice.

 Los diversos 'rostros' de Dios

 “Me imagino a Dios así: es grande y lleva una túnica blanca. Irradia un brillo dorado, una luz”. “Creo que está en el cielo. A veces, cuando cae el sol, me imagino que está dentro de él”. “Me imagino que camina sobre las nubes”. “Cuando pienso en Dios, lo veo grande como un ángel y un poquito fuerte, porque tiene mucho que hacer, crear la tierra y ayudar a los seres humanos”. “Una mano enorme que sostiene el mundo, y un manto gigante que lo protege”, son los comentarios de algunos niños.

 Otros chicos realizan una síntesis entre su mundo y la religión. Uno, por ejemplo, piensa que “Dios es algo así como una organización externa”. Otro dice que “Dios está sentado.en una nave, rodeado de muchos extraterrestres, y cada uno tiene una computadora y es responsable de una persona”.

 Una escolar dijo que “la primera vez que pensé en Dios fue al comenzar el primer grado. Antes no sabía que  existía Jesús o Dios”. La mayoría de los niños se caracterizaba por haber recibido poca o ninguna orientación religiosa en su hogar, y lo notable es que las fantasías eran las mismas en protestantes, musulmanes o católicos: Dios es bondadoso y protege a los humanos, no es un Dios amenazante ni castigador. La gran diferencia la marcaron los niños de familias protestantes muy devotas. Para ellos, Dios puede ser malo y vengativo. Esto los lleva, en parte, a sentir miedo.

 Para los niños Dios es uno solo

 Según Ilse Flötner, los niños musulmanes, de los cuales ninguno provenía de familias fundamentalistas, relacionaron a Dios con amor, protección y ayuda. Pero el juicio después de la muerte también era .importante. Los niños protestantes son educados, según el estudio, bajo estrictas normas religiosas en la familia y en la comunidad. Entre ellos Dios tiene apariencia amenazante. Aunque el estudio no es representativo en cuanto a los niños musulmanes y los protestantes, ya que se trató de una minoría, Flöter asegura que su trabajo confirma la tesis psicoanalítica de C.G. Jung, sobre la religión como expresión elemental de la psiquis humana. “La necesidad de creer en Dios parece ser una de las constantes antropológicas que no cambian a través de las épocas con las diversas condiciones de socialización. En cuanto a la importancia de una educación religiosa, Flötner piensa que „se debe comprobar si, en el anhelo de los niños por Dios, se respeta su mundo individual y no se está contribuyendo a la división del mundo por la religión”. Cristina Papaleo

 

El misterio de la vida y de la muerte


                                                      Misterio de la Vida y la Muerte

 "El Misterio de la Vida y la Muerte- Se requiere la plantación de semillas de trigo a intervalos de 1 semana y que muestra la progresión de la vida / la muerte de una semilla y la nueva vida que viene de él.

La meditación se inició con esta lectura del Evangelio de Juan:

"En verdad, en verdad os digo, que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda él solo grano de trigo, pero si muere, da mucho fruto." Juan 12:24.

A continuación, explorar con los niños lo que sucedió con el grano de trigo cuando se cayó al suelo: lo cambió! La vida salió de ella! Fue muy divertido desenterrar una planta para ver lo que ha sucedido a la semilla- En cuanto a la vaina de trigo, vemos lo que se ha convertido de este grano que cae al suelo - aunque algunos de ellos pensaron que era un poco una exageración llamar a la vaina llena de granos "fruto"!

Hicimos este trabajo y  Un niño escribió una oración:

"Oh, querido Jesús, ayúdame a no quedarse pequeño como el grano, sino para crecer y crecer y crecer!"

Otro niño sintetiza nuestra "franja azul", obra que detalla la historia del Reino de Dios e hizo un dibujo de círculos concéntricos, desde muy pequeño y cada vez más y más grande.

Dijo que el círculo central era la resurrección de Cristo, y que mantiene que irradia - creciendo y creciendo a lo largo de la historia. Cuando se presentó esto a sus compañeros de clase en la oración de la noche, un niño levantó la mano y dijo: "Esa es la cosa más increíble que he visto."

Como uno de nuestros catequistas, dijo, el ambiente preparado del atrio es un lugar donde el trabajo se prepara y el niño puede usarlo para la gloria de Dios. Esta catequista dijo que CGS le ha ayudado a apreciar cómo Dios hizo un ambiente preparado para nosotros: el mundo. No hay trabajo para nosotros, y será (¡ojalá!) Nos llevan a él. Que Dios bendiga a vosotros ya vuestras familias!

 

                El arte del catequista es respetar la Palabra de Dios que salva!!! Sofia Cavalletti

23 mar. 2013

ROSARIO DE FATIMA



Rosario meditado sobre  los misterios de Virgen María  del Rosario de Fátima.

Misterios Gozosos

1º Misterio: La Anunciación del Ángel a María-Del Evangelio de S. Lucas


El Ángel Gabriel dijo a María: Concebirás y darás a luz a un Hijo… El será llamado Hijo del Altísimo… María dijo entonces: He aquí la esclava del Señor, hágase en mi según tu palabra.

Conocida la voluntad del Señor, María se entregó, dijo un sí total e incondicional a Dios.

En Fátima, en la primera aparición, Nuestra Señora preguntó a los Pastorcitos: “¿Queréis ofreceros a Dios para soportar todos los sufrimientos que Él os quiera enviar, en acto de reparación por los pecados con que Él es ofendido y de súplica por la conversión de los pecadores?” Y ellos respondieron: “Sí, queremos”. (Memorias de la Hermana Lucía = “MIL I”, Secretariado de los Pastorcitos, Fátima, 10ª edición, p. 173s).
De ahí en adelante, los pastorcitos no perdieron ocasión alguna de dar una respuesta positiva a la petición de la Virgen.

Pidamos, por intercesión de María, la gracia de que los cristianos abran de par en par las puertas a Cristo y digan un sí pronto y generoso a Dios.

2º Misterio: La visitación de Nuestra Señora a Santa Isabel-Del Evangelio de S. Lucas (1, 39-40)
En aquellos días, María se pone en camino y se dirigió apresuradamente hacia la montaña, en dirección a la ciudad de Judá. Y entró en casa de Zacarías y saludó a Isabel.

María supo que su prima Isabel iba a ser madre y decidió ir a su encuentro para ayudarla. No miró sacrificios, ni la distancia que las separaba: 120 Km. En cuanto pudo, se puso en camino, en dirección a la tierra donde Isabel vivía, con Zacarías, su marido.

Jacinta “tomo tanto a pecho los sacrificios por la conversión de los pecadores que no dejaba escapar ocasión alguna. Había unos niños, hijos de dos familias de Moita, que andaban por las puertas pidiendo. Los encontramos, un día, cuando íbamos con nuestro rebaño. Jacinta, al verlos, nos dijo: “¿Damos nuestra merienda a aquellos pobrecitos por la conversión de los pecadores?” Y corrió a llevársela. (MIL I, pág. 46-47).

Por intercesión de María, pidamos el don de que los bautizados vivan su Bautismo y de socorrer a los hermanos en sus necesidades.

3º Misterio: El nacimiento de Jesús en Belén

Del Evangelio de S. Lucas (2,10)
El Ángel dijo a los pastores: “Os anuncio una gran alegría. Hoy, os nació en Belén un Salvador, que es el Mesías, el Señor.Aquella Buena Nueva era para todos, especialmente para el grupo de los pobres y marginados, al cual pertenecían los pastores.

Cuenta Lucía: “Poco tiempo antes de ir para el hospital, (Jacinta) me decía: “Ya me falta poco para ir al Cielo. Tú quedas aquí para decir que Dios quiere establecer en el mundo la devoción del Inmaculado Corazón de María. (…) Di a toda la gente que (…) el Corazón de Jesús quiere que, a su lado, se venere el Corazón Inmaculado de María (…) ¡Si yo pudiese meter en el corazón de toda la gente el fuego que tengo aquí dentro, en el pecho, quemándome y a haciéndome querer tanto al Corazón de Jesús y al Corazón de María! (MIL I, 130).

Pidamos, por intercesión del Inmaculado Corazón de María, por aquellos que nunca oyeron hablar de Jesús y por aquellos que, juzgándolo, buscan en cisternas rotas el agua viva que les falta.

4º Misterio: La presentación del Señora en el templo

Del Evangelio de S. Lucas (2, 22-23)
Cuando se cumplió el tiempo de su purificación, según la Ley de Moisés, (María y José) llevaron (al Niño) a Jerusalén para presentarlo al Señor.

Grande era la alegría de María y de José por llevar a Jesús al Templo para presentarlo al Señor.

La primera aparición de Nuestra Señora, el 13 de mayo en Fátima fue motivo de gran alegría para los pastorcitos, especialmente para Jacinta. De vez en cuando exclamaba: “¡Ay! ¡Que Señora tan bonita!” Lucía combinó con los primos no hablar de la aparición a nadie, pero a la noche, al ver a su madre, Jacinta corrió hacia ella y, en una explosión de alegría, dijo: “Oh Madre, hoy vi a Nuestra Señora en Cova de Iría”. (P. Juan M. De Marchi, Era una Señora más brillante que el Sol, 11ª edición, 1986, Ediciones Consolata, pág. 47).

Pidamos, por intercesión de la Virgen Santa María, por todos los educadores cristianos, para que anuncien a Jesucristo, con corazón y alegría.

5º Misterio: El encuentro del Señor en el Templo

Del Evangelio de S. Lucas (2, 41-43, 46, 48-49)
(Después de que José y María anduvieran tres días afligidos en la búsqueda de Jesús) lo encontraron en el Templo, y su Madre le dijo: “Hijo, ¿por qué te portaste así con nosotros? Jesús respondió: ¿Por qué me buscáis? ¿No sabéis que yo debía estar en la casa de mi Padre?”

¡Como se debía sentir bien Jesús en el Templo, en la Casa del Padre!... ¡Para Jesús no podía haber mayor alegría!

¡Y con cuanta alegría Jacinta corría a llevar la merienda a los niños de Moita!... Cuenta Lucía: “Nos pusimos de acuerdo en, siempre que encontrásemos a los pobrecitos (de Moita), darles nuestra merienda; y los pobres niños, contentos con nuestra limosna, (…) nos esperaban por el camino. Después de verlos, Jacinta corría a llevarles todo nuestro sustento de ese día, con tanta satisfacción, como si no le hiciese falta”. (MIL I, pág. 47).

Pidamos para los cristianos de hoy el don de la generosidad, estando siempre atentos a ayudar a los hermanos necesitados, testimoniando así al mundo el amor de Cristo.

Misterios Luminosos -

 1º Misterio: Bautismo de Jesús en el río Jordán

Del Evangelio de S. Mateo (Mt, 3, 16-17)Después de ser bautizado Jesús, se oyó una voz que decía: “Este es mi Hijo amado en el cual puse mis complacencias”.

 Jesús entró en aguas del río Jordán para santificarlas y para, después, sus discípulos, en el Bautismo, recibir la vida nueva de los Hijos de Dios.

 Un día, en pleno verano, los pastorcitos estaban guardando el rebaño y no tenían con ellos ni una gota de agua para beber. Entonces, Lucía fue a pedir agua, y una viejecita le prestó un cántaro lleno. Al llegar, ofreció a Francisco, que respondió “No quiero beber; quiero sufrir por la conversión de los pecadores”. Después dijo a Jacinta: “Bebe tú, Jacinta”. Y ella dijo: “También quiero ofrecer el sacrificio por los pecadores”. Entonces Lucía dejó el agua en un agujero de una piedra para que las ovejas la bebiesen y fue a llevar el cántaro a su dueña. (MIL I, pág. 47-48).

 Pidamos la gracia de vivir nuestro Bautismo, dejándonos envolver por el amor tierno y misericordioso del Padre, estando atentos para darnos y sacrificarnos por amor a Dios y a los hermanos.

 2º Misterio: Las bodas de Caná- Del Evangelio de S. Juan (Jn 2,3.5)

María dijo a Jesús: “No hay vino”; y a los sirvientes: “Haced todo lo que mi Hijo os diga”.

 Jesús transformó el agua en vino. Y aquellas bodas, que iban a terminar en deshonra para los novios y tristeza para los participantes, proporcionaron a todos, gracias al milagro de Jesús, una nueva y desbordante alegría y Jesús abrió la fe al corazón de los primeros discípulos.

 Había en la feligresía de Fátima, una viejecita, llamada María Carreira, a quien los hijos mandaban pastorear un rebaño de cabras y ovejas, poco domesticadas. Estas, a veces, se le escapaban y ella quedaba muy afligida. Francisco era el primero que corría en su auxilio, juntándole las que le habían escapado. La pobre viejecita le llamaba su Angelito de la Guarda. (MIL I, pág. 158).

 Pidamos, por intercesión de la Virgen de Fátima, que los cristianos de hoy pongan sus pies, sus manos y su corazón al servicio de los hermanos, y así surjan nuevos milagros.

 3º Misterio: Jesús anuncia el Reino de Dios  Del Evangelio de S. Marcos (1, 14-15)

Jesús proclamaba el Evangelio de Dios, diciendo: “Arrepentíos y creed en el Evangelio”.

 Jesús va por todas partes anunciando la Buena Nueva del Reino. Su mirada irradia luz, amor, Dios.

Había en el lugar de Aljustrel, una mujer que, siempre que veía a los pastorcitos, los insultaba. Un día, cuando corrían delante de la puerta de la mujer, Jacinta paró de jugar y quiso ofrecer ese sacrificio por la conversión de los pecadores. Levantando las manos al Cielo hizo ese ofrecimiento. La mujer por un postigo de la casa vio todo. Quedó tan impresionada con aquella actitud de Jacinta que, después, decía a la madre de Lucía que no necesitaba otra prueba para creer en la realidad de los hechos. Y de ahí en adelante, se refiere Lucía, no solo no nos insultaba, sino que nos pedía continuamente que pidiésemos por ella a Nuestra Señora. (…)” (MIL I, pág. 56)

 Pidamos a través de la Señora más brillante que el Sol, que los cristianos vivan su fe, que nada los detenga en el camino del amor, para que sean luz e irradien Cristo en toda su vida.

 4º Misterio: Transfiguración de Jesús  Del Evangelio de S. Lucas (9,28.35)

Jesús (…) subió a un monte para orar. Y se oyó una voz que decía: “Este es mi Hijo predilecto, escuchadlo”.

 Solo la oración transfigura la vida y hace del cristiano una presencia viva de su amor.

 Entró, un día, en la habitación de Francisco, una mujer de la Casa Vieja, llamada Mariana, que, afligida porque el marido expulsó a un hijo de casa, pedía la gracia de la reconciliación del hijo con el padre.

Francisco le respondió: “Quede tranquila. En breve voy para el Cielo, y cuando llegue, pido esa gracia a Nuestra Señora”.

Cuenta Lucía: “No recuerdo bien los días que (Francisco) tardó aun en ir para el cielo; pero lo que recuerdo es que, en la tarde del día en que él murió, el hijo pidió perdón al padre (que se lo concedió); y se restableció la paz en aquella casa”. (MIL I, 190).

 Pidamos para que, por la acción maternal de María, nos configuremos más y más con Cristo, para que seamos obreros de concordia junto con los otros.

 5º Misterio: Institución de la Eucaristía  Del Evangelio de S. Mateo (26, 26-27)

Mientras comían, Jesús tomó el pan (…), lo partió y se los dio a sus discípulos diciendo: “Tomad y comed. Este es mi cuerpo.” Tomó el cáliz, dio gracias y lo entregó diciendo: “Bebed todos de el”.

 Jesús Eucaristía es el Pan para la vida del mundo, es la Vida de nuestra vida.

 Un día, Jacinta mostró gran deseo de ir vestida de angelito en una procesión, a dejar flores a Jesús. Y, cuando le dijeron que era el Sr. Prior el que lo llevaba, ella no cabía en si de contenta.

El día de la procesión, Jacinta no quitó los ojos del Sr. Prior, ni dejó una sola flor a Jesús.

Después de la procesión, le preguntaron: ¿Por qué no dejaste las flores a Jesús?” Ella respondió: “Por que no lo vi”. Lucía respondió: “¿¡Pero tú no sabes que el Niño Jesús de la Hostia, que no se ve, está escondido!?” (MIL I, pág. 41).

 Que por intercesión de María, los cristianos de hoy se abran a un amor entrañado a la Eucaristía, visitando a Jesús, en el Santísimo Sacramento, adorándolo y dejándose tocar por el infinito amor del Corazón.

Misterios Dolorosos -  

1º Misterio: La agonía de Jesús en el jardín de los Olivos- Del Evangelio de S. Mateo (26,39)

Jesús (…) cayó con la cara por tierra, orando y diciendo: “Padre, si es posible, aleja de mi esta Cáliz. No se haga como yo quiero, si no como Tú quieres.”

 Jesús estaba envuelto en tristeza mortal, sentía el abandono de sus amigos y el horror delante de la muerte que se avecinaba, pero se entregó a la voluntad del Padre.

 Cuenta Lucía: “Un día, mi padre y mi tío fueron intimidados para presentarnos (en la administración en Vila Nova de Ourem). Mi tío dijo que no llevaba a sus hijos (…), mi padre (…) dijo: “A la mía la llevo, ella que se arregle allá con ellos, que yo aquí de estas cosas no entiendo nada” (MIL I, pág. 51). Lo que más hacía sufrir a Lucía era la indiferencia que sus padres mostraban por ella. Rezaba así al Señor: “Paciencia (…), así, tengo la dicha de sufrir más por tu Amor, oh mi Dios, y por la conversión de los pecadores”. (MIL I, pág. 89).

 Que en la escuela de María, los cristianos aprendan a decir siempre sí a la voluntad del Padre, incluso cuando experimentan el abandono de los amigos o en los momentos más dolorosos de la vida.

 2º Misterio: La flagelación de Jesús-Del Evangelio de S. Juan (cf. Jn 18,28.38.19,1)

Llevaban a Jesús a Pilatos, que lo interrogó, habiendo declarado: “No encuentro en él ningún crimen de muerte. Voy a castigarlo y después lo soltaré”. Pilatos mandó azotar a Jesús.

 A pesar de no encontrar crimen alguno en Jesús, Pilatos lo mandó flagelar.

 Lucía cuenta lo que le sucedió en la Administración, en Ourem: “Fui interrogada por el administrador”. Él quería, a toda costa “que le revelase el secreto y que le prometiese no volver más a Cova de Iría. Para conseguir esto, no ahorró en promesas y, por fin, llegaron las amenazas. Viendo que no conseguía nada, me despidió protestando que lo iba a conseguir, aunque para eso tuviese que quitarme la vida” (MIL I, 89).

 Pidamos, por intercesión de la Virgen de Fátima, la fuerza del Espíritu Santo, para nuestras comunidades cristianas para que permanezcan fieles al amor de Dios y sean en el mundo una señal luminosa de Cristo.

 3º Misterio: Jesús, coronado de espinas-Del Evangelio de S. Juan (cf. Jn 19,2-5)

Los soldados llevaron a Jesús para el pretorio, entrelazaron una corona de espinas y se la clavaron en la cabeza (…). Le daban bofetadas y lo ridiculizaban. (cf. Jn 19, 2-5).

 Los soldados inflingían a Jesús todo tipo de vejaciones y afrontas.

 A Jacinta, en la prisión de Ourem, lo que más le costaba era el abandono de los padres; y decía con las lágrimas corriendo por su cara: “Ni tus padres ni los míos  nos vinieron a ver”. (…) “No llores -le dijo Francisco- se lo ofrecemos a Jesús, por los pecadores”. Y levantando los ojos y las manitas al Cielo, hizo él el ofrecimiento: “Oh mi Jesús, es por vuestro amor y por la conversión de los pecadores”. Y Jacinta continuo: “Es también por el Santo Padre y en reparación de los pecados cometidos contra el Inmaculado Corazón de María”. (MIL I, 51-52).

 Pidamos, por intercesión de María, la gracia de que nuestros corazones se liberen de todo el resentimiento, a nadie condenemos y aceptemos con sentido reparador los sacrificios que la vida comporta.

 4º misterio: Jesús, camino del Calvario-Del Evangelio de S. Lucas (Lc 23,23-26)

Los judíos insistían con altos gritos, pidiendo que Jesús fuese crucificado. Pilatos les entregó a Jesús. Cuando lo iban conduciendo, obligaron a Simón de Cirene a llevar la cruz detrás de Jesús.

 El cireneo ayudó a Jesús a llevar la cruz, al principio, contrariado, pero en breve se dejó cautivar por Jesús.

 Los presos de la cadena de Ourem, al ver a Jacinta, bañada en lágrimas, quisieron consolar a ella, al hermano y a la prima. Y todo lo hicieron para suavizar su dolor y amargura: cantaron, bailaron y hasta rezaron con ellos.

Uno de ellos, queriendo mucho librar a los pastorcitos de aquella situación dolorosa, les hizo esta sugerencia: “Pero vosotros, digan allá al Sr. Administrador ese secreto. ¿Qué les importa que esa Señora no quiera?” Y Jacinta respondió con vivacidad: “¡Eso no! Antes quiero morir”. (MIL I, pág. 52).

Era la máxima fuerza, en la máxima fragilidad.

 Supliquemos, a través de María, la gracia de los cristianos a aprender a buscar en el Señor la fuerza para su flaqueza.

 5º Misterio: La crucifixión y muerte de Jesús-Del Evangelio de San Lucas (cf. Lc 23,33ª. 34.46)

Ya clavado en la cruz, Jesús decía: Perdónales, Padre, porque no saben lo que hacen. Y gritando con voz fuerte, exclamó: “Padre, en tus manos, encomiendo mi espíritu”. Y expiró.

 En su oración, Jesús exprimió su condición filial en relación al Padre y a su misión de misericordia a favor de los hombres.

 Un día, Lucía y Jacinta jugaban a las prendas en casa de los padres de Lucía. Esta ganó y mandó a Jacinta besar y abrazar a Nuestro Señor. (Era un crucifijo que estaba colgado de la pared). Jacinta corrió a buscarlo. Lo besó y lo abrazó con tanta devoción que Lucía nunca más olvidaría aquella acción”.

Jacinta, después, al oír contar la historia de la pasión de Jesús, se enterneció y lloró. Y decía: “Yo no voy a hacer nunca ningún pecado. No quiero que Nuestro Señor sufra más”. (MIL I, pág. 40).

 Pidamos, por intercesión de María, la gracia de los cristianos de tener un corazón capaz de enternecerse delante del infinito amor de Jesús en la cruz y de llorar los propios pecados y los de la humanidad.

Misterios Gloriosos -

1º Misterio: La resurrección del Señor -Del Evangelio de S. Lucas (Lc 24, 4-6).

Dos ángeles dijeron a María Magdalena y a las otras mujeres: “¿Por qué buscáis entre los muertos a Aquel que vive? No está aquí: resucitó”.

 En Cristo, la muerte fue vencida para siempre. Para aquel que cree en Jesús, la muerte es paso para la vida plena, definitiva.

Nos espera el cielo, como se puede leer en la introducción a la 4ª Memoria: “En verdad, no soy más que el pobre y miserable instrumento de que Dios se quiere servir y que dentro de poco, como el pintor que arroja al fuego el pincel inutilizado, para que se reduzca a cenizas, así el Divino Pintor hará reducir a las cenizas de la tumba su inutilizado instrumento, hasta el gran día de las aleluyas eternas. Y yo deseo ardientemente este día, porque la tumba no aniquila todo, y la felicidad del amor eterno e infinito comienza ya”. (MIL I, pág. 134-135).

 Pidamos para los cristianos de hoy una fe viva en la resurrección de Cristo y en su propia resurrección, en Cristo y con Cristo.

 2º Misterio: La ascensión de Jesús al Cielo-Del Evangelio de S. Lucas (Lc 24, 50-52)

Jesús llevó a sus discípulos hasta Bretania. Mientras los bendecía, se elevaba al Cielo. Y ellos, después, volvieron para Jerusalén, con gran alegría.

 Los primeros discípulos vivían en la seguridad de que Jesús estaba con ellos y era siempre su compañero de viaje.

 Un domingo, Jacinta fue con Lucía a comer a casa de José Alves, de Moita. Después de la comida, Jacinta empezó a cabecear. El dueño de la casa mandó que la acostasen en su cama. Pasado un buen rato fueron a verla: dormía profundamente “con una sonrisa en los labios, un aire angelical, las manos levantadas”…

Francisco sonreía siempre y era amable con toda la gente. Las personas que lo visitaban, se sentaban al lado de su cama, a veces, largo tiempo, y decían: “¡No sé qué tiene Francisco! La gente se siente muy bien aquí.

La simple vista de Jacinta y de Francisco elevaba el pensamiento de las personas hacia la Madre del Cielo y para la eternidad”. (MIL I, 188-189).

 Pidamos al Señor, por intercesión de la Virgen Santa María, que la llama de la fe nunca se apague en la vida de los discípulos de Cristo y que ella se encienda, ilumine y caliente los corazones de aquellos que aun no conocen al Salvador.

 3º Misterio: La venida del Espíritu Santo-Del Libro de los Hechos de los Apóstoles (Act 2, 1.3)

Cuando llegó el día de Pentecostés, vieron aparecer unas lenguas, en forma de fuego y se posó una sobre cada uno de ellos. Todos quedaron llenos del Espíritu Santo.

 Entonces los Apóstoles salieron a la calle y anunciaron a Cristo vivo y resucitado.

 En vísperas de su primera comunión, Lucía fue a la Iglesia de Fátima a hacer su primera confesión. Al llegar, dijo a la madre que se quería confesar al sacerdote de fuera. En la confesión, ese sacerdote, que era el P. Cruz le dijo: “Hija mía, tu alma es el templo del Espíritu Santo. Guárdala para siempre pura, para que él pueda continuar en ella su acción divina”. Lucía preguntó al confesor como debía hacer. Él respondió: “De rodillas, ahí, a los pies de Nuestra Señora, pídele, con mucha confianza, que tome nota de su corazón, que lo prepare para recibir mañana dignamente a su querido Hijo y que lo guarde para Él solo”. (MIL I, pág. 70-71).

 Pidamos para los cristianos de hoy igual coraje, valentía semejante a la de los Apóstoles, para que sean en el mundo anunciadores del Evangelio de Cristo Salvador.

 4º Misterio: La asunción de Nuestra Señora al Cielo-Del Evangelio de S. Lucas (Lc 1, 46-47.49)

Mi alma glorifica al Señor y mi espíritu se alegra en Dios mi Salvador. El Todopoderoso hizo en mi maravillas. Grande es su nombre. La vida de María sobre la tierra fue una vida de total docilidad a Dios y a su voluntad. Vivió toda para Jesús y estuvo unida a Él, como nadie, en su Pasión y Muerte en la Cruz; por eso, fue asociada a su glorificación.

Un día, la madre (de Jacinta) le llevó una taza de leche y le dijo que la tomase. “No quiero, madre –respondió, alejando con la mano la taza”. Lucía, después de que quedaran solas, le preguntó: “¿Cómo desobedeces así a tu madre y no ofreces este sacrificio a Nuestro Señor?” Al oír esto, Jacinta dejó caer algunas lágrimas (…) y dijo: “¡Ahora no me acordé!” Y llama a la Madre, le pide perdón y dice que toma todo cuanto ella quisiera. La madre le trae la taza de leche, lo toma sin mostrar la más leve repugnancia” (MIL I, pág. 58-59).

Pidamos, por intercesión de la Señora de la Asunción, la gracia de, en el camino de la vida, nunca olvidarnos la meta que nos espera, el cielo, y de vivir como verdaderos discípulos, poniendo en práctica el mandamiento del Amor que Cristo nos dejó.

5º Misterio: La coronación de Nuestra Señora en el cielo-Del Evangelio de S. Lucas (Lc, 1, 32-33)

Él será grande y se llamará Hijo del Altísimo. El Señor le dará el trono de su padre David. Reinará eternamente y su reinado no tendrá fin.

 Jesucristo será exaltado a la derecha del Padre, como Rey y Señor del Universo. María fue asociada a la gloria de su Hijo y coronada Reina del Cielo y de la Tierra, Reina de los Ángeles y de los Hombres.

 Un día, cuando Francisco y Jacinta ya estaban enfermos, Jacinta  mandó llamar a Lucía y le dijo: “Nuestra Señora nos vino a ver y dijo que vendría a buscar a Francisco en breve para el Cielo. Y a mi me preguntó si quería convertir aún a más pecadores. Le dije que si. Me dijo que iría para un hospital, que allí sufriría mucho; que sufriese por la conversión de los pecadores, en reparación de los pecados contra el Inmaculado Corazón de María y por amor de Jesús”. (MIL I, pág. 59-60).

 Pidamos la gracia de también nosotros dejarnos cautivar por el amor misericordioso y reparador, tal como Jacinta, y de conservar siempre una gran confianza en la Virgen María, que es nuestra mejor intercesora.
WWW.fatima2017.org

ORAD CONMIGO,dijo el Angel de la paz a los pastorcitos de Fatima.


Fuente: Maria Emília Carreira   www.fatima2017.org

 Orad conmigo - Catequesis para niños

Objetivos:

1. Acoger la invitación del Ángel, como mensaje para hoy.

2. Conducir el encuentro de modo que los niños comprendan el valor de la oración.

3. Aceptar a Jesús, amarlo y adorarlo como Nuestro Señor.

 A - Contenido catequético

 1. Invitación a la oración

 Todos sabemos lo que es una invitación. Invitamos y somos invitados para  fiestas, paseos, cines, comidas,… Los amigos quieren estar juntos, por eso, se invitan mutuamente. Su presencia es siempre una alegría, una fiesta. Así, las invitaciones se vuelven muy importantes para todas las personas.

 Pero hay otras invitaciones mucho más especiales que vienen de Alguien para otro alguien. Orad conmigo es una invitación o una propuesta de Alguien muy especial. Vamos a ver de dónde viene y a quién se destina.

Fátima, Cova de Iria, Aljustrel, Valinhos y Loca do Cabeço son localidades muy conocidas por los portugueses y por personas de muchos otros países. ¿Qué es lo que hizo que estos lugares se convirtieran en tan importantes? – podemos preguntarnos.

 Todo comenzó por una invitación que sonó en los cielos de estas pequeñas localidades de Portugal.

Era al final de la tarde. Tres niños –Lucía, Francisco y Jacinta- jugaban alegremente, en un pequeño monte llamado Loca do Cabeço. Mientras jugaban, fueron sorprendidos por un Ángel de una enorme belleza y lleno de luz - ¡No temáis! Soy el Ángel de la Paz. Orad conmigo –dijo. Y arrodillándose hasta el suelo, rezó así: Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman. Después se levantó y dijo: -Orad así. Los corazones de Jesús y María están atentos a vuestras oraciones. Y desapareció.

 El Ángel hizo una invitación a los tres pastorcitos y ellos aceptaron inmediatamente. Cambiaron el juego por la oración. Sintieron dentro de ellos como un impulso que los llevó a imitar al Ángel, rezando con él y como él. Esta invitación llegada del Cielo alteró los planes de estos tres niños, que tenían decidido jugar al juego de las piedrecitas en aquel final de la tarde. Mientras tanto, estaban felices, muy felices, con todo lo que había sucedido.

 Orad conmigo y orad así, fueron las primeras de muchas otras invitaciones que se siguieron en la vida de estos niños. Invitaciones diferentes de nuestras invitaciones, es cierto, pero invitaciones muy especiales, porque vienen del Cielo.

 

El Ángel vino a provocar un enorme deseo de Dios. Vino a despertar en ellos la voluntad de conocerlo y de amarlo más y mejor. Vino a enseñarles que, sin dejar de saltar, correr, jugar, bailar,… podían vivir la vida de otra manera que los ayudaría a ser mucho más felices. Les recordó que, en la vida, podemos descubrir cosas muy importantes y bellas. Y rezar es una de esas cosas lindas, porque ¡Dios nos da a conocer cosas maravillosas que jamás nadie enseñará! Rezar hace bien; nos da paz. Nos ayuda a ser buenos y a vivir la vida de acuerdo con el deseo de Dios. A Él le gusta que recemos. Y rezar es hablar con Dios como hablamos con nuestros amigos. Más que hablar es escuchar. Escuchar a Dios es estar atento a sus deseos y percibir lo que Él quiere de nosotros. Él nos hace invitaciones, muchas invitaciones.

 Si estuviéramos quietos, con los ojos cerrados, pensando en Dios, podemos sentir que Él nos sonríe, nos abraza y, tal vez, quién sabe, nos hace alguna invitación: ¡Reza! ¡Escucha! ¡Sigue! ¡Sé amigo!

 2. Invitación a la adoración

 Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman.

Esta oración enseñada por el Ángel a los Pastorcitos y rezada por ellos con mucha fe y mucho amor, los ayudó a encontrarse con Dios y a comprender su gran amor. La rezaron muchas veces y con el rostro por tierra. Habían aceptado la invitación del Ángel y prometieron nunca olvidarlo. Poco a poco, la vida de ellos se fue transformando y Dios pasó a ser, para ellos, el Alguien más importante, lo único importante.

 ¡Dios mío, yo creo… rezaron ellos muchas veces! Es como si dijeran:

Dios mío, yo creo en Ti. Sé que existes, que estás vivo, me conoces, me amas y cuidas de mí. Sé que me creaste, por eso, confío en Ti. Tú eres mi Señor, mi único Señor. Sin Ti mi vida no vale nada. Tú eres todo para mí. Te amo mucho. Me arrodillo, me postro delante de Ti… ¡Como eres de grande, Señor! Te adoro. Tantas veces rezaron así, que el Ángel, en la tercera aparición, les trajo una maravillosa sorpresa.

 Fue en Loca do Cabeço. Estaban con el rostro por tierra rezando la oración del Ángel cuando él apareció. Traía en la manos un cáliz y sobre él una hostia de la cual caían algunas gotas de sangre. El Ángel dejó el cáliz y la hostia suspendidos en el aire y se postró por tierra para adorar a Jesucristo, con esta oración:

Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, os adoro profundamente y os ofrezco el preciosísimo  Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de Jesucristo, presente en todos los sagrarios de la Tierra, en reparación de los ultrajes, sacrilegios e indiferencias con que Él mismo es ofendido. Y por los méritos infinitos de Su Santísimo Corazón y del Corazón Inmaculado de María, os pido la conversión de los pobres pecadores.

 Los pastorcitos, espantados con lo que estaba sucediendo, imitaron al Ángel y rezaron con él y como él. A continuación, el Ángel les dio la comunión diciendo: -Tomad y comed el Cuerpo y Sangre de Cristo. ¡Consolad a vuestro Dios!De nuevo se arrodilló y, postrado en tierra, rezó tres veces más la misma oración. Los pastorcitos se postraron también, para adorar a Jesús, consolarlo, presente, ahora, en sus corazones. Fue un momento único, maravilloso e inolvidable para ellos. Se sintieron totalmente envueltos por Jesús. Estaban tan unidos a él que hasta se olvidaron unos de los otros. Jesús les hizo sentir Su presencia y Su amor, que ellos permanecieron en oración durante largo tiempo.

 

A partir de esa experiencia que tuvieron con Jesús Eucaristía, su vida cambió para mejor. Decidieron amar y adorar a Jesús de tal manera que hasta dejaban sus juegos, para rezar y hacer compañía a Jesús escondido.

 

Quien cree en Dios vivo y verdadero, quien lo escucha, quien lo ama, lo adora profundamente. Y adorar a Dios es consolarlo, es reconocer que Él es todo para nosotros y que nosotros existimos en Él y gracias a Él. Adorar a Dios es amarlo con todo nuestro corazón, con toda nuestra alma, con todas nuestras fuerzas. Adorar a Dios es no consentir en amar a nadie más que a Dios, pues solo Él debe ocupar el primer lugar en nuestro corazó

 

En nuestra vida hay cosas bellas, lindas, magníficas que nos gustan mucho. Mientras esas cosas tan bellas solo valen en cuanto nos ayudan a ser felices pues, un día, todas esas maravillas de la tierra se acabarán. Solo Dios, la mayor de todas las maravillas, permanece para siempre. Por eso, debemos amarlo y adorarlo, por encima de todas las personas y de todas las cosas.

 Los pastorcitos comprendieron esto muy bien. Dios, para ellos, fue el único y el más importante de sus vidas. Dieron a Dios todo el amor de sus corazones y solo tenían un deseo: darle alegría, escuchar su palabra, sus recados y hacer su voluntad. Y la voluntad de Dios para cada uno de ellos y para cada uno de nosotros es que lo amemos en serio y con mucha verdad, cumpliendo todos nuestros deberes para con Dios y para con todas las personas.

 3. Invitación a la reparación

 Estamos percibiendo que el Ángel transmitió a los Pastorcitos varias invitaciones de Dios: los invitó a la oración, a la adoración y a la reparación. Reparar es amar mucho; es estar con… es consolar a quién está triste, sufre o es ofendido.

 En esta oración: Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo. Os pido perdón por los que no creen, no adoran, no esperan y no os aman; los tres pastorcitos fueron invitados por el Ángel a rezar y a pedir perdón a Dios por los pecados de los otros, o sea, por todos los que no creen en Él, no lo adoran, no confían en él y no lo aman. Dios está muy ofendido y disgustado por los pecados de aquellos que viven lejos de Él, por los que los ignoran y desprecian, por los que hacen el mal.

 En la 3ª aparición, el Ángel, al darles la comunión, pidió: ¡Consolad a vuestro Dios! Esto significa que Dios está muy ofendido. Hay mucho odio en el mundo, mucha guerra, mucha venganza, muchos pecados. Consolar a Dios es pues reparar, darle alegría en vez de los que lo entristecen, no solo en oración/adoración, sino también en nuestra propia vida vivida con mucho amor y responsabilidad

 

Los pastorcitos llevaron muy en serio esta petición del Ángel. Quedaron muy impresionados, cuando supieron que Dios estaba así, tan triste. Después de las apariciones, Francisco solo pensaba en dar alegría a Jesús. Por eso, siempre que podía, iba a la Iglesia de su parroquia, a estar en la compañía de Jesús escondido. Quedaba horas seguidas consolando, escuchando, hablando con su gran Amigo, Jesús Eucaristía. Él no lo veía –igual que no veía al viento, ni al aire- pero sabía que Él estaba allá a la espera. Estar allí, en su compañía, hacía sentir su corazón feliz, muy feliz. Y el tenía, también, la certeza de que a Jesús le gustaba mucho su oración, su compañía, su presencia a veces decía a sus compañeras: -¡Me gusta tanto Dios! ¡Pero Él está tan triste, por causa de tantos pecados! Nosotros nunca haremos ninguno. Dar alegría a Dios fue una preocupación constante en la vida de Francisco: hasta podemos decir que él fue un gran consolador de Jesús escondido. Los pastorcitos aceptaron con mucho amor todas las invitaciones llegadas del Cielo. Por eso, decidieron ser diferentes en sus comportamientos, en sus actitudes y, sobre todo, en su oración. La vida de ellos fue una oferta total a Dios, ayudando a todas las personas. Dar alegría a Dios exige, como sabemos, muchos sacrificios; ¡pero ellos nunca tuvieron miedo! Se dejaron conducir por Jesús, por Nuestra Señora, y deprisa comenzaron a  tener comportamientos, actitudes y gestos lindos que agradaban a Dios y sorprendían a todos.

 Comenzaron a rezar más y mejor, a ser más obedientes; a respetar y a pensar en los otros; a compartir lo que tenían con los más pobres; a hacer bien sus trabajos y muchos otros sacrificios que ellos inventaban para ofrecer a Dios por la conversión de los pecadores.

 ¿Las invitaciones de Dios a través del Ángel, en el año 1916, no serán, también para nosotros, hoy? Fueron entregados a tres niños. La mayor, antes de morir, con 92 años, la Hermana Lucía, dio a conocer todas estas invitaciones, diciendo que también eran para todos nosotros, para todas las personas del mundo entero. Somos libres en aceptarlos o no, pues Dios respeta nuestra libertad.  Mientras, Él espera siempre que le digamos sí, porque desea nuestro amor, nuestra generosidad.

 Si abrimos nuestro corazón a Dios y le damos la atención que Él se merece, entonces estamos aceptando las invitaciones: ¡Orad conmigo y orad así! ¡Consolad a Vuestro Dios!

 B - Indicaciones pedagógicas

 1. Para el desarrollo de la catequesis a nivel temático, se presentan tres opciones:

1ª Opción

a) Dar la catequesis en su totalidad, en un único momento.

b) Para la adoración eucarística, se sugiere otro momento específico.

 2ª Opción

a) Presentar la catequesis durante una mañana o una tarde y culminar con la adoración eucarística.

 3ª Opción

b) Presentar la catequesis de forma más prolongada o sea, en tres momentos: un encuentro para la invitación a la oración; otro para la invitación a la adoración y otro para la invitación a la reparación.

c) Se sugiere un momento específico para la adoración eucarística.

(Los cánticos para la adoración eucarística podrán ser aprendidos por los niños a lo largo de la catequesis, para quien quiera escoger la 2ª o la 3ª opción.)

 2. Actividades

 A.) En un rectángulo de cartulina, escribir: Dios mío, yo creo, adoro, espero y os amo… Después, rezarla en grupo en el lugar de la catequesis o delante del sagrario. Se puede, también, dar a los niños hojas con la oración del Ángel.

 B.) Aprender y cantar el siguiente cántico: Cristo Jesús, Tu me llamaste (H. Faria)

Cristo Jesús, Tu me llamaste

Yo Te respondo: aquí estoy.

Tú me llamaste por mi nombre,

Yo Te respondo: aquí estoy. (bis)

 3. Frases que pueden ser presentadas durante la catequesis

¡Orad comigo!

¡Orad conmigo y orad así!

Santísima Trinidad, Os adoro profundamente…

Consolad a vuestro Dios.

 C - Tiempo de adoración eucarística
www.fatima2017.org

21 mar. 2013

El profe de reli ;): El escudo y el lema del papa Francisco

El profe de reli ;): El escudo y el lema del papa Francisco: El  papa Francisco  ha elegido ya sus nuevos símbolos, que lucirán en todas las comunicaciones y actos oficiales del pontífice, además de...

¡Jesus salvanos! ¡hosana!



 Esta actividad puede servir para dar comienzo a la Semana Santa y  necesitamos hacer en  telas o papel  :
*un caminito
*jesus en un burrito de papel
*hojas  que representan los ramos
*mantas
*la palabra hosana y su significado.
*un portico que represente jerusalen o un corazon , ya que jesus puede entrar a mi  vida y reinar en el.
*la palabra de Dios con el texto : jesus entra a jerusalen , a medida que los niños escuchan la palabra pueden ir agregando los materiales...











www.allplayonsanday .com