7 oct. 2018

Cielo abierto- Gloria Aleluya (Celinés Díaz)


Verónica Sanfilippo en Vivo!!


09:00 En tus manos (Autor: Jesús Cabello) 18:02 Enamorada (Cover del grupo Si7) 26:40 Pescador de hombres (Autor: Cesáreo Garbaraín) 36:10 Instrumento de tu amor (Autor: Verónica Sanfilippo) 42:57 María (Autor: Verónica Sanfilippo) 51:38 La muerte no podrá contra el amor (Adelanto) Autor: Jonatan Narváez 52:35 Hija De Dios (Adelanto) Autor: Verónica Sanfilippo 55:00 Alma Misionera (Cover)

27 sept. 2018

LECTIO DIVINA DEL 26° DOMINGO DEL TIEMPO ORDINARIO CICLO B.



Domingo 30 de septiembre de 2018.
Números 11,16-17ª.24-29; Santiago 5,1-6; San Marcos 9,38-43.45.47-48.

DOMINGO BÍBLICO NACIONAL
“Tus Palabras, Señor, nos ponen en camino de evangelio”.

“La Palabra de Dios se produce de tal forma que con su altura pone en evidencia a los más soberbios, con su profundidad mantiene a la escucha a los más avanzados y con su afabilidad nutre hasta a los más pequeños”.
 (San Agustín, Exposición del Génesis, 5,3)

Oración inicial:
“Ven Espíritu Santo, ven a nuestra vida, a nuestros corazones, a nuestras conciencias. Mueve nuestra inteligencia y nuestra voluntad para entender lo que el Padre quiere decirnos a través de su Hijo Jesús, el Cristo. Que la Palabra llegue a toda nuestra vida y se haga vida en nosotros”. Amén


LECTURA.

Leemos los siguientes textos: Números 11,16-17ª.24-29; Santiago 5,1-6; San Marcos 9,38-43.45.47-48.

Claves de lectura:

1. «El que no está contra nosotros está a favor nuestro». (Evangelio)
El evangelio tiene dos partes (Mc 9,38-42 y 43-48). La primera habla de lo que es admisible, tolerable; la segunda de lo que es intolerable. Tolerable es que alguien que no pertenece a la comunidad de Cristo haga algo saludable en nombre de Jesús. El que apela a este nombre no es fácil que haga algo contra él. La comunidad tiene que saber esto: el pensar y el obrar cristianos se dan no solamente en ella. Dios es lo suficientemente poderoso como para suscitar una cierta actitud cristiana -el vaso de agua ofrecido- también fuera de la Iglesia, y para recompensar al bienhechor por ello. Intolerable es, por el contrario, que alguien, desde dentro o desde fuera de la Iglesia, se convierta en seductor de personas espiritual o moralmente inseguras («uno de estos pequeñuelos»). Su «superioridad» espiritual, con la que trata de seducir al creyente sencillo, es satánica y merece la aniquilación inmisericorde. Pero el hombre puede también seducirse a sí mismo: en la mano, en el pie y en el ojo se encuentran los malos deseos; en este caso hay que ser tan inmisericorde consigo mismo como con el seductor mencionado anteriormente. Hay que destruir lo que seduce; dicho simbólicamente: el miembro que hace caer hay que cortarlo. Un hombre espiritualmente dividido no puede llegar a Dios, lo antidivino en él pertenece al infierno.

2. «Habían quedado en el campamento dos del grupo». (1° Lectura)
Las dos lecturas pueden entenderse como aclaraciones de la primera y de la segunda parte del evangelio. Primera lectura: dos de los setenta ancianos designados por Dios, sobre los que debía descender el Espíritu, no habían salido del campamento con Moisés, sino que habían permanecido en él. Entonces el Espíritu se posó también sobre ellos y se pusieron a profetizar. Josué quiere impedírselo, pero Moisés deja hacer al Espíritu; lo mejor para él sería que todo el pueblo recibiera el Espíritu. Al Espíritu, que «sopla donde quiere», no se le pueden imponer barreras desde fuera. Su orden no siempre coincide con el orden eclesial, aunque sea el mismo Espíritu el que prescribe el orden eclesial y la Iglesia tenga que atenerse a él. Pero la Iglesia tampoco puede hacerse de las libertades del Espíritu una regla para sus propias licencias y tolerancias. Los pensamientos de Dios están muy por encima de los humanos, que deben atenerse a los mandamientos de Dios.

3. «Su riqueza está corrompida». (2° Lectura)
La segunda lectura desenmascara algo que es cristianamente intolerable: la riqueza que engorda con el jornal defraudado a los obreros y que no renuncia a su avidez aunque el día del juicio esté cerca (aquí llamado «día de la matanza»), la riqueza «corrompida», el oro y la plata «herrumbrados». El justo, a costa del cual se enriquecen los poderosos, es, en términos veterotestamentarios, el «pobre de Yahvé», y en términos neotestamentarios es Jesús y el que sigue a Jesús, el que no ofrece resistencia, el que, como cordero llevado al matadero, no abre la boca.
(Aporte de HANS URS von BALTHASAR, LUZ DE LA PALABRA,
Comentarios a las lecturas dominicales A-B-C,
Ediciones ENCUENTRO.MADRID-1994.Pág. 195 s.)

MEDITACIÓN.

"No era de los nuestros". Así rezaba el título de una conocida novela. "No es de los nuestros", es el origen de guetos, discriminaciones e intolerancias, de fascismos y de opresión. Es el signo de una absurda y destructora soberbia humana, por la que el hombre pretende ocupar el lugar de Dios y da por condenado a quien no se somete a sus pautas, no bebe de su espíritu o no se acomoda a su saber y entender. "No es de los nuestros" es un veneno mortífero, al que no somos inmunes los discípulos, dispuestos a impedir predicaciones y milagros que se hagan en el nombre de Jesús, por la contundente razón de que no surgen de nuestro grupo.
Moraleja: Que Jesús vino a congregar a los hijos de Dios que estaban dispersos, y los discípulos podemos estar dispersando a los hijos de Dios que la Fe congrega. Saberlo, ha de hacernos humildes: A menos que Jesucristo se haga presente en la Iglesia como piedra clave, nuestros valiosos criterios y nuestras estudiadas pastorales pueden impedir que muchos "pequeños" iluminen, salen y fermenten sus vidas con el Evangelio.
Moisés, el "amigo de Dios", lo tenía claro: ¿Quién soy yo para controlar y manipular el Espíritu? ¡Ojalá todo el pueblo recibiera el Espíritu del Señor y profetizara!. Aunque no sea de los nuestros. La clave es Jesús, y no un hombre sabio, carismático u organizador. Ha de quedar claro el nombre -la persona- de Jesús como referencia. La clave es Jesús, hasta el punto de que un vaso de agua dado a una persona porque es seguidora del Mesías, garantiza el favor de Dios. Hasta el punto de que, quien escandaliza a uno de los pequeños que creen en El, se pone en tal situación, que dice Jesús: "más le valdría ser arrojado al mar con una piedra de molino al cuello." Los "pequeños". He leído comentarios a esta palabra. ¿Quiénes son los "pequeños"? ¿En quién pensaba el evangelista redactor de este pasaje? Entre todas las interpretaciones que leo, me quedo, por el contexto, con la que se refiere a aquellos que comienzan a asomarse a la fe. No son cristianos maduros ni cristianos rutinarios; son necesitados de redención para quienes Jesucristo, normalmente a través de la Iglesia, comienza a ser una esperanza. Son personas ilusionadas con un Mesías que han creído detectar en la Iglesia, y que reviven tantas escenas negativas del Evangelio, cuando tienen la osadía de manifestar su sospecha de que en Jesús hay un Salvador.
Unas veces tropiezan con algún agnóstico que les dice: ¿Pero tú crees que de la Iglesia puede salir algo bueno? Estudia y verás que la historia de la Iglesia es una historia de opresiones. Otras veces tropiezan con presuntos seguidores de Jesús, fariseos escandalizados de que un pecador pueda acercarse a Jesucristo, hermanos mayores del pródigo o gemelos de aquel Simón que se ufanaba de conocer mejor que Jesús el corazón de la pecadora: -¡Si conocieran como yo de qué persona se trata...!
A veces el "pequeño" que se acerca a Jesucristo en la Iglesia, es víctima de una ingenuidad mayor. Iba para creyente, pero alguien puso un estorbo en su camino. El estorbo no es necesariamente el aparatoso pecado de un creyente o la voz disuasoria de un agnóstico. Es la torpeza apostólica de una voz sabihonda que llega sibilina a sus oídos: -"No es de los nuestros". Y la esperanza de una vida nueva que había surgido en su corazón; ese inicio de fe que comenzaba a hacerle un "pequeño" discípulo de Jesús, queda absolutamente sofocada. Su destino puede ser el escepticismo más radical.
La tremenda invectiva de Santiago contra los acumuladores de riqueza, produce escalofríos en un mundo que valora "el tener" como primera o única fuente de salvación real. Ahí está, sin necesidad de muchas explicaciones, describiendo a algunas personas como cerdos de engorde que se preparan para la matanza.
Pero bueno será que, a la luz del Evangelio de hoy, y como reflexión de su lectura, acabemos pensando: -Si el dinero te hace olvidar a Jesucristo; si tu corazón y tu vida no necesitan de Dios más que para adorno religioso, porque estás abundantemente saciado, tira ese dinero; quémalo; dáselo a los pobres. Más te vale entrar desnudo en la vida que, forrado de oro, ser arrojado al abismo.
(Aporte de MIGUEL FLAMARIQUE VALERDI, ESCRUTAD LAS ESCRITURAS, REFLEXIONES SOBRE EL CICLO B, Desclee de Brouwer BILBAO 1990.Pág. 163)

Para la reflexión personal y grupal:
¿Hay en nosotros alguna huella de fanatismo?
¿Qué es lo que hoy nos produce escándalo?


ORACIÓN - CONTEMPLACIÓN.

El poder de hacer milagros.
Jesús anunciaba el Reino de Dios y, como signo de que éste ya llegaba, perdonaba pecados, curaba enfermos y expulsaba demonios. Y he aquí que un hombre, sin ser de los discípulos de Jesús, también expulsaba demonios invocando su nombre, y los demonios le obedecían. Los apóstoles le increparon, indignados, diciéndole que no tenía derecho a invocar el nombre de su Maestro. Pero Jesús les contestó: "No se lo impidan, porque uno que hace milagros en mi nombre no puede luego hablar mal de mí".
Obrar milagros en el nombre de Jesús no significa simplemente pronunciar su santo nombre como si fuera una fórmula mágica, que mecánicamente produce su efecto. Cuenta Lanza del Vasto que en un monasterio de la India había un joven discípulo al que todos, empezando por el superior o maestro, tenían por muy poca cosa. Pensaban de él que nunca llegaría a descubrir la ciencia suprema ni a alcanzar la perfección. Si no le expulsaban era por pura lástima, de tan inútil que les parecía. Pero un buen día aquel discípulo tan incapaz empezó a caminar sobre el agua del río Ganges. Corrieron a comunicarlo al maestro. Éste llamó al discípulo, y cuando llegó ante él le confesó: "Estaba muy equivocado contigo. Te creía un inepto y ahora resulta que has logrado dominar la materia y eres capaz de andar sobre las aguas del río, cosa que ningún otro discípulo, ni yo mismo, somos capaces de hacer". El discípulo, muy humilde, le replicó: "Maestro, no es mérito mío, sino tuyo. Si he sido capaz de andar sobre el agua es porque no paraba de repetir tu nombre". Ante esta respuesta, el maestro se dijo: "¡No sabía que mi nombre tuviera tanto poder!". Corrió entonces hacia el gran río, se adentró en él y gritaba: "¡Yo, yo, yo!", hasta que el agua lo cubrió del todo... y se ahogó.

Obrar milagros en el nombre de Jesús.
Leemos en el libro de los Hechos de los Apóstoles un episodio del mismo estilo. Cuando Pablo anunciaba el Evangelio en Éfeso, Dios operaba por medio de él muchos prodigios. En esto, unos exorcistas judíos, al verlo, intentaron también expulsar demonios diciendo: "Los conjuramos por aquel Jesús a quien Pablo predica". Pero el demonio que tenía poseído a aquel infeliz replicó: "Yo conozco a Jesús y sé quién es Pablo, pero ¿quiénes son ustedes?". Y se abalanzó sobre ellos con tanto furor que estos se vieron obligados a huir, medio desnudos y malheridos (Hc 19).
Totalmente distinto es este otro caso. Había en Jerusalén un hombre inválido de nacimiento que pedía limosna en la puerta del Templo. Pedro le dijo: "¡En el nombre de Jesucristo, el Nazareno, anda!". Le tendió la mano, lo levantó y el hasta entonces inválido entró con ellos en el Templo, andando y saltando y alabando a Dios.
Después Pedro dijo a la gente que se admiraba de lo acontecido: "Jesús le ha restablecido del todo, gracias a la fe que él ha puesto en su nombre" (Hc 3). Por tanto, lo que nos salva no es repetir mecánicamente las letras del nombre del Señor, sino pronunciarlo con fe y amor, creyendo que tiene fuerza suficiente para librarnos del pecado y de todos los demás males, y que nos ama tanto que ha entregado su vida por todos y cada uno de nosotros.

Invocar el nombre de Jesús con fe.
Un antiquísimo himno cristiano, que san Pablo citó al escribir a la comunidad de Filipos (un himno que es como un pregón pascual, y con el que la plegaria de la Iglesia inicia cada sábado por la tarde la celebración del domingo), recuerda este amor infinito con el que Jesucristo, aun siendo de condición divina, asumió la condición de esclavo y se hizo obediente al Padre hasta la muerte, y una muerte de cruz. Y el himno acaba así: "Por eso Dios lo ha enaltecido y le ha concedido aquel nombre que está por encima de cualquier otro nombre, para que todos, en el cielo, en la tierra y bajo la tierra, doblen sus rodillas ante el nombre de Jesús, y toda lengua proclame que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre" (Fl 2,6-11).
Invocar el nombre de Jesús con fe es creer en su obra de salvación y en el poder que el Padre le ha concedido para salvar a todos los que crean en él. Hacemos esta invocación de múltiples maneras, pero la principal es la plegaria eucarística, memorial de la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Pero, cuidado con despreciar a aquellos que con buena voluntad invocan con amor el nombre de Jesús, aunque no sean del todo de los nuestros y no vengan a misa. Porque también nosotros podríamos invocar el santo nombre llevados de la rutina, repitiendo "¡nosotros, nosotros, nosotros!" hasta ahogarnos en el río de nuestra vanidad colectiva.
Que la Eucaristía nos ayude, superando toda rutina, a no pretender tener la exclusividad de los que trabajan al servicio del Reino de Dios.

(Aporte de HILARI RAGUER osb, monje benedictino de Montserrat, Barcelona,
MISA DOMINICAL 2000 12 40)

Oración final:
“Señor Jesús, que mi corazón permanezca abierto para amar y abrazar a mis hermanos. Un corazón bien dispuesto, que no caiga en los prejuicios que distorsionan y hieren mi relación con ellos. Que antes de juzgar, aprenda amar, para ver y apreciar el don precioso  que has puesto en los demás. Ayúdame a descubrir y superar mis incoherencias, y a no escandalizar a mis hermanos, sobre todo a los más sencillos. Que aprenda a ser agradecido ante el bien que realizas en medio de nuestro mundo, más allá de las fronteras de la Iglesia y a confiar en tus planes y en tus modos, más que en los míos. Para que así, aprendiendo a ser agradecido y dejándome sorprender por tu obrar, puedan  pronunciar mis labios una humilde alabanza a tu Nombre”. Amén.




Hno. Javier.

19 sept. 2018

LECTIO DIVINA DEL 25° DOMINGO DEL TIEMPO COMÚN CICLO B.



Domingo 23 de septiembre de 2018.
Sabiduría 2,12.17-20;  Santiago 3,16-4,3; San Marcos 9,30-37.
Oración inicial:
“Señor Jesús, tú has venido a mostrarnos la manera de ser y la forma de vivir siendo el más importante de todos…; nos has mostrado tanto con tu vida, y ahora con tus enseñanzas, que para ser el más importante de todos, es cuestión de servir y darse a los demás, de actuar de corazón y de vivir en actitud de entrega y disponibilidad. Por eso, Señor, te pedimos que nos ayudes a asumir y a adecuarnos a tu manera de ser, a entender la dimensión de tu vida, para amar  y ser capaces de ser los últimos, para mejor servir y mejor darnos a los demás, en un proceso continuo de identificación contigo, de escucha atenta de tu  Palabra y  apertura a tu Espíritu”. Amén.


LECTURA.

Leemos los siguientes textos: Sabiduría 2,12.17-20;  Santiago 3,16-4,3; San Marcos 9,30-37.

Claves de lectura:

1.                  «Veamos el desenlace de su vida». (1° Lectura).
Resulta obligado aplicar este texto de la primera lectura al «Hijo de Dios», a Cristo. Cada uno de sus versículos concuerda con su comportamiento y con el de sus enemigos. El les ha echado en cara realmente sus pecados, su traición a la ley de Dios y a la auténtica tradición; y ellos han decidido su muerte, una «muerte ignominiosa». Las injurias de que Jesús fue objeto al pie de la cruz se corresponden con las de los malvados aquí descritos: si es realmente el Hijo de Dios, su Padre se ocupará de él; veamos si Dios le proporciona la ayuda con la que dice contar. Así considerada, la cruz de Cristo sería la prueba de que los enemigos que le condenaron a muerte tenían razón, aunque su muerte haya demostrado, como ellos pretendían, «su moderación y paciencia»: no ha sabido defenderse.

2.                  «El servidor de todos». (Evangelio).
El evangelio de hoy parece confirmar una vez más la concepción de los «malvados», según la cual el cristianismo sería una doctrina para niños indefensos y para los que quieren convertirse en tales: para la gente débil. Y sin embargo lo que se dice en él trastoca radicalmente todo lo dicho y hecho hasta ahora. En lugar de los malvados que acechan, aparece ahora la enseñanza de Jesús a sus discípulos: él será entregado en manos de los hombres, lo matarán y resucitará al tercer día. Pero es él mismo el que determina su destino, no ellos; y lo hace con una libertad suprema, como obra de su voluntad firme y decidida, obediente a Dios. Y en lugar de los malvados aparecen, como su desenmascaramiento y caricatura, los discípulos, que, después de haber oído esta enseñanza sin haber comprendido una palabra de la misma, discuten entre sí sobre quién es el más grande o el más importante. Ser grande y poderoso se opone a la paciencia y a la moderación de que Cristo hace gala. Entonces Jesús, cuya predicción no encuentra ningún eco entre los suyos, toma a un niño en sus brazos para demostrar en él, -en alguien cuya esencia todos conocen y comprenden la verdad que proclama toda su existencia: el más grande, Dios, manifiesta su grandeza humillándose y poniéndose en el último lugar como servidor de todos; y el niño, el más débil de los seres humanos, que por esencia ha de ser cuidado y acogido, es el símbolo real de este Dios que es acogido cuando se acoge a un niño: primero el Hijo humillado, pero en él también el Padre, que ha consentido esta humillación. Dios, en su servicio de esclavo asumido por libre amor hacia todos los malvados y embriagados de ansia de poder, se manifiesta justamente como el mayor de todos. ¿Quién tiene el coraje de seguirle?

3.                  «No pueden alcanzarlo». (2° Lectura).
La amarga segunda lectura, que desvela sin contemplaciones el interior pecaminoso del hombre ante Dios, saca ahora las consecuencias. El ansia de poder y grandeza, que es la causa de no pocas guerras y conflictos entre los hombres, no conduce a nada porque el «ambicioso», el «codicioso» es contradictorio en sí mismo. Ambiciona cosas que contradicen su naturaleza, vive en el «desorden» y se opone a «la sabiduría que viene de arriba». Por eso no obtiene nada cuando pide este tipo de sabiduría; no puede recibir nada porque para recibir debería ser como un niño: «amante de la paz, comprensivo, dócil». Sólo la doctrina de Jesús resuelve la contradicción interna que anida en el corazón del hombre, en la que éste se enreda y de la que no puede liberarse por sí solo.

(Aporte de HANS URS von BALTHASAR, LUZ DE LA PALABRA
Comentarios a las lecturas dominicales A-B-C,
Ediciones ENCUENTRO.MADRID-1994.Pág. 193 s.)


MEDITACIÓN.

La escena evangélica que acabamos de leer presenta dos partes: una primera en la que los apóstoles manifiestan no entender a Jesús, y otra en la que Jesús indica a los suyos que, quien quiera ser el primero, tiene que hacerse el último. Nuevamente nos encontramos la cuestión de la fe; o, mejor dicho: lo difícil que puede llegar a ser convertirse en un hombre de fe, en un creyente.
Mucho se ha hablado y escrito sobre si la fe se puede o no razonar; sobre si, aunque no sea demostrable, al menos puede ser lógica, comprensible, acorde con la estructura psicológica humana y muchas otras cuestiones que no son para tratar ahora aquí. Todo esto es importante, pues ayuda a una mejor comprensión de la fe, del hecho en sí, de sus mecanismos, del engarce psicológico y vital que ésta puede encontrar en el hombre, etc.
Pero todo esto, con ser importante y necesario, en muchas ocasiones puede quedarse en un discurso académico. Lo más importante no es que el hombre discuta y dialogue sobre cómo puede ser esto de la fe, sino que la viva; como sucede con la alegría, la amistad, la felicidad o el amor, donde lo importante no es soñar con esas realidades, sino vivirlas.
La fe es una amistad, una relación personal, una confianza; es, por tanto, una vivencia, una experiencia; y no una costumbre social, una rutina, un atavismo tradicional; ni una suma de ritos, de prácticas superficiales, de actos semimágicos, etc. En cuanto relación personal, lo más importante es una persona, un Alguien con quien convivimos, con quien entrelazamos y entretejemos nuestra vida, un Alguien con quien contamos, a quien consultamos a la hora de tomar decisiones en nuestra existencia; un Alguien cuyas ideas influyen e informan nuestras ideas y, por lo tanto, nuestra vida; un Alguien cuya vida es un modelo a seguir e imitar. Por todo eso la fe traspasa el nivel de lo meramente pensado, razonado o razonable, y es algo mucho más profundo, más serio y más vital.
La fe vivida y entendida como un confiar plenamente en Jesús; los discípulos que no entienden las palabras de Jesús, porque están en franca contradicción con lo que ellos imaginaban y suponían, en contradicción con la imagen y el juicio previos que ellos se habían forjado de lo que tenía que ser el Mesías, el Enviado de Dios: un ser fuerte y potente, que con brazo enérgico controlaría las fuerzas adversas y doblegaría todo lo que andaba mal en el mundo; y Jesús, que les habla de morir nada menos que ejecutado por mano de los hombres. Aquello no tenía sentido; era ilógico, incomprensible; no tenía sentido, no había manera de encontrarle una explicación medianamente aceptable. Pero, por encima de todo eso, estaba la fe, es decir: los apóstoles confiaban en Jesús; y, a pesar de las dudas y recelos, siguen con él; discutiendo, hablando en unos términos muy impropios de un discípulo de Jesús (¿quién es el más importante?), pero siguen con él.
Todavía tendrán que pasar por muchas dificultades, por muchas dudas, por muchas noches oscuras (Lucas dirá que se les abrió el entendimiento tiempo después de la resurrección -cfr. Lc. 24, 45-; Tomás será reacio incluso al testimonio de sus compañeros; Juan entró en el sepulcro vacío y entonces creyó, "porque aún no habían entendido lo que dice la Escritura: -Jn. 20, 8-; y así un largo etcétera). Pero siguieron adelante, confiando en Jesús, hasta que vieron que había merecido la pena aquella fidelidad y aquella constancia. Pero también podríamos decirlo al revés: sólo porque habían puesto, por encima de todo, la confianza en Alguien, en Jesús, pudieron seguir adelante y atravesar las noches oscuras, las situaciones incomprensibles, las palabras aparentemente ilógicas y sin sentido del Maestro, ir más allá de las simples apariencias.
Sólo la fe podía hacer comprensible para los apóstoles aquellas palabras de Jesús: "El que quiera ser el primero, que se haga el último". Nosotros hoy día estamos ya muy acostumbrados a la frase, pero si la escuchásemos por primera vez nos sonaría a algo absurdo, ilógico, estúpido; nos sonaría tan absurdo como nos podría sonar que nos dijeran: si quieres estar sano, ponte enfermo. Pero estamos acostumbrados a ella y nos causa poca impresión; además, andamos muy ejercitados en la tarea de parecer los últimos siendo los primeros o los segundos -o procurando serlo, que aún es peor-; es decir, hemos aprendido a nada y guardar la ropa, y tan tranquilos. Sin darnos cuenta que, en el fondo, eso significa que, a pesar de lo que digamos, tampoco nosotros entendemos muy bien que para ser los primeros tengamos que ser los últimos. Y no lo entendemos porque nos falta fe, porque no confiamos de verdad en Jesús: le llamamos Señor, pero recelamos de él y de sus capacidades y posibilidades; y por eso, "por si acaso", preferimos tener nuestros propios medios, nuestros propios recursos, nuestras reservas y nuestras seguridades; las palabras de Jesús no nos acaban de bastar y necesitamos otras cosas; diga lo que diga él, nosotros tenemos que procurar a toda costa no quedarnos los últimos, porque eso sería una catástrofe, una tragedia.
No lo podemos negar; ser el último, en nuestra sociedad, es una tragedia: el último de la clase se lleva las broncas de los maestros y padres; el último en la oposición hace la risa de todos; el último en dinero está fuera del sistema; el último en belleza nos es repugnante; el último en fama es un pobre desgraciado; el último en amor es idiota o tonto. Y Jesús, a lo suyo; que el último será el primero. ¿Quién puede entender esto? Nadie, o muy pocos, si no hay, por delante, una confianza plena y total en Jesús y, como consecuencia, en lo que él dice, en lo que él enseña, en lo que él indica.

(Aporte de LUIS GRACIETA, DABAR 1985, 47)

Para la reflexión personal y grupal:
¿Por qué queremos ser siempre los primeros?
¿Qué implica en nuestra vida hacernos servidores de todos?


ORACIÓN-CONTEMPLACIÓN.

"El hombre es invitado a compartir los sufrimientos de Dios a manos del mundo ateo. El hombre debe zambullirse en la vida del mundo incrédulo, pero sin pretender paliar su incredulidad con una apariencia religiosa y sin intentar transfigurarla... Ser cristiano no significa ser religioso de una manera especial, o cultivar una forma concreta de ascetismo. Ser cristiano significa ser hombre. Lo que convierte al cristiano en cristiano, no es un acto religioso particular, sino la participación en el sufrimiento de Dios en la vida del mundo... Jesús no nos invita a una nueva religión: Jesús nos invita a la vida. ¿Qué es esta vida y esta participación en la impotencia de Dios en el mundo?... Volveremos a hablar de ello otra vez".
(Aporte del teólogo protestante alemán DIETRICH BONHOEFFER)
(Pero para el escritor de estas líneas no hubo "otra vez". La Gestapo entró en su celda y se lo llevó. Así, en lugar de hablar sobre la participación en el sufrimiento de Dios en el mundo, él mismo participaba efectivamente).

Para orar:
“Toda la providencia es un anhelo de servir.
Sirve la nube, sirve el viento, sirve el surco.
Donde hay un árbol que plantar, plántalo tú;
donde hay un error que enmendar, enmiéndalo tú;
donde haya un esfuerzo que todos esquiven, acéptalo tú;
sé el que apartó del camino la piedra,
el odio de los corazones
y las dificultades del problema.
Hay la alegría de ser sano y la de ser justo,
pero hay sobre todo, la inmensa,
la hermosa alegría de servir.
Qué triste sería el mundo
si todo él estuviera hecho;
si no hubiera un rosal que plantar,
una empresa que emprender.
No caigas en el error
de que sólo se hacen méritos
con los grandes trabajos;
hay pequeños servicios:
arreglar una mesa,
ordenar unos libros,
peinar una niña.
Aquél, el que critica,
éste, el que destruye;
sé tú el que sirve.
El servir no es una faena de seres inferiores.
Dios que es el fruto y la luz, sirve.
Pudiera llamarse…¡el que sirve!
Y tiene sus ojos en nuestras manos
y nos pregunta cada día:
¿Serviste hoy? ¿A quién?
¿Al árbol? ¿A tu hermana? ¿A tu madre?

(GABRIELA MISTRAL, poetiza chilena)

Oración final:
“Concédenos, Señor, por intercesión de María, tu Madre y nuestra Madre, la gracia de saber amar como servidores que están a disposición del Evangelio. Que no nos convirtamos en perseguidores de nuestros hermanos, que no los humillemos ni les hagamos más difícil su existencia, sino que inspirados en la sabiduría divina que brota de tu Palabra, seamos testigos de la vida nueva que viene de ti, siendo comprensivos con todos, misericordiosos y portadores de tu paz”. Amén.


Hno. Javier.


Recursos para niños con dibujos y juegos sobre LA BIBLIA 2018

¡LA PALABRA EN EL CENTRO de la vida de los más pequeños!
Ingresa a nuestra área de Recursos: https://soypaulino.wixsite.com/vocacion/recursos-1



8 sept. 2018

LECTIO DIVINA DEL 23° DOMINGO DEL TIEMPO COMÚN CICLO B.



Domingo 9 de septiembre de 2018.
Isaías 35,4-7ª; Santiago 2,1-7; San Marcos 7,31-37.

“Dichosos nosotros si llevamos a la práctica lo que escuchamos y cantamos. Porque cuando escuchamos es como si sembráramos una semilla, y cuando ponemos en práctica lo que hemos oído, es como si esta semilla fructificara. Empiezo diciendo esto porque quisiera exhortarlos a que no vengan nunca a la iglesia de manera infructuosa, limitándose sólo a escuchar lo que allí se dice, pero sin llevarlo a la práctica”.
San Agustín (Sermón 23 A, 1)

Oración inicial:
“Qué Dios no llore por nosotros al vernos a cada uno aislados en nosotros mismos. Y que los que nos conocen, egoístas y sordos a la llamada de Dios, al vernos abiertos a todos, puedan exclamar como aquella muchedumbre: “Todo lo ha hecho bien, hasta hace oír a los sordos y hablar a los mudos”. Amén.




LECTURA.

Leemos los siguientes textos: Isaías 35,4-7ª; Santiago 2,1-7; San Marcos 7,31-37.

Claves de lectura:

1. «Effetá (ábrete)». (Evangelio)
En el evangelio de hoy Jesús cura a un sordomudo. Está claro que para él no se trata solamente de un defecto corporal, sino de un símbolo del pueblo de Israel (que representa a toda la humanidad): Israel es, como dijeron a menudo los profetas, sordo para la palabra de Dios, y por tanto incapaz de dar una respuesta válida a la misma. Jesús no hace milagros espectaculares, por eso aparta al sordomudo del gentío: busca un delicado equilibrio entre la discreción (frente a la propaganda del mundo) y la ayuda que debe prestar al pueblo. Los dos tocamientos corporales (en los oídos y en la lengua) constituyen el preludio del momento solemne en que Jesús levanta los ojos al cielo-todo milagro realizado por Jesús es una obra del Padre en él- y lanza un suspiro, que indica que está lleno del Espíritu Santo; esta plétora trinitaria muestra bien a las claras que en la orden «ábrete» resuena una palabra que no solamente produce una curación corporal, sino un efecto de gracia para Israel y la humanidad entera.

2. «Han brotado aguas en el desierto». (1° Lectura)
Cuando el pueblo, al final del evangelio, proclama asombrado: «Hace oír a los sordos y hablar a los mudos», está citando casi literalmente unas palabras de la primera lectura, del profeta Isaías: «Se despegarán los ojos del ciego, los oídos del sordo se abrirán». Aquí las palabras están en plural porque las promesas del Señor se dirigen a todo el pueblo, y si inmediatamente después se dice que han brotado aguas en el desierto y torrentes en la estepa, es para mostrar que también las curaciones corporales significan mucho más que un mero proceso medicinal: se trata de una transformación de la naturaleza entera por la cercanía del Dios que juzga y salva. La salvación que se acerca se describe como una salvación escatológica, tal y como se dirá en el Apocalipsis: «El primer mundo ha pasado» (Ap 21,1-5).

3. Los pobres son ricos. (2° Lectura)
La segunda lectura añade un tema nuevo. Los ciegos, sordos, cojos y mudos» eran en Isaías los beneficiarios de la gracia del Señor. Ahora se habla de los pobres en general, de los «pobres del mundo que Dios ha elegido para hacerlos ricos en la fe y herederos del reino». Son doblemente pobres porque son menospreciados por el mundo rico y están condenados a vivir en lugares humillantes. Pero los cristianos deberían verlos con ojos totalmente distintos; lo que hace el mundo, y que, según Santiago, también suelen hacer los cristianos -honrar a los ricos y despreciar a los pobres- no solo contradice expresamente las palabras de Cristo, sino que contradice asimismo todo el orden divino del mundo descrito en el texto veterotestamentario: es precisamente de la naturaleza depauperada, del desierto, de donde brotarán las aguas que harán crecer los jardines; de este modo Jesús, al comienzo de su predicación, declara bienaventurados a los pobres, es decir, dichosos, pero no en la tierra, sino mucho más profundamente: amados de una manera especialísima por Dios.

(Aporte de HANS URS von BALTHASAR, LUZ DE LA PALABRA,
Comentarios a las lecturas dominicales A-B-C,
Ediciones ENCUENTRO.MADRID-1994.Pág. 190 s.)

MEDITACIÓN.

El pasaje del Evangelio nos refiere una bella curación obrada por Jesús: «Le presentan un sordomudo que, además, hablaba con dificultad, y le ruegan imponga la mano sobre él. Él, apartándose de la gente, a solas, le puso sus dedos en los oídos y con su saliva le tocó la lengua. Y, levantando los ojos al cielo, dio un gemido, y le dijo: “Effatá!”, que quiere decir: “¡Ábrete!”. Se abrieron sus oídos y, al instante, se soltó la atadura de su lengua y hablaba correctamente».
Jesús no hacía milagros como quien mueve una varita mágica o chasquea los dedos. Aquel «gemido» que deja escapar en el momento de tocar los oídos del sordo nos dice que se identificaba con los sufrimientos de la gente, participaba intensamente en su desgracia, se hacía cargo de ella. En una ocasión, después de que Jesús había curado a muchos enfermos, el evangelista comenta: «Él tomó nuestras flaquezas y cargó con nuestras enfermedades» (Mateo 8, 17). 
Los milagros de Cristo jamás son fines en sí mismos; son «signos». Lo que Jesús obró un día por una persona en el plano físico indica lo que Él quiere hacer cada día por cada persona en el plano espiritual. El hombre curado por Cristo era sordomudo; no podía comunicarse con los demás, oír su voz y expresar sus propios sentimientos y necesidades. Si la sordera y la mudez consisten en la incapacidad de comunicarse correctamente con el prójimo, de tener relaciones buenas y bellas, entonces debemos reconocer enseguida que todos somos, quien más quien menos, sordomudos, y es por ello que a todos dirige Jesús aquel grito suyo: effatá, ¡ábrete!. La diferencia es que la sordera física no depende del sujeto y es del todo inculpable, mientras que la moral lo es. Hoy se evita el término «sordo» y se prefiere hablar de «discapacidad auditiva», precisamente para distinguir el simple hecho de no oír de la sordera moral. 
Somos sordos, por poner algún ejemplo, cuando no oímos el grito de ayuda que se eleva hacia nosotros y preferimos poner entre nosotros y el prójimo el «doble cristal» de la indiferencia. Los padres son sordos cuando no entienden que ciertas actitudes extrañas o desordenadas de los hijos esconden una petición de atención y de amor. Un marido es sordo cuando no sabe ver en el nerviosismo de su mujer la señal del cansancio o la necesidad de una aclaración. Y lo mismo en cuanto a la esposa. 
Estamos mudos cuando nos cerramos, por orgullo, en un silencio esquivo y resentido, mientras que tal vez con una sola palabra de excusa y de perdón podríamos devolver la paz y la serenidad en casa. Los religiosos y las religiosas tenemos en el día tiempos de silencio, y a veces nos acusamos en la Confesión diciendo: «He roto el silencio». Pienso que a veces deberíamos acusarnos de lo contrario y decir: «No he roto el silencio». 
Lo que sin embargo decide la calidad de una comunicación no es sencillamente hablar o no hablar, sino hablar o no hacerlo por amor. San Agustín decía a la gente en un discurso: Es imposible saber en toda circunstancia qué es lo justo que hay que hacer: si hablar o callar, sin corregir o dejar pasar algo. He aquí entonces que se te da una regla que vale para todos los casos: «Ama y haz lo que quieras». Preocúpate de que en tu corazón haya amor; después, si hablas será por amor, si callas será por amor, y todo estará bien porque del amor no viene más que el bien. 
La Biblia permite entender por dónde empieza la ruptura de la comunicación, de dónde viene nuestra dificultad para relacionarnos de una manera sana y bella los unos con los otros. Mientras Adán y Eva estaban en buenas relaciones con Dios, también su relación recíproca era bella y extasiante: «Ésta es carne de mi carne...». En cuanto se interrumpe, por la desobediencia, su relación con Dios, empiezan las acusaciones recíprocas: «Ha sido él, ha sido ella...». 
Es de ahí de donde hay que recomenzar cada vez. Jesús vino para «reconciliarnos con Dios» y así reconciliarnos los unos con los otros. Lo hace sobre todo a través de los sacramentos. La Iglesia siempre ha visto en los gestos aparentemente extraños que Jesús realiza en el sordomudo (le pone los dedos en los oídos y le toca la lengua) un símbolo de los sacramentos gracias a los cuales Él continúa «tocándonos» físicamente para curarnos espiritualmente. Por esto en el bautismo el ministro realiza sobre el bautizando los gestos que Jesús realizó sobre el sordomudo: le pone los dedos en los oídos y le toca la punta de la lengua, repitiendo la palabra de Jesús: effatá, ¡ábrete!. En particular el sacramento de la Eucaristía nos ayuda a vencer la incomunicabilidad con el prójimo, haciéndonos experimentar la más maravillosa comunión con Dios. 

(Aporte de P. Raniero Cantalamessa, ofm cap, comentario al Domingo XXIII del tiempo ordinario, Ciclo B.)

Para la reflexión personal y grupal:
¿Dejamos hablar y sabemos escuchar?
¿Tenemos los oídos prestos para escuchar a Dios?


ORACIÓN-CONTEMPLACIÓN.

EPIDEMIA DE SOLEDAD.
¡Abrete!
Dice Gabriel Marcel que «sólo hay un sufrimiento y es el estar solo». La afirmación podrá parecer exagerada, pero lo cierto es que, para muchos hombres y mujeres de hoy, la soledad es el mayor problema de su existencia.
Aparentemente, el hombre actual está mejor comunicado que nunca con sus semejantes y con la realidad entera. Los medios de comunicación se han multiplicado de manera insospechada. El teléfono permite mantener una conversación con las personas más distantes. El televisor introduce hasta nuestro hogar imágenes de todo el mundo. La radio ha terminado con el aislamiento. Por otra parte, se impone lo público sobre lo privado. Se habla de asociaciones de todo tipo, círculos sociales, relaciones públicas, encuentros. Pero todo ello no impide que una soledad indefinida, difusa y triste se vaya apoderando de muchos hombres y mujeres. Hogares donde las personas se soportan con indiferencia o agresividad creciente. Niños que no conocen el cariño y la ternura. Jóvenes que descubren con amargura que el encuentro sexual puede encubrir un egoísmo engañoso. Amantes que se sienten cada vez más solos después del amor. Amistades que quedan reducidas a cálculos e intereses inconfesables.
El hombre actual va descubriendo poco a poco que la soledad no es necesariamente el resultado de una falta de contacto con las personas. Antes que eso, la soledad puede ser una enfermedad del corazón. Si mi vida es un desierto, el mundo entero es un desierto, aunque esté poblado de toda clase de gentes. Sin duda, son muchos los factores que pueden llevar a una persona a ese aislamiento interior que se expresa en frases cada vez más oídas entre nosotros: «Nadie se interesa por mí». «No creo en nadie». «Que me dejen solo. No quiero saber nada de nadie».
Pero para superar el aislamiento, es necesario abrirse de nuevo a la vida. Aceptarse a sí mismo con sencillez y verdad. Escuchar de nuevo el sufrimiento y la alegría de los demás. Romper el círculo obsesivo de «mis problemas». Recuperar la confianza en los gestos amistosos de los otros por muy limitados y pobres que nos puedan parecer. La fe no es un remedio terapéutico que pueda prevenir o curar la soledad. El creyente está sometido, como cualquier otro, a las tensiones de la vida moderna y las dificultades de la relación personal.
Pero puede encontrar en su fe una luz, una fuerza, un sentido, una energía para superar el aislamiento, la soledad y la incomunicación. Como aquel hombre sordo y mudo, incapaz de comunicarse, que escuchó un día la palabra curadora de Jesús: «Ábrete».

(Aporte de JOSE ANTONIO PAGOLA, BUENAS NOTICIAS, NAVARRA 1985.Pág. 225 s.)



Oración final:
“Señor, llamaste, clamaste, rompiste mi sordera; brillaste, resplandeciste, y disipaste mi ceguera; exhalaste tu perfume, respiré, suspiro por ti; gusté de ti, y siento hambre y sed; me tocaste, y me abrasé en tu paz”. Amén.
(San Agustín, Confesiones 10,27,38)


Hno. Javier.