23 jul. 2013

JESUS NOS ENSENA A DECIR PADRE









Jesús enseña a orar a sus discípulos

 EL PADRE NUESTRO
Escritura: "Y les dijo: Cuando oréis, decid: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra.  El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.  Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal."
 Lucas 11,2-4 …
¿Has tratado de enseñarle a otra persona cómo hacer algo?  Supón que un amigo se acerca a ti y te dice: "Enséñame cómo hacer un emparedado de crema de maní y jalea".  ¿Qué le dirías?  Bueno, puedes decirle algo como esto:
    Primero coges dos rebanadas de pan. 
     Luego coges mantequilla o crema de maní y la untas en una de las rebanadas.
    Continúas con la jalea (me gusta la de uva) y la untas en la otra rebanada de pan.    Finalmente unes las dos rebanadas de pan.Cuando hayas hecho eso...¡TE LO COMES!
Como sabes, Jesús se mantenía mucho tiempo en oración y era un gran maestro.  Un día se fue a un lugar tranquilo a orar.  Cuando terminó, uno de sus discípulos se acercó y le dijo: "Señor, enséñanos a orar."

 Jesús le contestó:"Cuando ores, di: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 
El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy. 
Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal".

 Es una oración preciosa, ¿no es así?  No es muy larga, pero hay tres cosas en esta corta oración que toda oración debe incluir.   En primer lugar, alaba a Dios, nuestro Padre celestial.  En segundo lugar, pide a Dios que provea las necesidades del día.  Finalmente, le pide a Dios perdón por las veces en que uno se queda corto de lo que él espera de nosotros.

 Después de 2000 años, todavía oramos de la manera en que Jesús nos enseñó.

 "Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre. Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra. 

El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy.  
Y perdónanos nuestros pecados, porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal.  Amén."                                                                     

Lucas 11:1-4
BÚSQUEDA DE PAN: Dibuje canastas de pan y péguelas a la pared. (Debe haber una canasta por equipo.) Divida a los niños en equipos. Indíqueles el tiempo que tienen para buscar dibujos y/o fotos de panes escondidos por el salón y traerlas a la canasta de pan designada para su equipo. El equipo que más panes traiga a su canasta, ganará.
BRAZO EN BRAZO: Dígale a los niños que se pongan de pie en un sitio designado. Se escogerá a un niño para que corra hacia otro y unan sus brazos. Esos dos niños correrán hacia otro y unirán sus brazos. Esto continuará hasta que todos los niños estén unidos por sus brazos. Dígale a los niños que ellos son los discípulos de Jesús y que están juntos en oración como los discípulos estuvieron en el tiempo de Jesús.

GUERREROS DE ORACIÓN MARCHANDO: Anime a los niños a MARCHAR al escuchar la música que la maestra le pondrá. Indíqueles que ¡MARCHARÁN contra la TENTACIÓN con fortaleza y determinación! Dígale a los niños que dejarán de marchar cuando la música sea terminada por la maestra. Todos los niños gritarán al mismo tiempo; "DILE NO A LA TENTACIÓN" o "MARCHA EN CONTRA DE LA TENTACIÓN". Continúe mientras tenga tiempo. Escoja canciones con un tiempo marcial.
TABLÓN DE EDICTOS CON FIGURAS DE PAN: (Esto puede hacerse en un tablón de edictos o en una cartulina.) Dele a cada niño un dibujo grande de un pan y escriba palabras de la lección de hoy o las palabras del Padrenuestro. Permítale a los niños poner las palabras en orden (si son las del Padrenuestro). Decore el tablón de edictos con las etiquetas engomadas que los niños escojan que vayan con la oración (corazones, cruces, caritas alegres, cosas que son necesarias como los alimentos, ropa, hogar, amor, etc).
CÍRCULO TELEFÓNICO: Los niños formarán un círculo grande. Escoja un niño para que comience la oración circular telefónica. Cada niño susurrará una petición de oración al oído de niño del lado. Los niños continuarán susurrando su oración hasta completar el círculo. Esto puede hacerse también con una sola oración a la vez alrededor del círculo, luego otra y así sucesivamente por el tiempo que se desee.
CONTANDO: Haga que los niños se sienten en una alfombra y, por turnos, cuenten para ver cuán rápido y cuántos números pueden contar dentro de un tiempo limitado. Déjele saber a los niños que cada uno de estos números representan el número de veces que somos tentados semanalmente, así que ¡NECESITAMOS ORAR!
PANCARTA DE ORACIÓN: Provéale a los niños un pedazo largo de papel de estraza blanco. Pídales que decoren con colores los bordes del papel. Los niños podrán escribir las palabras de la oración del Padrenuestro y colgar esta pancarta en un punto focal de la iglesia o salón. Asegúrense de usar marcadores de colores brillantes o de neón el escribir las palabras del Padrenuestro.
ESTERILLAS: Dele a cada niño un papel de construcción, marcadores y etiquetas engomadas. Los niños escribirán palabras del Padrenuestro o de la lección de hoy y decorarán su esterilla. Cuando los niños hayan completado su esterilla, pueden cubrirlo con papel contacto transparente y llevárselo para usarlo en su mesa de comedor.
CANASTA DE PAN: (La maestra deberá tener panecillos envueltos en papel transparente para poner en la canasta al final de la actividad.) Dele a los niños papel de construcción para hacer una canasta. Primero corten una tira de 1 pulgada (2.54 cm) de ancho lo cual será usado como mango o asa de la canasta. Luego la maestra hará un corte diagonal en cada esquina del papel y le enseñará a los niños a doblarlo para que formen las esquinas de la canasta. Las engraparán o pegarán y luego le pondrán cinta adhesiva. (Mientras más grande sea el corte, más profunda será la canasta.) Le engraparán el mango y le pondrán cinta adhesiva también para que los niños no se hinquen. Pídale a los niños que escojan un panecillo para poner en su canasta y pídales que se lo lleven a su casa.

...JESUS NOS ENSEÑA A ORAR (PADRE NUESTRO)


















22 jul. 2013

SITUACION DE DUELO-GRUPO RESURRECCION

¿Dónde está tu ser querido que murió?, ¿Dónde está?, ¿Dónde lo tienes?
Es muy importante ubicar a nuestros seres queridos y ubicarnos nosotros. Hay muchas personas que dicen: - Está aquí en mí corazón. No puede estar en tu corazón, porque ahí está tu amor por el o por ella, pero no él o ella. No es tu cosa, no es tu posesión, tu amor por el o por ella no son ellos. Podrás decir que va con vos a todos sitios, no te pertenece, no es tu compañero de camino. Y tal vez puedas decir está en el cementerio. El cementerio es un lugar para los cadáveres, pero no para las personas que fallecieron donde está la resurrección y la vida. Tu ser querido dejó esta existencia, pero no dejó la vida. Dejó el tiempo pero entró en la eternidad. Tu ser querido no es un lugar físico, no es un espacio, ni siquiera tu ser querido es un recuerdo, ni es un pasado. Tu ser querido está en la resurrección de Dios. Es el, ella misma feliz en Dios. Es presente y es futuro. La resurrección, la vivencia de la resurrección es el mejor ayudante en tu proceso de duelo. ¿Y por qué puedes amar a tus seres queridos? Porque no son cadáveres, porque no son un pasado, porque son ellos mismos en Dios. Y no te olvides de dejarte amar, porque el amor es más fuerte que la muerte. Es muy fácil amar a los que se murieron, no es tan fácil dejarse amar, porque exige un proceso de desapego, un lenguaje nuevo de amor. Y ésta es la admirable comunión de los santos. Ellos nos aman con el amor de Dios. Déjate amar por tus seres queridos, y ellos te van a pedir que seas feliz.


 
LUGARES TEMIDOS-

 Los lugares temidos en el proceso de sanación del duelo. Muchas veces creemos que el sufrimiento está fuera de nosotros, está en objetos, en lugares, en fechas, en otras personas, en lo que nos dicen. No es así. Una de las claves para afrontar el sufrimiento en un proceso saludable del duelo es que el sufrimiento soy yo. Es decir, está encarnizado en mi ser, tengo que hacer una mirada, una introspección, un crecimiento de mi propia personalidad. Hay una idea también muy metida de que el sufrimiento está en los lugares físicos, por ejemplo, en la casa. Muchas personas dicen, muchos matrimonios dicen “nos queremos cambiar de casa, porque las paredes nos hacen sufrir mucho”. Yo me pregunto: ¿una pared, hace sufrir? ¿Puede hacer sufrir una pared? No. No puede ir al lugar donde murió, que fue en una ruta, o entrar en la habitación de un hospital, porque me hace sufrir ese lugar. ¿De nuevo la pregunta?, ¿Las paredes de la casa son el origen del sufrimiento?, ¿acumulan el sufrimiento? ¿Un hospital, la habitación de un hospital, el sufrimiento está en una ruta donde murió el ser querido? No. El sufrimiento soy yo. Por eso, ¿Cuál es uno de los desafíos en el proceso del duelo? hay que ir a esos lugares. Hacerse con esos lugares. ¿Nos tenemos que cambiar de casa, salir de la casa donde vivíamos o donde murió el ser querido porque nos hace sufrir? No. Usted va a ir a otra casa y va a seguir sufriendo igual, porque el sufrimiento es usted, y el proceso lo tiene que hacer en su mundo interior, con su familia. Es muy importante tenerlo esto en cuenta y un proceso terapéutico que aconsejamos, en su momento oportuno, con una sana motivación. Usted tiene que ir al lugar del accidente, al lugar. Le va a costar mucho, hasta le va a revivir el proceso, tiene que hacerlo porque nadie sale del sufrimiento sin sufrir sanamente. Ese momento difícil para usted, es lo más terapéutico. Pero se va a dar cuenta de una cosa, que si usted se prepara, tiene esta conciencia, lo interioriza, cuando usted vaya al lugar va a ser mucho más fácil y ha superado una gran prueba. El sufrimiento no está ni arriba, ni abajo, ni detrás, ni delante. El sufrimiento es usted y habremos hecho un crecimiento fundamental, hemos empezado a sanar el duelo.



¿Cuáles son los caminos equivocados del duelo?
Los vamos a recordar, que tengo que sanar mis heridas en el hablar, en el corazón, en la mente, en los vínculos, en los valores, con Dios, y recreando un proyecto significativo de vida. Este es el proceso de las heridas, el recorrido. La herida sale del corazón y ¿qué busca?, ¿qué necesita?, expresarse, hay que darle palabras.Al principio antes que palabras vendrá el gemido, el llanto, hay que llorar, pero hay que dar palabras. Si yo me trago mí sufrimiento, eso es un camino insano, es más sufrimiento, sufrimiento añadido. Eso es un mal camino. ¿Cuál es el segundo? La pena sale del corazón, busca la palabra, pero yo me expreso, me desahogo, pero ojo, simplemente me desahogo, entrego el sufrimiento a los demás, pero no espero una iluminación. Eso es desperdigar mí sufrimiento, ese sufrimiento vuelve a bajar, añade sufrimiento. Es un camino equivocado. ¿Cuál es el tercer camino?. La pena sale del corazón, busca las palabras, pero yo hablo las palabras y se las doy a alguien que sabe ayudar. Me desahogo, pero escucho en mí sufrimiento. En el sufrimiento hay que hablar, pero también hay que escuchar. Hay que hablar con intención, pero hay que escuchar con atención y recibir una iluminación, para empezar a sanar. Cuando yo hago eso, ya empiezo un camino positivo. Si no escucho la iluminación de los demás, yo puedo darme hasta adicciones, puedo evadirme, puedo escaparme de mí sufrimiento, puedo echar las culpas a los demás, eso es malo. Cuando yo recibo ayuda de los demás, y he hablado, la pena sube a la mente, tengo ideas mas claras, ya empiezo a sanar.Cuando tengo ideas mas claras y empiezo a sanar, los valores se me refuerzan, la fe se me ilumina, y empiezo a ver el futuro positivamente. Busquemos un camino auténtico, un camino de sanación, porque vamos a decirlo claramente, camino equivocado, sufrimiento asegurado. Y del sufrimiento hay que salir, pidiendo ayuda aunque sea un proceso personal.

 P. Mateo Bautista.(PASTORAL DEL DUELO -GRUPO RESURRECCION.