Mostrando entradas con la etiqueta PARABOLA EL TRIGO Y LA CIZAÑA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PARABOLA EL TRIGO Y LA CIZAÑA. Mostrar todas las entradas

18 jul. 2014

PARABOLA DE EL TRIGO Y LA CIZAÑA, TENER PACIENCIA

APORTES PARA LA CELEBRACIÓN sobre la parábola de el trigo y la cizaña. 


tener paciencia

RECURSO

- Podemos presentar distintas situaciones en las cuales se ponga de manifiesto la falta de paciencia, que provoca injusticia o males a inocentes. (Cada comunidad las elegirá o pensará acorde a su realidad)
Por ej: Una maestra cuenta que mientras tomaba una prueba, escuchó que alguien estaba soplando, al no poder averiguar quién era, les bajó 5 puntos a todos. Un dirigente aparece sin chicos en la Misa porque como algunos no se portaron bien, no los deja participar.  Una catequista pide que el monaguillo se baje del altar porque un día en catequesis, no prestó atención y no se merece ayudar en Misa.…

- Conversamos y evaluamos estos casos con los chicos, y les pedimos que opinen y ofrezcan soluciones.


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ Dialogar con los chicos sobres las situaciones que han visto y escuchado previamente, manifestando la falta de paciencia de los personajes.

+ Todos vivimos la experiencia dolorosa del mal. El mal que nos pasa a nosotros. El mal que viven los otros. El mal que hacemos nosotros. El mal en el mundo.

+ Entonces nos puede surgir la pregunta: ¿Por qué Dios no destruye lo malo, por qué permite el mal, por qué no hace algo para eliminar el mal?

+ En la parábola Jesús nos dice que en ese campo un adversario sembró durante la noche semillas que no eran del Espíritu de Dios. El dueño del campo tiene paciencia, no quiere que se arranque el trigo, por querer arrancar la hierba mala.

+ Esta parábola es el anuncio de la paciencia y de la misericordia de Dios, que espera de cada persona una respuesta de amor.

+ Jesús nos invita a la paciencia que nos hace tolerar, comprender, padecer y soportar los contratiempos y las adversidades con fortaleza, sin apurarnos sabiendo que Dios tiene la última palabra.

+ Creer y querer a un Dios que tiene paciencia con nosotros, porque también en nosotros hay cosas buenas y malas creciendo juntas, es una invitación a no juzgar apresuradamente, ni querer hacer justicia por nuestras propias manos.

+ Dios nos tiene una infinita paciencia y tiene una gran esperanza, porque siempre está mirando lo que hay de bueno en nosotros, y está esperando que lo malo cambie.

+ “La paciencia es la fortaleza del débil y la impaciencia la debilidad del fuerte”. (Immanuel Kant)
 OTRA REFELCCION CICLO A 


 Tengo hierbas malas en mi jardín. Me aseguré de sembrar en buena tierra y, aún así, crecieron hierbas malas. Como probablemente sepas, uno de los grandes enemigos de un buen jardín son las malas hierbas. Ellas roban los nutrientes de la tierra que ayudarían a las plantas a crecer...muchas veces hasta ahogan a las plantas buenas. ¿Qué puedes hacer? Bueno...puedes tomar una azada y talar o cortar las hierbas malas, pero si haces eso, probablemente cortarías algunas de las plantas buenas sin querer.

Otra forma de eliminar las hierbas malas es comprando un herbicida. ¡Esa cosa sí mata las hierbas malas! El problema mayor de los herbicidas es que no reconoce la diferencia entre una hierba y una mata de tomate, sino que mata toda planta que toca. A veces es mejor dejar las hierbas quietas hasta que sea tiempo de recoger la cosecha (los frutos). Entonces se podrá separar la hierba mala de las plantas buenas.

Un día Jesús contó una historia que comparaba su iglesia con un campo que tenía hierbas malas. A veces hay personas en la iglesia que verdaderamente no son parte de ella. Se comportan no muy amorosamente que digamos y no parecen creer en lo que la Biblia enseña. Ellos dicen, en ocasiones, cosas odiosas de otros miembros de la iglesia y tratan de hacerles daño. Son como hierbas malas en un jardín.

Tenemos que ser muy cuidadosos de tratar de remover a esas personas de la iglesias. En esta historia, Jesús dijo que no debíamos preocuparnos por sacar las malas hierbas que crecen a nuestro alrededor. Al hacerlo podemos hacer más daño que bien. Él sugiere que dejemos a Dios bregar con las malas hierbas y que nos concentremos en hacer lo que él desea que hagamos, que es producir buenos frutos.

Cada vez que veas a alguien en la iglesia que pienses que no deba estar ahí, antes de agarrar tu azada o tu herbicida, recuerda el consejo de Jesús. Deja que Dios separe las hierbas malas de las plantas buenas. Si tratamos de resolver la situación probablemente hagamos más daño que bien.

Querido Padre, ayúdanos a amarnos unos a otros y dejar el pasar juicio en tus manos. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

ACTIVIDADES INTERACTIVAS

DIVERSIÓN CON LA AZADA: Déle a cada niño una azada de juguete pequeña. Permítales escribir el versículo de hoy en la azada o adhiera, con una cuerda fina, una tarjetita con el versículo de hoy al mango de la azada.
DIBUJO DE LA IGLESIA: Déle a los niños un dibujo de una iglesia o pídales que dibujen una iglesia. Pídale luego que dibujen muchas flores alrededor de la iglesia y que las pinten en diferentes colores. Indíqueles que deben escribir en la iglesia, o alrededor de ella,“Mantenga las hierbas fuera de la iglesia”.
ARTE CON HIERBAS MALAS: Deje que los niños vayan al exterior de la iglesia y cojan algunas hierbas malas para pegar en un pedazo de papel de manila (marrón). Dígale a los niños que todos nacemos como “hierbas malas” pero que Dios desea que no seamos hierbas, sino que produzcamos buen fruto. Los niños pueden hacer arte con las hierbas para demostrar que Dios desea que hagamos algo bello con las hierbas malas. Posiblemente puedan pegarle algunas flores silvestres para mejorar el arte hecho.
TAZÓN DE FRUTAS: Mientras enseña cómo se producen las frutas y no hierbas, deje que los niños disfruten de pequeños pedazos de frutas puestas en un tazón. Pídale a los niños que indiquen qué clase de fruta les gustaría ser o producir en su vida.
GRÁFICA DE FRUTAS Y HIERBAS: Divida la clase en dos equipos. Déle un afiche a cada equipo con dos columnas tituladas HIERBAS y FRUTAS. Pídale a los niños que escriban ejemplos de “hierbas” habidas en nuestra vida y las “frutas” que podemos producir. ¿Cuál equipo puede escribir más ideas? Déle a los niños dulces hechos de frutas al finalizar el juego.
ARTE CON FRUTAS: Deje que los niños dibujen o encuentren dibujos de frutas para crear un collage. Añada las palabras PRODUCIENDO BUENOS FRUTOS PARA EL SEÑOR como título. Deje que los niños decoren o dibujen un marco alrededor de su arte. Permítales llevárselo a sus hogares para que recuerden la lección de hoy.

Parábola del sembrador y parábola del trigo y la cizaña