15 ago. 2016

MARIA DE NAZARET EN ESPAÑOL


La Asunción de Maria al cielo ...pastoral para niños


CUENTO :EL HILO PRIMORDIAL (ADAPTACIÓN GAUCHA )

El hilo primordial
por Mamerto Menapace, publicado en Madera Verde, Editorial Patria Grande.

Agosto había terminado tibio. Había llovido en la última semana y, con el llanto de las nubes, el cielo se había despejado. Cuando se acerca setiembre, suele suceder que el viento de tierra adentro sopla suavemente y a la vez que va entibiando su aliento, logra devolver al cielo todo su azul y su luminosidad.
Y aquella tarde, pasaje entre agosto y setiembre, el cielo azul se vio poblado por las finas telitas voladores que los niños llaman Babas del Diablo. ¿De dónde venían? ¿Para dónde iban? Pienso que venían del territorio de los cuentos y avanzaban hacia la tierra de los hombres.
En una de esas telitas, finas y misteriosas como todo nacimiento, venía navegando una arañita. Pequeña: puro futuro e instinto.
Volando tan alto, la arañita veía allá muy abajo los campos verdes recién sembrados y dispuestos en praderas. Todo parecía casi ilusión o ensueño para imaginar. Nada era preciso. Todo permitía adivinar más que conocer.
Poco a poco la nave del animalito fue descendiendo hacia la tierra de los hombres. Se fueron haciendo más claras las cosas y más chico el horizonte. Las casas eran ya casi casa, y los árboles frutales podían distinguirse por los floridos, de los otros que eran frondosos.
Cuando la tela flotante llegó en su descenso a rozar la altura de los árboles grandes, nuestro animalito se sobresaltó. Porque la enorme mole de los eucaliptos comenzó a pesar misteriosa y amenazadoramente a su lado como grises témpanos de un mar desconocido.
Y de repente: ¡Tras!
Un sacudón conmovió el vuelo y lo detuvo. ¿Qué había pasado? Simplemente que la nave había encallado en la rama de un árbol y el oleaje del viento la hacía flamear fija en el mismo sitio.
Pasado el primer susto, la arañita, no sé si por instinto o por una orden misteriosa y ancestral, comenzó a correr por la tela hasta pararse finalmente en el tronco en el que había encallado su nave. Y desde allí se largó en vertical buscando la tierra. Su aterrizaje no fue una caída, sino un descenso. Porque un hilo fino, pero muy resistente, la acompañó en el trayecto y la mantuvo unida a su punto de partida. Y por ese hilo volvió luego a subir hasta su punto de desembarco.
Ya era de noche. Y como era pequeña y la tierra le daba miedo, se quedó a dormir en la altura. Recién por la mañana volvió a repetir su descenso, que esta ve fue para ponerse a construir una pequeña tela que le sirviera en su deseo de atrapar bichitos. Porque la arañita sintió hambre. Hambre y sed.
Su primera emoción fue grande al sentir que un insecto más pequeño que ella había quedado prendido en su tela-trampa. Lo envolvió y lo succionó. Luego, como ya era tarde, volvió a trepar por el hilito primordial, a fin de pasar la noche reencontrándose consigo misma allá en su punto de desembarco.
Y esto se repitió cada mañana y cada noche. Aunque cada día la tela era más grande, más sólida y más capaz de atrapar bichos mayores. Y siempre que añadía un nuevo círculo a su tela, se veía obligada a usar aquel fino hilo primordial a fin de mantenerla tensa, agarrando de él los hilos cuyas otras puntas eran fijados en ramas, troncos o yuyos que tironeaban para abajo. El hilo ese era el único que tironeaba para arriba. Y por ello lograba mantener tensa la estructura de la tela.
Por supuesto, la arañita no filosofaba demasiado sobre estructuras, tironeos o tensiones. Simplemente obraba con inteligencia y obedecía a la lógica de la vida de su estirpe tejedora. Y cada noche trepaba por el hilo inicial a fin de reecontrarse con su punto de partida.
Pero un día atrapó un bicho de marca mayor. Fue un banquetazo. Luego de succionarlo (que es algo así como: vaciar para apropiarse) se sintió contenta y agotada. Esa noche se dijo que no subiría por el hilo. O no se lo dijo. Simplemente no subió. Y a la mañana siguiente vio con sorpresa que por no haber subido, tampoco se veía obligada a descender. Y esto le hizo decidir no tomarse el trabajo del crepúsculo y del amanecer, a fin de dedicar sus fuerzas a la caza y succión de presas que cada día preveía mayores.
Y así, poco a poco fue olvidándose de su origen, y dejando de recorrer aquel hilito fino y primordial que la unía a su infancia viajera y soñadora. Sólo se preocupaba por los hilos útiles que había que reparar o tejer cada día debido a que la caza mayor tenía exigencias agotadoras.
Así amaneció el día fatal. Era una mañana de verano pleno. Se despertó con el sol naciente. La luz rasante trizaba las perlas del rocío cristalizado en gotas en su tela. Y en el centro de su tela radiante, la araña adulta se sintió el centro del mundo. Y comenzó a filosofar. Satisfecha de sí misma, quiso darse a sí misma la razón de todo lo que existía a su alrededor. Ella no sabía que de tanto mirar lo cercano, se había vuelto miope. De tanto preocuparse sólo por lo inmediato y urgente, terminó por olvidar que más allá de ella y del radio de su tela, aún quedaba mucho mundo con existencia y realidad. Podría al menos haberlo intuido del hecho de que todas sus presas venían del más allá. Pero también había perdido la capacidad de intuición. Diría que a ella no le interesaba el mundo del más allá; sólo le interesaba lo que del más allá llegaba hasta ella. En el fondo sólo se interesaba por ella y nada más, salvo quizá por su tela cazadora.
Y mirando su tela, comenzó a encontrarle la finalidad a cada hilo. Sabía de dónde partían y hacia dónde se dirigían. Dónde se enganchaban y para qué servían.
Hasta que se topó con ese bendito hilo primordial. Intrigada trató de recordar cuándo lo había tejido. Y ya no logró recordarlo. Porque a esa altura de la vida los recuerdos, para poder durarle, tenían que estar ligados a alguna presa conquistada. Su memoria era eminentemente utilitarista. Y ese hilo no había no había apresado nada en todos aquellos meses. Se preguntó entonces a dónde conduciría. Y tampoco logró darse una respuesta apropiada. Esto le dio rabia. ¡Caramba! Ella era una araña práctica, científica y técnica. Que no le vinieran ya con poemas infantiles de vuelos en atardeceres tibios de primavera. O ese hilo servía para algo, o había que eliminarlo. ¡Faltaba más, que hubiera que ocuparse de cosas inútiles a una altura de la vida en que eran tan exigentes las tareas de crecimiento y subsistencia!
Y le dio tanta rabia el no verle sentido al hilo primordial, que tomándolo entre las pinzas de sus mandíbulas, lo seccionó de un solo golpe.
¡Nunca lo hubiera hecho! Al perder su punto de tensión hacia arriba, la tela se cerró como una trampa fatal sobre la araña. Cada cosa recuperó su fuerza disgregadora, y el golpe que azotó a la araña contra el duro suelo, fue terrible. Tan tremendo que la pobre perdió el conocimiento y quedó desmayada sobre la tierra, que esta vez la recibió mortíferamente.
Cuando empezó a recuperar su conciencia, el sol ya se acercaba a su cenit. La tela pringosa, al resecarse sobre su cuerpo magullado, lo iba estrangulando sin compasión y las osamentas de sus presas le trituraban el pecho en un abrazo angustioso y asesino.
Pronto entró en las tinieblas, sin comprender siquiera que se había suicidado al cortar aquel hilo primordial por el que había tenido su primer contacto con la tierra madre, que ahora sería su tumba.
Esta parábola no es mía. La contaba un gran obispo húngaro, Mons. Tihamer Toth, que fue capellán en la Gran Guerra.

Guía de Trabajo Pastoral por Marcelo A. Murúa
Cuento El hilo primordial, de Mamerto Menapace.
Publicado en el libro Madera Verde, Editorial Patria Grande.

Lectura
Realizar la lectura del cuento en grupo. Es importante que todos los presentes tengan una copia del texto. Se pueden ir turnando dos o tres personas para leer el cuento en voz alta.
Rumiando el relato
Al terminar la lectura entre todo el grupo se reconstruye el relato en forma oral (se lo vuelve a contar).
  • ¿De qué nos habla el relato?
  • ¿Cuál es el personaje principal? ¿Qué rasgos o características presenta?
  • ¿Qué nos relata el cuento sobre la vida de la arañita? ¿Qué cambios va experimentando?
  • ¿Qué sucede al final del cuento? ¿Por qué era importante el hilo primordial?
Descubriendo el mensaje
El cuento nos ayuda a reflexionar sobre el sentido de la vida, la relación con Dios, las cosas que realmente son importantes.
¿Qué representaba el hilo primordial en la vida de la arañita?
¿Cómo fue cambiando sus hábitos y su vida? ¿Qué influyó en esos cambios?
¿Encuentras semejanzas con tu vida? ¿Cuáles?
¿Qué fue olvidando la arañita? Comparalo con tu vida, ¿qué cosas son las que no podemos olvidar ni dejar de lado? ¿Por qué?
¿Qué constituye el hilo primordial de tu vida? Compartelo con los demás.
¿Qué aprendemos para nuestra vida a partir del cuento?

Compromiso para la vida

Sintetizar en una frase el mensaje del cuento para nuestra vida.
Para terminar: la oración en común
Compartir oraciones espontáneas en común. A cada intención acompañar diciendo:
Señor, que nuestra vida esté unida siempre a Tí
Terminar leyendo la oración.


14 ago. 2016

No he venido a traer la paz, sino la división



+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas 12, 49-53

     Jesús dijo a sus discípulos:
     Yo he venido a traer fuego sobre la tierra, ¡y cómo desearía que ya estuviera ardiendo! Tengo que recibir un bautismo, ¡y qué angustia siento hasta que esto se cumpla plenamente!
     ¿Piensan ustedes que he venido a traer la paz a la tierra? No, les digo que he venido a traer la división. De ahora en adelante, cinco miembros de una familia estarán divididos, tres contra dos y dos contra tres: el padre contra el hijo y el hijo contra el padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre, la suegra contra la nuera y la nuera contra la suegra.

      Palabra del Señor.


APORTES PARA LA CELEBRACIÓN


¡HE VENIDO A TRAER FUEGO!

RECURSOS

+ Sugerimos encender un fuego (o simular uno con papeles de colores) y que se vayan acercando varias personas y realicen comentarios con distintas actitudes:

1.- ¡Qué lindo este fuego con el frío que está haciendo! Un anciano.
2.- No te acerques que te vas a quemar. Una mamá.
3.- Vamos prender más de estos para que se ilumine todo el templo así gastamos menos luz. El párroco.
4.- Aprovechemos para quemar todas las cosas que ya no sirven. Un catequista.

Luego, pedimos a los chicos que nos cuenten qué piensan cuando ven fuego, para qué nos sirve. Llegamos a la conclusión que el fuego: quema, ilumina, da calor, reúne,… etc.


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ ¿Qué fuego habrá venido a traer Jesús a la tierra? Podemos invitarlos a recordar el día de Pentecostés y qué fue lo que pasó.

+ Jesús vino a traer el fuego del Espíritu, que es el fuego del amor de Dios. Un fuego que quiere quemar el pecado, que desaparezca y que no queden sino cenizas. Un fuego que ilumine los corazones para que podamos ver todas las cosas como las ve Dios. Un fuego que incendie con el calor del amor los corazones para que todos podamos querernos como hermanos y vivamos más unidos… (que los chicos agreguen)…

+ Si ese fuego del amor de Dios hace todo eso en nuestro corazón, la vida va a ser distinta. Seguramente a muchos no les va a gustar porque nos les conviene, porque quieren seguir siendo egoístas, pero no tenemos que tener miedo porque Jesús está con nosotros y todo lo que nos invita a vivir es para que podamos hacer este mundo más lindo; un pedacito de cielo.

 Recurso

Opción 1: Dramatización “·/·, Dividamos”

Opción 2: Explicar el Evangelio


Dramatización “·/· Dividamos”
Materiales previos
Una cinta de peligro, conos de tránsito, tijera grande y dos animadores.


Emiliano: ¡Hola! ¿Cómo estás?

Diego: Yo bien, pero con mucho trabajo…

Emiliano: ¿Qué tenés en la mano?

Diego: Mirá traje la cinta de peligro, los conos y esta súper tijera para dividir. Soy misionero de Jesús y quiero cumplir el pedido que hace en su palabra…

Emiliano: ¿Y qué pide?

Diego: Dice Jesús: “No he venido a traer la paz, sino la división” así que yo vine a dividir, separar, partir, fragmentar, cortar,…

Emiliano: ¿Pero qué viniste a cortar con esas herramientas? ¿El tránsito? jajajajajajjajaja

Diego: ¡No!¡No!, Vine para que las personas se definan y digan ¿de qué lado están? ¿Si van a salir a misionar o no? Por favor ayúdame con la cinta… Ah, ya veo la cara de mi catequista cuando le cuente, ya estoy viendo su cara de felicidad por mi actitud…

Emiliano: Claro, ya entiendo, como nos dijo el Papa Francisco; que nos pidió que “hagamos lío” y que salgamos de los templos, de los salones y que vayamos a misionar…

Diego: ¡Yo sabía! Esssaaaaa!! vos estás de mi lado!!!…

Emiliano: Sí es cierto lo que decís, pero tenemos que ir despacio y entender bien las palabras de Jesús y del Papa. Te propongo que escuchemos al padre…… para que nos explique mejor...


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

Junto con el sacerdote que dialoga con los chicos se reconstruye el Evangelio.

+ El evangelio nos relata unas palabras de Jesús que nos suenan duras y fuertes. Parece una contradicción, que Jesús siendo una persona tan amable y paciente utilice estas expresiones. En realidad, Jesús es también una persona firme y valiente que lleva sus ideas hasta las últimas consecuencias.

+ Recordamos la dramatización, escuchando las respuestas de los chicos…

- ¿Qué vimos recién? ¿Quiénes estaban? ¿Qué decían? ¿Qué quería hacer Diego?
…se encuentran dos amigos… uno de ellos quería dividir la realidad y poner de un lado a los que se comprometen, y en otro a los que no quieren saber nada con la misión...

+ Tres palabras nos ayudan a entender el evangelio de hoy: FUEGO, DIVISIÓN y OPCIÓN.

+ FUEGO: cuando nos encontramos verdaderamente con Jesús nos enciende el corazón; nos purifica de nuestros egoísmos y pecados; nos hace poner en llamas y nos envía a contagiar esa luz.

+ DIVISIÓN: Jesús va a vivir la Pasión (será apresado, muerto y resucitará al tercer día) y será causa de división. Unos lo van a seguir y otros lo van a rechazar. Unos seguirán el camino de la cruz y otros el de la fama y de la vanagloria. Unos vivirán dando amor y solidaridad y otros vivirán para ellos mismos siendo egoístas y avaros.

+ OPCIÓN: el encuentro profundo con el Señor nos lleva a una opción de vida, o caminamos siguiendo las huellas de Jesús y lo anunciamos como Salvador, haciendo el bien, poniendo la otra mejilla, siendo solidarios, perdonado…, o hacemos nuestro propio camino sin Dios, sin hermanos, sin amor, en soledad.

+ Pidamos al Señor que nos encienda el corazón para poder ser misioneros de Jesús dando testimonio de su amor; en el colegio, con los amigos, con los que no creen, acercándonos a los que nos resultan menos simpáticos o parecen hostiles, o indiferentes. Danos Jesús el fuego de la valentía, el fuego del amor, el fuego de la justicia, el fuego de la solidaridad, el fuego de la inclusión, el fuego de la verdad, etc.

GRACIAS A LA VIDA



GRACIAS A LA VIDA
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio dos luceros que cuando los abro
Perfecto distingo lo negro del blanco
Y en el alto cielo su fondo estrellado
Y en las multitudes el hombre que yo amo
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el oído que en todo su ancho
Cada noche y días
Grillos y canarios, martillos, turbinas
Ladridos, chubascos
Y la voz tan tierna de mi bien amado
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado el sonido y el abecedario
Con el las palabras que pienso y declaro
Madre, amigo, hermano y luz alumbrando
La ruta del alma del que estoy amando 
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la marcha de mis pies cansados
Con ellos anduve ciudades y charcos
Playas y desiertos, montañas y llanos
Y la casa tuya, tu calle y tu patio
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me dio el corazón que agita su marco
Cuando miro el fruto del cerebro humano
Cuando miro el bueno tan lejos del malo
Cuando miro el fondo de tus ojos claros
Gracias a la vida que me ha dado tanto
Me ha dado la risa y me ha dado el llanto
Así yo distingo dicha de quebranto
Los dos materiales que forman mi canto
Y el canto de ustedes que es el mismo canto
Y el canto de todos que es mi propio canto
Gracias a la vida

ACLARO FERNANDO LEIVA


Asunción de Maria

Queridisimos
Hablar de la Virgen es la cosa más bella y más querida para nosotros los católicos, sólo al nombrarla el corazón se abre a la alegría y la esperanza.
Ella en su pequeñez dice su "sí" y acoge a Jesús en la plenitud del amor; Ella lo sigue en cada paso de su camino en la tierra, hasta que "todo se ha cumplido" del Calvario, donde renueva el "sí" acogiendo a todos nosotros en su corazón materno.  Ella todavía lo sigue en el monte de Galilea, (Ascensión), donde pronuncia el último "sí", muy amargo, aceptando de separarse una vez más del Hijo para estar con nosotros, los hijos que Él le ha confiado.
Ahora llega Su hora, Ella también grita su "todo se ha cumplido" que se hace eco, hasta al más alto cielo. El Hijo envía a sus ángeles que se colocan alrededor de Ella con sus alas y la levantan, más y más en lo alto, hasta el séptimo cielo donde Dios vive y reina, y la llevan en el seno de la Trinidad.
La Asunción de la Virgen María al cielo en cuerpo y alma es el agradecimiento que el Hijo dice a quien le permitió tomar un cuerpo y bajar a la tierra; es su agradecimiento a la plena disposición de Su Madre a cooperar con Él para la gloria del Padre y la redención de la humanidad.
La Asunción es el triunfo de María, coronada por la Trinidad reina del cielo y la tierra, de toda la creación y de todas las criaturas. Pero es al mismo tiempo el triunfo de la humanidad.
Cuando hoy miramos a Ella, criatura de la tierra llevada al cielo y elevada a la plenitud de la divinidad, nuestra esperanza se convierte en certeza: cada uno de nosotros – si, como Ella, tendremos el valor de responder siempre con un sí total a todas las peticiones del Padre - como Ella veremos levantados a una eterna dignidad y divina y regal: "Reinarán conmigo ..." Jesús nos prometió.
Seguimos la Virgen, ofrecemos a Ella con total confianza, Ella es la estrella polar en el mar en tempestad de la vida que nos conduce a Jesús. Y Jesús nos lleva al Padre.
En este día especial, renovamos nuestra consagración a María y Ella - como hemos aprendido de San Luis María de Montfort – se consagrará a nosotros y en nosotros seguirá diciendo su "sí", para que pronto venga en la tierra el reino de Amor del Padre.
Den gracias a la Virgen sobre todo porque Ella los ha llamado para llevar su invitación a los pequeños. ¿Alguna vez han pensado en el valor inapreciable de su ir entre ellos para invitarles a decir su "sí"?
No permitan que el repetir cada vez la misma invitación a los niños se convierta en un hábito, tienen que prepararse siempre con mucha oración hasta que sientan en su corazón la urgencia que impulsó el arcángel Gabriel para ir "en una ciudad de Galilea llamada Nazaret (... ) a una virgen llamada María" (Lc 1,26ss) para llevarle la invitación esperada por miles de años.
El ángel, recibido su asentimiento, "se alejó" y, más rápido que la luz, mostró aquel "sí" al trono de la Trinidad ... y en el universo explotó el bang de la nueva creación.
Esta explosión se renueva cada vez que un niño pronuncia su "sí", al igual que los tres niños de Fátima. Siempre es Ella que continua a preguntar a los niños que ustedes encuentran: "¿Quieren ofrecerse al Padre, dispuestos a aceptar todo lo que Él les envíe para la conversión de los pecadores?"; es siempre Ella que sonríe cada vez que contestan "sí"...; es siempre Ella que presenta su "Sí" al trono de la Trinidad:
"Padre, en cada uno de estos "Sí" estoy yo, allí continuando a ofrecer a mí misma para que todos los hombres se conviertan, para que Tu pueda transformarlos con el soplo de tu Espíritu y haya paz en el mundo... Jesús lo dijo, dejad que los niños vengan a Mí, y yo voy a traerte miles y miles de ellos por medio de mis apóstoles en los cuales yo sigo a acercarme a ellos ... no puedes rechazar sus oraciones y sus ofrendas: es mi ofrenda renovada por mil veces... ".
No hay mayor misión de esta, iniciada por el arcángel en Nazaret, renovada por la Virgen María en Fátima, continuada por ustedes en cualquier parte del mundo, siempre que un obispo les acoja y bendiga.
Los empuje el pensamiento que cada niño que dice con convicción su "sí" es un candidato al cielo, porque la Virgen lo abraza en su corazón y no lo suelta más hasta cuando lo habrá llevado al seno del Padre, en lo alto, adonde Ella reina.
Gracias, jóvenes misioneros de María, porque han respondido a su llamado dos veces, primero pronunciando su "SÍ", la segunda volviéndose sus apóstoles, para que muchos pequeños se unan a la Armada que Ella guía "como escuadrones con sus insignias (Canción 6,10) contra el mal.
Pero, por favor, alimenten constantemente la chispa de fuego que Ella encendió en su espíritu a través de la oración y los sacramentos: la confesión frecuente, la Eucaristía todos los días si es posible dos veces al día, adoración silenciosa para acompañar "Jesús solo", como lo llamaba el pequeño Beato Francisco, para siempre más absorber Su luz que luego transmitirán a los niños.
La prioridad debe ser su propia santificación, de lo contrario serán mechones que se pierden en el desierto y no espadas de doble filo que penetran profundamente en los espíritus de los niños para ayudarles a hacer su elección existencial.
Cuiden su salud, ustedes son preciosos; no sobrepasen el límite de sus energías; no provoquen el ritmo de las consagraciones; siempre guarden el tiempo para la oración y el descanso; si se dan cuenta que han perdido el sueño y la sonrisa, se recuperen durante un tiempo.
Estas recomendaciones son principalmente para los que guían las misiones; me parece importante hacerlas siendo la responsable del movimiento, pero aún más como una madre que tiene que tener en cuenta el ritmo de cada hijo: Armata Bianca es ante todo una gran familia, la familia de María - la madre - en el que cada misionero debe sentirse acogido, amado, cuidado.
En la medida de lo posible estoy disponible para todos y para cada uno.
Los saludo pidiendo a la Virgen que los faje de su ternura y haga de cada uno de ustedes una expresión de su sonrisa.

Laila Gattu
Armata Bianca
www.armatabianca.org

12 ago. 2016

MISIONERO DE HUMILDAD -KAYROS


ENTRA EN MI VIDA VERSION CATOLICA


CANCION DEL CATEQUISTA

Con motivo de la Celebración del Día Nacional del Catequista, en torno a la fiesta del Santo Hno. Pedro de San José de Betancourt, Sor Elda Lima, de la Diócesis de San Marcos, compuso esta canción a solicitud de la Comisión Nacional de Catequesis:

CANCIÓN DEL CATEQUISTA
Letra y Música: Sor Elda Lima
Canta: Juvenil Amigo
Diócesis de San Marcos, Guatemala Año 2011

He tomado varias imágenes de Internet para acompañar la música y la letra. Me hubiera gustado poder armarlo con imágenes de la catequesis de Guatemala, pero... Espero que algún catequista de Guatemala se anime hacerlo...
www.scala-catequesis.org





VIDEO : SER CATEQUISTAS


6 ago. 2016

Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Edith Stein.

Santa Teresa Benedicta de la Cruz. Edith Stein (1891-1942)


Mujer alemana, judía, filósofa, escritora, convertida al catolicismo, vivió nueve años en el Carmelo y murió mártir en las cámaras de gas en Auschwitz. La búsqueda apasionada de la verdad la llevó al encuentro pleno con Jesucristo y a entregar la vida en holocausto por su pueblo. La Luz que en Cristo Jesús encontró iluminó los grandes interrogantes que la herían por dentro: la estructura del ser humano, el destino de la historia, y la sed de felicidad y paz que anhelan todo hombre y toda mujer.
http://cipecar.org/es/c/?iddoc=3238

Itinerario orante de Edith Stein:
'Sin prejuicios'. Abiertos, desnudos ante la verdad desconocida.
La oración es un Don, regalo. El Don de su Amor.
La liturgia: oración de la Iglesia.
La oración silenciosa: el Carmelo Teresiano.
Esposa del Crucificado. Oración de abandono y aceptación del morir como entrega.



Donde esta tu tesoro alli esta tu corazon...

En el Evangelio de este domingo Jesús nos dice que dónde está nuestro corazón está nuestro tesoro. El padre José Miguel nos explica esta frase de Cristo. Te invitamos a compartir el vídeo con tus amigos y compañeros.


https://youtu.be/QSrqrKcd500

http://www.amigosnet.net/mx/evangelio/1601046600/evangelio/1/
EVANGELIO
Ustedes también estén preparados

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     12, 32-48

     Jesús dijo a sus discípulos:
     «No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino.
     Vendan sus bienes y denlos como limosna. Háganse bolsas que no se desgasten y acumulen un tesoro inagotable en el cielo, donde no se acerca el ladrón ni destruye la polilla. Porque allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón.
     Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.
     ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos.
     ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!
     Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa.
     Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada».
     Pedro preguntó entonces: «Señor, ¿esta parábola la dices para nosotros o para todos?»
     El Señor le dijo: «¿Cuál es el administrador fiel y previsor, a quien el Señor pondrá al frente de su personal para distribuirle la ración de trigo en el momento oportuno? ¡Feliz aquel a quien su señor, al llegar, encuentra ocupado en este trabajo! Les aseguro que lo hará administrador de todos sus bienes. Pero si este servidor piensa: "Mi señor tardará en llegar", y se dedica a golpear a los servidores y a las sirvientas, y se pone a comer, a beber y a emborracharse, su señor llegará el día y la hora menos pensada, lo castigará y le hará correr la misma suerte que los infieles.
     El servidor que, conociendo la voluntad de su señor, no tuvo las cosas preparadas y no obró conforme a lo que él había dispuesto, recibirá un castigo severo. Pero aquél que sin saberlo, se hizo también culpable, será castigado menos severamente.
     Al que se le dio mucho, se le pedirá mucho; y al que se le confió mucho, se le reclamará mucho más».

      Palabra del Señor.


O bien más breve:

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     12, 35-40

     Jesús dijo a sus discípulos:
      Estén preparados, ceñidos y con las lámparas encendidas. Sean como los hombres que esperan el regreso de su señor, que fue a una boda, para abrirle apenas llegue y llame a la puerta.
     ¡Felices los servidores a quienes el señor encuentra velando a su llegada! Les aseguro que él mismo recogerá su túnica, los hará sentar a la mesa y se pondrá a servirlos.
     ¡Felices ellos, si el señor llega a medianoche o antes del alba y los encuentra así!
     Entiéndanlo bien: si el dueño de casa supiera a qué hora va a llegar el ladrón, no dejaría perforar las paredes de su casa.
     Ustedes también estén preparados, porque el Hijo del hombre llegará a la hora menos pensada.

      Palabra del Señor.



APORTES PARA LA CELEBRACIÓN


¡JESÚS, MULTIPLICA NUESTRO TESORO!

Recurso

Opción 1: Presentación “la tarjeta de crédito y el resumen”

Opción 2: Explicar el Evangelio

Materiales previos
Una tarjeta de crédito y el resumen mensual (sería bueno que tenga un tamaño grande para que se vea bien). Adaptar el recurso según la realidad o costumbre de la comunidad.
Un animador encargado de contar con preocupación todos los gastos que ha realizado en el mes. Telefonista que comunica lista de gastos (puede escucharse una voz, sin necesidad de ver al personaje).

Presentación: “la tarjeta de crédito y el resumen”

- ¡Uy ¡!!! llegó el resumen de la tarjeta de crédito!

- A ver, a ver, (abre el sobre) ¡No, No lo puedo creer! Total a pagar 8.500 pesos…

- La tarjeta se equivocó… yo no puedo haber gastar 8.500 pesos…

- Voy a llamar para quejarme por sobre facturación…

- Ya me van a escuchar…

- A ver ¿Dónde está el número de teléfono?, sí, (toma el teléfono y marca) 4399 m m m m …..

- Siempre la misma canción… todos los operadores están ocupados, lo atenderemos a la brevedad… ya me van a escuchar…

- Hola, soy Fernando Compratodo…

- Yo no gasté todo lo que me cobran…

- Yo recuerdo todo lo que compré, sí…

La telefonista le va a ir nombrando y detallando todas las compras que realizó y Fernando va ir diciendo que eso efectivamente lo compró…

- Sí una cafetera compré, sí un teléfono celular compré, 10 veces fui a cenar, sí claro me compré 3 jeans, y…., 4 remeras también me compré, etc.

- Perdón señorita, efectivamente todas estas compras las realicé… (Cuelga el teléfono)

- Este mes se me fue la mano, gasté de más con la tarjeta, tengo que aprender a ser más cuidadoso, a no pensar solamente en tener cosas a veces innecesarias  y gastar menos, como dice el Papa Francisco…


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

Junto con el sacerdote que dialoga con los chicos se reconstruye el Evangelio.

+ En el evangelio Jesús mira a sus discípulos con ternura y cariño, y les dice: “No temas, pequeño Rebaño, porque el Padre de ustedes ha querido darles el Reino”. El grupo de los discípulos era reducido y todos de condición humilde, Jesús tiene un gesto de delicadeza y les regala este consuelo espiritual.

+ Jesús recuerda que todos podemos ser tentados y querer apegarnos a las cosas materiales de manera desmedida. Por eso los invita a compartir los bienes, porque el verdadero tesoro está en el cielo.

+ Recordemos el relato: “la tarjeta de crédito y el resumen”,
¿Qué vimos recién? ¿Qué le ocurrió a Fernando?

Escuchamos las respuestas de los chicos…
El personaje estaba sorprendido, asombrado por lo que había gastado. Al principio negaba los gastos y luego los aceptó.

+ Jesús nos dice  “… allí donde tengan su tesoro, tendrán también su corazón”

+ El corazón es símbolo del amor.  Cuando algo o alguien nos importa y mucho, le damos el corazón, le dedicamos nuestro tiempo, nuestro afecto, nuestras energías, nuestra creatividad.

+ Si pensamos en el personaje de la representación, ¿dónde estaría su corazón cuando hacía los gastos, las compras? Seguramente su corazón estaba en las cosas materiales…, en el tener, en el poseer, en el pasarla bien…

+ El mayor tesoro que podemos acumular es el cariño, el amor, el servicio, la vida compartida, el afecto de la familia, los amigos, este tesoro nadie nos lo puede robar, ni las polillas lo pueden destruir…

+ Jesús nos invita a multiplicar nuestro tesoro cada día. Cada vez que compartimos su don, Jesús hace crecer en nuestro corazón la capacidad de amar…

+ ¿Cómo multiplicar nuestro tesoro?:

-Visitando a los enfermos…
-Dando alimento al que tiene hambre…
-Alegrándonos con el que está alegre y acompañando al que está triste…
-Rezando los unos por los otros…
-Siendo amigable con alguien que se siente solo…
-Perdonando a los que nos han herido o dañado…
-Pidiendo perdón cuando lastimamos u ofendemos a otra persona…


+ Manos a la obra y digamos: ¡Jesús, multiplicá nuestro tesoro!