Mostrando entradas con la etiqueta mandamiento del amor. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta mandamiento del amor. Mostrar todas las entradas

24 abr. 2016

Novedad, tribulación, amabilidad P Alejandro de ISCA

Tres pistas para rezar en este V° Domingo de Pascua. Son pensamientos del Papa Francisco, ya en una homilía del año 2013, ya en la última exhortación: la alegría del amor. Tres simples y breves pensamientos para que la Palabra de Dios se haga carne en nosotros en este Domingo que el Señor nos regala!
1. Novedad… En la segunda lectura hemos escuchado la hermosa visión de san Juan: un cielo nuevo y una tierra nueva y después la Ciudad Santa que desciende de Dios. Todo es nuevo, transformado en bien, en belleza, en verdad; no hay ya lamento, luto… Ésta es la acción del Espíritu Santo: nos a trae la novedad de Dios; viene a nosotros y hace nuevas todas las cosas, nos cambia. El Espíritu nos cambia. Y la visión de san Juan nos recuerda que estamos todos en camino hacia la Jerusalén del cielo, la novedad definitiva para nosotros, y para toda la realidad, el día feliz en el que podremos ver el rostro del Señor, ese rostro maravilloso del Señor Jesús, podremos estar con Él para siempre, en su amor. Ven, la novedad de Dios no se asemeja a las novedades mundanas, que son provisorias, pasan y siempre se busca algo más. La novedad que Dios ofrece a nuestra vida es definitiva, y no sólo en el futuro, cuando estaremos con Él, sino también hoy: Dios está haciendo todo nuevo, el Espíritu Santo nos transforma verdaderamente y quiere transformar, contando con nosotros, el mundo en que vivimos. Abrámosle la puerta, dejemos que Él nos guíe, dejemos que la acción continua de Dios nos haga hombres y mujeres nuevos, animados por el amor de Dios, que el Espíritu Santo nos da.
2. Tribulación... En la primera lectura Pablo y Bernabé afirman que “hay que pasar muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios” (Hch 14, 22). El camino de la Iglesia, también nuestro camino cristiano personal, no son siempre fáciles, encontramos dificultades, tribulaciones. Seguir al Señor, dejar que su Espíritu transforme nuestras zonas de sombra, nuestros comportamientos que no son según Dios, y lave nuestros pecados, es un camino que encuentra muchos obstáculos, fuera de nosotros, en el mundo en el que vivimos que frecuentemente no nos comprende, y también dentro de nosotros, en nuestro corazón. Pero las dificultades, las tribulaciones, forman parte del camino para llegar a la gloria de Dios, como para Jesús, que ha sido glorificado en la Cruz; las encontraremos siempre en la vida. No nos desanimemos: tenemos la fuerza del Espíritu para vencer nuestras tribulaciones.
3. Amabilidad… “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros” (Jn 13) Y así llego al último punto. Es una invitación que nos hace el Señor. Bien concreta, para que nuestras vidas sean expresión de aquello que el mismo Francisco nos exhorta a vivir en AMORIS LAETITIA N° 99-100: 99. Amar también es volverse amable, y allí toma sentido la palabra asjemonéi. Quiere indicar que el amor no obra con rudeza, no actúa de modo descortés, no es duro en el trato. Sus modos, sus palabras, sus gestos, son agradables y no ásperos ni rígidos. Detesta hacer sufrir a los demás. La cortesía «es una escuela de sensibilidad y desinterés», que exige a la persona «cultivar su mente y sus sentidos, aprender a sentir, hablar y, en ciertos momentos, a callar»[107]. Ser amable no es un estilo que un cristiano puede elegir o rechazar. Como parte de las exigencias irrenunciables del amor, «todo ser humano está obligado a ser afable con los que lo rodean»[108]. Cada día, «entrar en la vida del otro, incluso cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una actitud no invasora, que renueve la confianza y el respeto [...] El amor, cuando es más íntimo y profundo, tanto más exige el respeto de la libertad y la capacidad de esperar que el otro abra la puerta de su corazón»[109]. 100. Para disponerse a un verdadero encuentro con el otro, se requiere una mirada amable puesta en él. Esto no es posible cuando reina un pesimismo que destaca defectos y errores ajenos, quizás para compensar los propios complejos. Una mirada amable permite que no nos detengamos tanto en sus límites, y así podamos tolerarlo y unirnos en un proyecto común, aunque seamos diferentes. El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme. Así se protege a sí mismo, ya que sin sentido de pertenencia no se puede sostener una entrega por los demás, cada uno termina buscando sólo su conveniencia y la convivencia se torna imposible. Una persona antisocial cree que los demás existen para satisfacer sus necesidades, y que cuando lo hacen sólo cumplen con su deber. Por lo tanto, no hay lugar para la amabilidad del amor y su lenguaje. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan. Veamos, por ejemplo, algunas palabras que decía Jesús a las personas: «¡Ánimo hijo!» (Mt 9,2). «¡Qué grande es tu fe!» (Mt 15,28). «¡Levántate!» (Mc 5,41). «Vete en paz» (Lc 7,50). «No tengáis miedo» (Mt 14,27). No son palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian. En la familia hay que aprender este lenguaje amable de Jesús. (Pbro.Alejandro Puiggari, rector del ISCA) Citas de AL: [107] Octavio Paz, La llama doble, Barcelona 1993, 35. / [108] Tomás de Aquino, Summa Theologiae II-II, q. 114, a. 2, ad 1. / [109] Catequesis (13 mayo 2015):L’Osservatore Romano,ed. semanal en lengua española, 15 de mayo de 2015, p. 9.

22 abr. 2016

Les doy un mandamiento nuevo: ámense unos a otros

5to Domingo de Pascua- Ciclo C

EVANGELIO
Les doy un mandamiento nuevo:
ámense unos a otros

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Juan        13, 31-33a. 34-35

     Después que Judas salió, Jesús dijo: 
     «Ahora el Hijo del hombre ha sido glorificado y Dios ha sido glorificado en él. Si Dios ha sido glorificado en él, también lo glorificará en sí mismo, y lo hará muy pronto.
     Hijos míos, ya no estaré mucho tiempo con ustedes.
     Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros.»

      Palabra del Señor.


APORTES PARA LA CELEBRACIÓN


AMAR COMO JESÚS

RECURSO

·       La idea del recurso para este fin de semana es pasar de cálculos posibles a cálculos imposibles, de medidas posibles a medidas imposibles de tomar.
·       Llamamos a distintas personas, para que nos ayuden y vamos a pedirles que nos ayuden a hacer cálculos.
·       Les pedimos que midan:
§  un banco
§  el altar
§  la cabeza de un chico
§  una mano
·       Después les pedimos que midan (en relación a las cosas que midieron antes):
§  el descanso
§  la fe
§  la inteligencia
§  una caricia
§  una mirada
§  la voz
§  los sentimientos
·       Tratamos de llegar a la conclusión que hay cosas que podemos medir y otras que no; nos acercamos a ellas por los efectos. Mi descanso puede durar una hora o cinco minutos de acuerdo al cansancio que tenga. La fe puedo descubrirla por la manera en que trato de vivir como Jesús, la inteligencia, aprendiendo o descubriendo cosas. Hay realidades que no tienen medida.


Sugerencias para la Predicación:

+ El evangelio de hoy se encuentra en el contexto de la última cena y el lavatorio de los pies; ya faltaba poco tiempo para que el Señor sea entregado, entonces les dice sus últimas palabras: “Les doy un mandamiento Nuevo…

+ El sacerdote retoma el recurso y hace preguntas: ¿Habrá algo para medir el amor de verdad? ¿Cómo puedo medir el amor?  Dejamos que los chicos hablen. Después les decimos que hay algo que nos ayuda a medir el amor, así como las reglas o metros nos sirven para medir las cosas. Se trata de “Amórmetro”. ¿Será una cinta? ¿Una calculadora? ¿Un aparato especial que mida las pulsaciones? ¿Será una aplicación para la tablet? ¿Estará en las redes sociales?

+ Traemos una caja de la que sacamos una cinta enrollada que dice: “Jesús”.

+ El “Amórmetro” para nosotros es Jesús, la medida del amor es amar como Jesús, amar como Él nos ama, amarnos entre nosotros como Él nos ama a todos.. Y la medida de Jesús fue amar sin medida.

+ ¿Cómo es amar sin medida?  Amar a todos, sin andar seleccionando: a éste sí a éste no. Amar especialmente a los que más lo necesitan.  Amar también a los que nos resultan desagradables o antipáticos. Amar a los que nos ofenden y hacen cosas en contra nuestra. Amar todo el tiempo: todas las horas, todos  los días, todos los años: amar siempre. Amar como nos ama Jesús que no deja de amar aunque a veces no hagamos cosas buenas. El siempre nos da una nueva oportunidad.

+ Dios no nos ama porque seamos buenos, lindos, generosos o inteligentes, sino que al amarnos nos hace buenos, llena de belleza nuestra vida, nos enseña a compartir y comprendemos las cosas como lo hace Él.

+ El amor así no es nada fácil; pero Jesús nos ayuda, nos enseña y nos acompaña para que podamos hacerlo. Sólo si amamos de esta manera la gente se va a dar cuenta que somos discípulos de Jesús en serio.

Repetimos: ¡Jesús, danos amor para dar!

Les ofrecemos para descargar de nuestra web aportes para la celebración con Niños http://www.vicarianiños.org.ar/misa_con_ninos.php

Foto de Vicaría para Niños.

6 may. 2015

Hemos de amar a otros como Jesús nos ama (6to Domingo de Pascua)


Como les he amado

Objetos: Algunas paletas, caramelos con palito o dulces que vengan en una variedad de sabores.

Escritura: "Y éste es mi mandamiento, que se amen los unos a los otros, como yo los he amado" (Juan 15:12 NVI).

En esta mañana tengo una bolsa con paletas. Como ven, vienen en una variedad de sabores. Hay de limón, fresa, uva, melón, china y caramelo.

Una cosa que he notado es que cuando ofreces compartir paletas o dulces similares con los niños y les permites escoger el sabor que desean, los niños pueden muy específicos acerca del sabor que desean y escogen. Mi experiencia es que cuando hago esto, casi siempre me sobran muchas paletas de butterscotch o mantequilla (un dulce de azúcar y mantequilla) después que todos los demás sabores han sido escogidos.

No sé porqué los niños no escogen las paletas de butterscotch. Tal vez sea porque el sabor es muy distinto al de los demás. Quizás porque no le gusta el color del papel que cubre la paleta. No importa la razón, pero la verdad es que siempre termino con un sobrante paletas de butterscotch. ¿Deseas saber que hago con esas paletas? ¡Me las como yo! Verás, ¡a mí me encantan!

A veces trato a las personas de la misma manera que algunos niños tratan a las paletas. Cuando los niños juegan, algunos niños siempre son los últimos en ser escogidos. Tal vez sea porque son un poco diferentes. Quizás tengan algún impedimento físico o tal vez el color de su piel sea diferente. Cualquiera que sea la razón, los otros niños no los escogen.

¿Has sido alguna vez el niño o la niña que no es escogido? Uno no se siente bien, ¿verdad? Necesitamos recordar que Jesús ama a TODOS los niños y que dijo: "Ámense los unos a los otros, como yo los he amado". Si alguna vez eres la persona que dejan para escoger como último recurso, no te preocupes. Jesús te ama tanto como ama a los demás niños. Él nos ama a todos.

Amado Padre, ayúdanos a recordar que Jesús nos enseñó a amarnos los unos a los otros tal como Él enos amó. Oramos en el nombre de Jesús. Amén.
ACTIVIDADES INTERACTIVAS
RELEVO DE PALETAS O PILONES(DE COMER): Divida a los niños en grupos o equipos. Cada equipo tendrá un cubo vacío en el punto de partida y a cierta distancia habrá otra serie de cubos, el mismo número que equipos, con paletas o dulces de chupar. Utilice un cronómetro para determinar el tiempo que desea que dure el relevo. Al comenzar el cronómetro, un miembro de cada equipo correrá hacia el cubo lleno de paletas y cogerán una paleta y regresará corriendo al equipo. Pondrán en su cubo vacío la paleta cogida. Otro miembro de cada equipo hará lo mismo, y así sucesivamente. Cuando se termine el tiempo, los niños contarán las paletas o dulces que tengan en el cubo de su equipo. Dígale a los niños que cada dulce y paleta representa otros niños y niñas que necesitan conocer del amor de Dios.
HACIENDO BURBUJAS: Dele a cada niño una botella pequeña de jabón y permítales soplar cuantas burbujas deseen durante un tiempo específico. Indíqueles que hay muchos más niños y niñas, hombres y mujeres que necesitan saber del amor de Dios que todas las burbujas hechas por ellos.
CARRERA DE AMOR: Antes de que comience la clase, la maestra pondrá en varios lugares del salón pedazos de cinta adhesiva con la frase AMOR DE DIOS escrita en ellos. Cuando la maestra desee, indicará el tiempo que tienen para los niños para buscar las cinta adhesivas. Cuando las encuentren, las separarán de donde estén pegadas y las pegarán en una cartulina. Cuando se termine el tiempo, el juego terminará hayan o no terminado de conseguirlas todas.
CADENA DE PERSONAS: Dele a los niños pedazos de papel de construcción de varios colores de ½ pulgada por 3 ½ pulgadas aproximadamente, haciéndolos todos del mismo tamaño. Se les otorgará un tiempo definido para que hagan una cadena de papel de construcción. Explíquele a los niños que cada “eslabón” de la cadena representa una persona que necesita conocer el amor de Dios. Indíqueles que al igual que cada eslabón es de un color distintos, así como son las personas. Pero todos, no importa el color que tengamos, necesitamos conocer el amor de Dios.
FIGURAS DESPEGABLES: Para comenzar a hacer una cadena de muñecos de papel, corte un papel de construcción a los largo. Doble el papel de construcción por la mitad. Doble cada mitad por la mitad en forma de acordeón. Dibuje una figura básica de un muñeco en un doblez. Haga los brazos extendidos a los lados para que las manos queden al borde de los pliegues. Igualmente los pies deben quedar al borde de los pliegue. Recorte la figura manteniendo sin recortar las manos y pies para que al desplegar lo recortado, las figuras queden con las manos unidas unas a las otras y también los pies. Cuando las abra debe tener una cadena de 3 a 4 personas. Deje los niños peguen las ”personas” en la pared representando aquellos que necesitan saber del amor de Dios. Los niños pueden recortar más de un papel de construcción. (Puede buscar las instrucciones en el Internet bajo cadenas de figuras de papel.)
CORONA DE CORAZONES: Dele a cada niño un plato de papel para colorear suavemente. Pídale que escriba el versículo de hoy en la parte central del plato. Indíquele que debe pegarle corazones en colores en el borde.
BOLSAS DE ORACIONES DE AMOR: Dele a cada niño una bolsa de papel, de las que se utilizan para poner los alimentos como emparedados o frutas para la hora del almuerzo. Pídales que la decore con marcadores y etiquetas engomadas. Entregue suficientes corazones a cada niño para que escriban el nombre de sus compañeros y el nombre de la maestra. Pídales que pongan los corazones dentro de la bolsa. Anime a cada niño a coger un corazón de la bolsa diariamente y orar por esa persona pidiéndole que pueda tener una experiencia con el amor de Dios ese día.
TARJETA AMOROSA: Dele a cada niño un pedazo de papel grueso o cartulina para que lo doblen formando una tarjeta. Deberán escribir el versículo de hoy en la parte interior. Escribirán EL AMOR DE DIOS en la parte de afuera y la decorarán con brillo, etiquetas engomadas, corazones y/o cruces. Anime a los niños a presentar la tarjeta a la hora de la cena y dejarles saber a las personas que ellos aman a Dios.

25 may. 2014

EL AMOR DEL DISCIPULO DE JESUS DEBE SER.... “DAR FRUTOS DE AMOR”


RECURSO

Podemos comenzar con un juego que consiste en decir con agilidad, rapidez, cuáles son los frutos de las palabras que les vamos diciendo a los chicos.

Utilizaremos no sólo plantas sino también profesiones, u otras realidades que se les ocurran, o sean propias de la comunidad.
Por ej: limonero - limón,
albañil - casa, 
madera - mueble…. etc.

En un segundo momento o si se quiere obviar el primero, puede presentarse una planta con sus frutos. Conversaremos con los chicos inventando la posible historia de esta planta, que imaginen la relación con los frutos, la alegría que significa renovar su vida y prolongarse a través de los frutos. Podemos llegar a la conclusión que vemos y conocemos al árbol, o la planta, por sus frutos.


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ Hoy en el evangelio se nos muestra cómo tiene que ser el amor del discípulo hacia Jesús.

+ Por los “frutos los conocerán”, no hay otro modo de conocer al amor si no es echando una mirada a sus frutos los cuales a su vez hacen crecer el amor.

+ No hay otro modo de conocer al discípulo sino es a través de sus frutos, de su manera de vivir, de pensar, de hacer las cosas.

+ Dialogar con los chicos sobre los ejemplos que han puesto hace un rato en el juego: limonero- limón, albañil-casa,  madera-mueble, etc.

+ Así como la planta se juega todo lo que es en sus frutos, así Jesús se jugó todo entero y se nos dio para que fuéramos discípulos que den buen fruto.

+ Creer en Jesús es amarlo… si me aman guardarán mis mandamientos

+ Y para poder hacerlo sin miedo y con mucha fuerza Jesús nos adelanta que pronto nos dejará su presencia para que viva en nosotros, su Espíritu Santo, que nos hace hijos de Dios.

www.vicarianiños.org.ar
 


"AMA A DIOS SOBRE TODAS LAS COSAS Y A TU PROJIMO COMO A TI MISMO "
















22 may. 2014

La importancia de escuchar a jesus,"Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.

                                                                                             

Agregar leyenda

Escritura: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes" (Juan 14:15-17 - NVI).

Un tiempo atrás, antes de que ustedes nacieran, los teatros o cines frecuentemente proyectaban, los sábados en la tarde, una película para niños.  Todas las semanas los niños iban al cine y gozaban de una película.  Algunas de las más populares eran las del oeste en las cuales salían vaqueros como Roy Rogers (enseñe la fotografía de Roy Rogers).  Todas las semanas, en el momento en que el héroe estaba en una situación muy peligrosa y parecía que iba a salir mal de la situación y posiblemente morir, la película paraba y en la pantalla salían parpadiando las letras de la palabra "Continuará". ¡Oh, no! Ahora los niños tendrían que esperar hasta el siguiente sábado para saber si el héroe saldría libre de la situación en que se encontraba. El siguiente sábado, el película iba sobre algunas de las escenas que se habían proyectado el sábado anterior para que si alguien no había podido ver la película, por lo menos supiera lo que había ocurrido.

La lección bíblica de esta semana se parece un poco a esas películas de los sábados.  En realidad es la continuación de la lección de la semana pasada. En caso de que algunos de ustedes se la hayan perdido, déjenme explicarle lo que ocurrió.  Jesús estaba tratando de consolar a sus amigos. Él sabía que pronto regresaría al cielo y sus discípulos se quedarían solos. "No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté."  Los discípulos no entendieron totalmente lo que Jesús decía, así que  en la lección de esta semana, Jesús continua: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre."  El Consolador del cual Jesús estaba hablando es el Espíritu Santo. Jesús le pidió al Padre y él envió su Espíritu Santo a vivir en nosotros y ayudarnos a seguir a Jesús y obedecer sus enseñanzas.

¿Saben?, cuando tratamos de explicar cómo el Espíritu Santo no guía día a día, muchas personas no pueden entenderlo.  Jesús dijo: "El mundo no puede aceptarlo porque no lo ve ni lo conoce." ¿Saben lo que pueden ver?  Ellos pueden ver cómo tú y yo tratamos a otras personas. Pueden ver cuando somos generososos, amorosos, solidarios, serviciales y bondadosos.  He oído decir: "Tú eres el único sermón que algunas personas jamás oirán."  Eso es lo que tenemos que recordar, nosotros somos el sermón, el único sermón que algunas personas oirán.

Jesús dijo:"Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos".  ¿Qué dijo Jesús que teníamos que hacer?  Él dijo: "Ámense los unos a los otros como yo los he amado".  Entonces le pidió al Padre que enviara al Espíritu Santo para ayudarnos.  Cuando otros vean cómo el conocer a Jesús ha cambiado la forma en que tratamos a otras personas, entonces ellos desearán conocerlo también.

Padre, ayúdanos a seguirte y a obedecer mientras el Espíritu Santo nos guia diariamente.  En el nombre de Jesús oramos. Amén.

SERMÓN CON ZAPATOS: Deje que los niños dibujen o tracen los pies de otro niño y pídale que lo recorten. Escriba en los pies - ¡SOY UN SERMÓN CON ZAPATOS! Estos pies pueden pegarse a otro pedazo de papel para exhibirlos o pueden ser pegados con cinta adhesiva a la espalda del niño mientras está en la iglesia.
PIE DE SERMÓN EN LA PARED: La maestra tendrá una número considerable de pies recortados. En ellos habrá escrito palabras que rimen. Mezcle los pies recortados y haga que, en orden, los niños escojan un pie y luego encuentren el otro que tenga una palabra que rime. Cuando la encuentren, pegarán ambos pies en la pared de manera que luzca como si estuvieran caminando. Ejemplos de palabras pueden ser CAMINA/EXAMINA; ORACIÓN/ACEPTACIÓN; PREDICA/DEDICA; VIVE/SOBREVIVE, es decir, un pie irá más afrente que el otro. Tal vez puedan discutir lo que quiere decir el par de pies (mientras caminas con Dios, debes examinar tu corazón para estar seguro que no estás pecando; mientras oras recuerda que una de las formas de ser el sermón es aceptando a otros; al predicar o contar una historia de Jesús, dedica tiempo para contestar preguntas que la persona pueda tener; si vives teniendo a Jesús en tu corazón, no hay duda que sobrevivirás o sobrepondrás cualquier problema que tengas pues él estará contigo y te ayudará.
PIES QUE SIGUEN: Pídale a los niños que se quiten los zapatos (si son pequeños la maestra o ayudante puede ayudarles) y hacer un camino con ellos el cual tengan algunos obstáculos para hacerlo más divertido. Cuando lleguen al final buscarán sus zapatos y luego se sentarán en un círculo para hablar sobre el tema de seguir a Jesús y obedecerle.
MONTAÑA DE ZAPATOS: Puede pedirle a los niños que se quiten los zapatos y hagan una montaña con ellos. Se pondrá una silla a cada lado de la montaña. Harán un relevo de zapatos separando los niños en dos equipos. Cada niño de un equipo correrá a la montaña, buscará sus zapatos, se sentará en la silla y se pondrá sus zapatos antes de regresar a su equipo para que otro de su equipo pueda hacer lo mismo. Cuando todos hayan terminado pueden discutir las maneras en que puedan ser un SERMÓN CON ZAPATOS y cómo pueden demostrar que siguen al Señor.
BÚSQUEDA DEL VERSÍCULO BÍBLICO EN EL ZAPATO: La maestra esconderá varios zapatos con palabras del versículo bíblico alrededor de un área designada. Cuando los niños encuentren el zapato, deberán buscar la palabra del versículo bíblico que se encuentra dentro del zapato y luego dársela a la maestra. Al final la maestra las pondrá sobre la mesa y los niños tendrán que ponerlas en orden pegándolas con cinta adhesiva en una cartulina, o dibujo, en forma de zapato que habrá en la pizarra.
AFICHE DE PALABRAS DEL SERMÓN: Deje que los niños decoren un pedazo de papel de construcción recortado en forma de zapato con las palabras SEA UN SERMÓN CON ZAPATOS. Los niños, utilizando marcadores o crayolas, escribirán palabras en letras más pequeñas que indiquen cómo, o qué cosas, tienen que hacer para ser un sermón ante otros. Algunas sugerencias son: generosos, amorosos, serviciales, buenos ayudantes, bondadosos, teniendo confianza en Jesús, compartiendo a Jesús con otros.
SIGUIENDO AL LÍDER: Los niños practicarán el juego de seguir al líder haciendo movimientos grandes primeramente y luego movimientos más pequeños. Se le recordará a los niños que tienen que prestar mucha atención al líder para ver lo que hace y poderlo hacer también. Después que todos hayan sido “líder”, siéntense y discutan la razón por la cual seguimos a NUESTRO LÍDER, JESÚS.

DELICIAS DE LA MAESTRA: (1) La maestra puede decidir llevar a los niños en una excursión corta. Los niños deberán seguirla donde vaya y al final recibirán una galletita o dulce. (2) La maestra puede tener una búsqueda de galletas o dulces mientras los niños tendrán que escuchar con mucho cuidado las instrucciones que la maestra dé para poder llegar a ellas. (3) Si hay tiempo, la maestra puede decidir dar la primera instrucción verbalmente y cuando los niños lleguen al lugar tendrán la segunda instrucción, escrita esta vez, que los llevará a un tercer lugar el cual le dará la información de dónde está el tesoro de la merienda. Puede tener cuantas instrucciones desee, pero asegúrese que hay meriendas para todos. Esto puede ser la base de una discusión acerca de seguir a Jesús todos los días y recibir las bendiciones que él da a todos los que obedecen.

26 abr. 2013

ideas para presentar el mandamiento del Amor.


Evangelio del quinto domingo de Pascua: Juan 13: 31-35

 El Mandamiento del Amor!

 Cómo desarrollar la reunión: Habla sobre el amor que Dios tiene para nosotros. Hacerles comprender que amamos a Dios cuando amamos verdaderamente a las personas como hermanos y hermanas, y sirven con alegría.
 Usted puede conseguir dibujado en un cartón grande un corazón, y otro para hacer un marco de cartón con lápices de colores negro. En el marco de cartón preguntarles qué situaciones en el mundo alrededor de ellos o que no se amar, escribir cada una de las cartulinas. En el cartón con el corazón para pedirle que hable situaciones donde  hay amor . Hable con ellos acerca de la importancia de este mandamiento en un lenguaje fácil, comparar las situaciones de la vida ,y reforzar cuanto  que Jesús ama a cada uno .
................................................................................................................................
otros recursos









La medida del amor


Hoku y los demás niños de Molokai aprendieron algo muy importante de Kamiano: la medida del amor es amar sin medida. Cada uno puede hacer algo por los demás, siempre podemos amar, como Jesús, que nos amó hasta el extremo.








¿Amamos nosotros de esta manera? ¿Ésa es nuestra medida?

Une cada inicio con su final correcto

Admirar la Creación--es amar Dios y amar al prójimo

La vida es--desear lo mejor para todos

El mandamiento más grande--un regalo de Dios

Ama al prójimo es--una forma de amar la vida


Fuga de vocales: completa las frases que expresan amor al prójimo

1) _ EST_R _T_NT_ A L_S N_C_S_D_D_S D_ L_S D_M_S

2) _DM_R_R L_S C_ _ L_D_D_S D_ L_S D_M_S

3) R_SP_T_R A T_D_S L_S P_RS_N_S

El mandamiento del amor segun San Juan y Teresita del niño jesus


 Para Juan, el amor antes de ser un mandamiento es una revelación del amor que une al Padre con el Hijo, y al Hijo con nosotros y una invitación a la libertad del hombre a entrar en esa comunión. También para Teresa el amor es una gracia. Una gracia el comprenderlo y una gracia el vivirlo.

La gracia de comprender el amor

“Este año, -escribe Teresa-, Dios me ha concedido la gracia de comprender lo que es la caridad [...] amándole comprendí que mi amor no podía expresarse tan sólo en palabras” (Ms C 11v). Una gracia que Teresa ha recibido de Dios como respuesta a su amor: el descubrimiento del amor es una respuesta al amor. Profundizar su misterio no es otra cosa sino comprender las palabras de Jesús en el evangelio: “Os doy un mandamiento nuevo: que os améis los unos a los otros. Que como yo os he amado así os améis también vosotros los unos a los otros” (Jn 13,34). Teresa centra su atención en Cristo y se pregunta: “¿Y cómo amó Jesús a sus discípulos y por qué los amó?” (Ms C 12r)

Y se le descubre allí mismo la dimensión de gratuidad del amor de Jesús por los suyos. Son sus amigos simplemente porque son el objeto especial de su amor, un amor que se extiende hasta el sacrificio mismo de la vida por ellos: “No, -comenta acertadamente Teresa-, no eran sus cualidades naturales las que podían atraerle”. Pero el descubrimiento del mandamiento del amor en Santa Teresita alcanza toda su profundidad sólo cuando la compromete vitalmente: “meditando estas palabras de Jesús comprendí lo imperfecto que era mi amor a mis hermanas y vi que no las amaba como las ama Dios... pero, sobre todo, comprendí que la caridad no debe quedarse encerrada en el fondo del corazón” (Ms C 12r).

La gracia de vivir el amor

Aquí Teresa se acerca al corazón mismo de la doctrina de Juan sobre el amor. ¿Es posible amar como Jesús? En la teología joánica, el amor evangélico es un don divino. Amar como Cristo es hacerlo unido a él, como el sarmiento a la vid. Teresa ha descubierto esta dimensión teologal del mandamiento nuevo: “Yo sé, Señor que tú no me mandas nada imposible. Tú conoces mejor que yo mi debilidad, mi imperfección. Tú sabes bien que yo nunca podré amar a mis hermanas como tú las amas, si tú mismo, Jesús mío, no las amaras también en mí. Y porque querías concederme esta gracia, por eso me diste un mandamiento nuevo... ¿Y cómo amo este mandamiento, pues me da la certeza de que tu voluntad es amar tú en mí a todos los que me mandas amar!...” (Ms C 12v).

Teresa ha tocado el mismo centro de la revelación joánica sobre el amor. La existencia cristiana, para el cuarto evangelio, no es más que la prolongación de la comunión que une al Padre y al Hijo y que históricamente se ha manifestado en el amor de Jesús a sus discípulos. Como la misma vida de Jesús, también la vida del discípulo no es sólo don, gratuidad, intimidad de amistad, sino también dinamismo que se expande y difunde hacia todos los hombres. Es amor de expansión. Es lo que precisamente afirma Teresita hablando del amor: “Sí, lo sé. Cuando soy caritativa, es únicamente Jesús que actúa en mí. Cuanto más unida estoy a él, más amo a todas mis hermanas” (Ms C 12v).


 

Mandamiento del amor











24 abr. 2013

AMOR NUEVO, AMENSE LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO LOS HE AMADO...Jn 13,34-35.


Título: Un nuevo mandamiento
Tema: Ámense los unos a los otros. Pascua 5-C
Objeto - Hacer un afiche: "Reglas de oro para vivir"

Escritura: "Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros. Así como yo los he amado, también ustedes deben amarse los unos a los otros. De este modo todos sabrán que son mis discípulos, si se aman los unos a los otros" (Juan 13:34-35 NVI).

Dondequiera que vamos hay reglas. Tenemos reglas en casa, en la escuela, y aún los adultos tienen que obedecer las reglas en su trabajo. Tienes que aprender a seguir reglas si deseas llevarte bien con todo el mundo. Encontré una lista de reglas llamada "Reglas de oro para vivir". No sé quien las escribió, pero tienen mucho sentido.

* Si lo abres, ciérralo.
* Si lo prendes, apágalo.
* Si le quitas el candado, pónselo.
* Si lo mueves de sitio, ponlo en su lugar.
* Si pertenece a otro, pide permiso para usarlo.
* Si lo tomas prestado, devuélvelo.
* Si no sabes como usarlo, déjalo en paz.
* Si lo usas, cuídalo.
* Si lo rompes, admítelo.
* Si no puedes arreglarlo, llama a alguien que pueda hacerlo.
* Si haces un reguero, recógelo.
* Si no tiene que ver contigo, no preguntes.

Son buenas reglas, ¿verdad? Si todos siguiéramos esas reglas, el mundo sería un lugar mejor. El vivir siguiendo unas reglas no es algo nuevo. Aún Jesús sabía la importancia de las reglas.

Un día Jesús estaba hablando con sus discípulos. Él sabía que se estaba acercando el día en que iba a regresar al cielo y estaba tratando de preparar a sus discípulos para el día en que no estaría con ellos. Deseaba dejarles algo que les pudiera ayudar a vivir de tal manera que otras personas pudieran verles y saber que eran sus discípulos.

"Poco tiempo me queda para estar con ustedes," dijo Jesús. "Me buscarán, y no me encontrarán. Adonde yo voy, ustedes no pueden ir. Este mandamiento nuevo les doy: que se amen los unos a los otros como yo los he amado. Si se aman los unos a los otros todos sabrán que son mis discípulos."

¿Desearías que las personas al mirar la forma en que vives, supieran que eres un seguidor de Jesús? Entonces obedece este mandamiento: "Àmense los unos a los otros como los he amado."

Jesús, te damos gracias porque nos has amado tanto que diste tu vida por nosotros. Ayúdanos a amarnos los unos a los otros como tú nos has amado. Amén

Escritura: Juan 13:31-35
SILLAS MUSICALES DE AMOR: Ponga igual número de sillas que niños, excepto una, en una fila. Todos los niños se sentarán excepto uno que permanecerá de pie. Ponga la música. Los niños estarán dando vueltas alrededor de las sillas mientras esté la música sonando. Cuando la música deje de escucharse, el que se quede sin silla, de pie, dirá parte del versículo bíblico o una regla a seguir. Entonces comenzará la música nuevamente (sin eliminar silla alguna). Nadie perderá ni se saldrá del juego.
VERSÍCULOS BÍBLICOS EN GLOBOS: Antes de comenzar la clase la maestra pondrá una palabra del versículo bíblico (Ámense los unos a los otros como yo los he amado) en un papelito y deberá enrollarlo y ponerlo dentro de un globo (11 en total). Haga que los niños, después de llenar los globos con el papel adentro, los pongan a un lado hasta que hayan terminado de dar la lección. Entonces jugarán a explotar el globo, recogiendo la palabra que está dentro y completando el versículo. Luego recitarán el versículo todos a la vez.
LA CARRERA DEL AMOR: Antes de la clase la maestra esconderá corazones hechos con papel o papel de construcción alrededor del salón. Los corazones deben tener frases escritas como JESÚS ME AMA, AMÉNSE LOS UNOS A OTROS, CRISTO AMA A LOS NIÑOS, AMEN COMO YO LOS HE AMADO, etc. Para comenzar el juego la maestra dirá algo como "Todos los niños que estén vestidos con algo rojo, corran y busquen un corazón y tráiganlo al círculo" o "Niños que tengan zapatos con cordón corran y busquen un corazón y tráiganlo al círculo". El juego continuará hasta que todos los corazones hayan sido encontrados. Deje que los niños peguen su corazón a una cartulina y comiencen a discutir la lección de hoy, lo que dice cada corazón y como se aplica a cada niño dejando que cada uno de ellos diga un ejemplo o una vivencia personal.
MARCADORES DE LIBROS CON UN CORAZÓN: Deje que cada niño trace y recorte un corazón, mediano en tamaño, hecho en un papel de construcción. Escriba el versículo bíblico de hoy o palabras de la lección de hoy y decórelo con etiquetas engomadas y cinta en la parte superior del corazón. Cada uno buscará el versículo de hoy en su Biblia (Juan 13:34) y pondrá el marcador en ese lugar.
CORAZONES DE PLATOS DE PAPEL: Cada niño recibirá un plato de papel el cual colorearán suavemente y le dibujarán o pegarán corazones en el borde. Escriban el versículo bíblico de hoy en la parte central del plato. Escriban la palabra AMOR en cada corazón circulando el plato. Si posible, háganlo con marcadores finos de diversos colores.
MARIONETAS DE CORAZONES: Los niños pueden pegar el borde de dos corazones de igual tamaño, pero no la parte inferior. Los niños podrán meter uno o dos deditos por ese espacio para así mover la marioneta. Un corazón puede ser la marioneta de Jesús y los otros corazones pueden ser los discípulos. Diviértanse contando la historia con las marionetas. Al final todos pueden decir el versículo juntos.
PEGANDO "AMOR" EN EL CORAZÓN: Recorte un corazón grande en una cartulina y péguelo en la pared. Vende a los niños según se acerquen al corazón. Permítales tratar de pegar la palabra AMOR en el corazón mientras estén vendados. Discuta lo que significa al seguir a Jesús y tener su amor 'en nuestros corazones'.
SIGUIENDO EL JUEGO DEL AMOR: Los niños formarán una fila y un líder comenzará a caminar y los otros lo seguirán, hasta que la maestra diga fuertemente AMOR. Todos tienen que parar y el líder dirá "SOY UN SEGUIDOR DE JESÚS" o recitará el versículo bíblico. Entonces el líder se irá al final de la línea y un nuevo líder comenzará a caminar. Se repetirá el juego, si posible, hasta que todos los niños puedan ser líderes. De ser muchos niños pueden jugarlo teniendo dos filas en lugar de una.