Mostrando entradas con la etiqueta PRIMER ENCUENTRO DE CATEQUESIS. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta PRIMER ENCUENTRO DE CATEQUESIS. Mostrar todas las entradas

8 jun. 2016

DIOS ME QUIERE TANTO TANTO


DANIEL POLI-CON LOS GESTOS

Para cuando empezamos catequesis

Para el primer encuentro  


El objetivo es presentarse y comenzar a conocer a los demás ya que es indispensable para que se produzca un verdadero encuentro. Es necesario que el catequista sepa el nombre de los niños y que los nombre así. Tener un nombre y ser llamados por la forma que a uno le gusta, es un derecho de las personas, pero también es una gran necesidad. Cuando alguien nos llama por el nombre, nos sentimos reconocidos, presentes y miembros del grupo. 
En este encuentro se presenta una dinámica para conocer los nombres y/o la forma en que prefiere ser llamado.

Primer momento:
Se reparte una hoja de de cartulina tamaño A4. 
Debe estar doblada por la mitad y una de sus caras dividida en dos. A un lado se escribe el nombre o el sobrenombre y, en el otro lado se dibuja un objeto de su preferencia. Yo, por ejemplo, puse uno de mis libros favoritos.
Cada uno realiza el trabajo y luego, cuando el coordinador indica, con el papel en la mano, se ponen de pie y empiezan a buscar otro que haya dibujado algo similar o que esté relacionado. 
Por ejemplo una pelota, con otra, pe-ro podría ser con un vestido, si es que ambos son de color naranja. 
Durante unos minutos se quedan con esa pareja y conversan acerca de los objetos dibujados. 
El coordinador recorrerá las parejas y preguntará si algo  le llama la atención del porqué se pusieron juntos y  qué relación encontraron.
Luego, da dos o tres consignas más: agruparse de a tres, con algo similar, sin repetir con quién estaban; armar parejas con objetos cuyo nombre empiece con la misma inicial que otro o que compartan dos o tres letras; o armar los grupitos de dos o tres con quienes que no haya ninguna relación el dibujo…
Después de un tiempo, el coordinador pide todas las tarjetas, las mezcla, y sin que se vea el nombre, dice, por ejemplo: ¿A quién le gusta el libro 2001, Odisea del espacio? El que hizo el dibujo, permanece callado para que los demás intenten recordar quién lo puso. Así hace con cada tarjeta. 

Segundo momento
La cartulina está doblada, porque el cartel se colocará sobre las meses para que el catequista pueda saber el nombre de los niños. Al finalizar el encuentro, se pueden retirar las tarjetas, y el siguiente encuentro se vuelven a entregar. Es una forma de tomar lista, saber quién está presente, e ir aprendiendo los nombres.
Luego, se pregunta qué creen que hubiera dibujado Jesús. Si se imaginan lo que a él le gustaba.

Leer Marcos 4, 1 -9.
Este texto narra la parábola del sembrador. Pero, el objetivo de esta lectura, es descubrir qué le gustaba a Jesús: el mar, navegar, hablar con la gente, la tierra, la cosecha… Se puede dejar para el siguiente encuentro trabajar el sentido de la parábola.

El objetivo de esta última actividad es descubrir más cosas de Jesús, imaginarlo, sentirlo cercano, para poder encontrarnos con él.

Tercer momento
Responder: ¿Qué podemos hacer a lo largo del año para encontrarnos más con Jesús y con nuestros amigos y compañeros?


FUENTE : PERIÓDICO DIALOGO (RECURSOS PARA CATEQUESIS)