24 abr. 2016

Nahuel Pennisi - Primavera (Con Franco Luciani)


letra

Novedad, tribulación, amabilidad P Alejandro de ISCA

Tres pistas para rezar en este V° Domingo de Pascua. Son pensamientos del Papa Francisco, ya en una homilía del año 2013, ya en la última exhortación: la alegría del amor. Tres simples y breves pensamientos para que la Palabra de Dios se haga carne en nosotros en este Domingo que el Señor nos regala!
1. Novedad… En la segunda lectura hemos escuchado la hermosa visión de san Juan: un cielo nuevo y una tierra nueva y después la Ciudad Santa que desciende de Dios. Todo es nuevo, transformado en bien, en belleza, en verdad; no hay ya lamento, luto… Ésta es la acción del Espíritu Santo: nos a trae la novedad de Dios; viene a nosotros y hace nuevas todas las cosas, nos cambia. El Espíritu nos cambia. Y la visión de san Juan nos recuerda que estamos todos en camino hacia la Jerusalén del cielo, la novedad definitiva para nosotros, y para toda la realidad, el día feliz en el que podremos ver el rostro del Señor, ese rostro maravilloso del Señor Jesús, podremos estar con Él para siempre, en su amor. Ven, la novedad de Dios no se asemeja a las novedades mundanas, que son provisorias, pasan y siempre se busca algo más. La novedad que Dios ofrece a nuestra vida es definitiva, y no sólo en el futuro, cuando estaremos con Él, sino también hoy: Dios está haciendo todo nuevo, el Espíritu Santo nos transforma verdaderamente y quiere transformar, contando con nosotros, el mundo en que vivimos. Abrámosle la puerta, dejemos que Él nos guíe, dejemos que la acción continua de Dios nos haga hombres y mujeres nuevos, animados por el amor de Dios, que el Espíritu Santo nos da.
2. Tribulación... En la primera lectura Pablo y Bernabé afirman que “hay que pasar muchas tribulaciones para entrar en el reino de Dios” (Hch 14, 22). El camino de la Iglesia, también nuestro camino cristiano personal, no son siempre fáciles, encontramos dificultades, tribulaciones. Seguir al Señor, dejar que su Espíritu transforme nuestras zonas de sombra, nuestros comportamientos que no son según Dios, y lave nuestros pecados, es un camino que encuentra muchos obstáculos, fuera de nosotros, en el mundo en el que vivimos que frecuentemente no nos comprende, y también dentro de nosotros, en nuestro corazón. Pero las dificultades, las tribulaciones, forman parte del camino para llegar a la gloria de Dios, como para Jesús, que ha sido glorificado en la Cruz; las encontraremos siempre en la vida. No nos desanimemos: tenemos la fuerza del Espíritu para vencer nuestras tribulaciones.
3. Amabilidad… “Les doy un mandamiento nuevo: ámense los unos a los otros. Así como yo los he amado, ámense también ustedes los unos a los otros. En esto todos reconocerán que ustedes son mis discípulos: en el amor que se tengan los unos a los otros” (Jn 13) Y así llego al último punto. Es una invitación que nos hace el Señor. Bien concreta, para que nuestras vidas sean expresión de aquello que el mismo Francisco nos exhorta a vivir en AMORIS LAETITIA N° 99-100: 99. Amar también es volverse amable, y allí toma sentido la palabra asjemonéi. Quiere indicar que el amor no obra con rudeza, no actúa de modo descortés, no es duro en el trato. Sus modos, sus palabras, sus gestos, son agradables y no ásperos ni rígidos. Detesta hacer sufrir a los demás. La cortesía «es una escuela de sensibilidad y desinterés», que exige a la persona «cultivar su mente y sus sentidos, aprender a sentir, hablar y, en ciertos momentos, a callar»[107]. Ser amable no es un estilo que un cristiano puede elegir o rechazar. Como parte de las exigencias irrenunciables del amor, «todo ser humano está obligado a ser afable con los que lo rodean»[108]. Cada día, «entrar en la vida del otro, incluso cuando forma parte de nuestra vida, pide la delicadeza de una actitud no invasora, que renueve la confianza y el respeto [...] El amor, cuando es más íntimo y profundo, tanto más exige el respeto de la libertad y la capacidad de esperar que el otro abra la puerta de su corazón»[109]. 100. Para disponerse a un verdadero encuentro con el otro, se requiere una mirada amable puesta en él. Esto no es posible cuando reina un pesimismo que destaca defectos y errores ajenos, quizás para compensar los propios complejos. Una mirada amable permite que no nos detengamos tanto en sus límites, y así podamos tolerarlo y unirnos en un proyecto común, aunque seamos diferentes. El amor amable genera vínculos, cultiva lazos, crea nuevas redes de integración, construye una trama social firme. Así se protege a sí mismo, ya que sin sentido de pertenencia no se puede sostener una entrega por los demás, cada uno termina buscando sólo su conveniencia y la convivencia se torna imposible. Una persona antisocial cree que los demás existen para satisfacer sus necesidades, y que cuando lo hacen sólo cumplen con su deber. Por lo tanto, no hay lugar para la amabilidad del amor y su lenguaje. El que ama es capaz de decir palabras de aliento, que reconfortan, que fortalecen, que consuelan, que estimulan. Veamos, por ejemplo, algunas palabras que decía Jesús a las personas: «¡Ánimo hijo!» (Mt 9,2). «¡Qué grande es tu fe!» (Mt 15,28). «¡Levántate!» (Mc 5,41). «Vete en paz» (Lc 7,50). «No tengáis miedo» (Mt 14,27). No son palabras que humillan, que entristecen, que irritan, que desprecian. En la familia hay que aprender este lenguaje amable de Jesús. (Pbro.Alejandro Puiggari, rector del ISCA) Citas de AL: [107] Octavio Paz, La llama doble, Barcelona 1993, 35. / [108] Tomás de Aquino, Summa Theologiae II-II, q. 114, a. 2, ad 1. / [109] Catequesis (13 mayo 2015):L’Osservatore Romano,ed. semanal en lengua española, 15 de mayo de 2015, p. 9.

Enséñame ► Athenas Venica


Reflexion del Evangelio Padre Gustavo Jamut 24 de abril

los invitamos a visitar nuestras paginas www.sanroquercc.org.arwww.mensajerodelapaz.org.ar y www.peregrinosenlafe.com.ar y conozca las actividades que realiza nuestra comunidad Mensajero de la Paz

Diego Torres - Iguales




IGUALES


Yo no voy avergonzarme de estas lágrimas
ni callar mi corazón
ni rendirme en el perdón
porque es sincero lo que soy
no bajaré mi bandera…

Cada paso y cada huella tuya es única
de la cabeza a los pies, cada uno es como es
por eso déjame vivir
yo eligiré la manera

Pienso seguir
al borde del sol
aunque digan lo que digan
yo soy más fuerte
si me dicen no…

A todos se nos quiebra la voz
en todos hay un poco de Dios
yo soy igual a ti
tú eres igual a mi
y es uno solo el amor

Rescata de tu alma esa flor
y olvidará su sexo y color
yo soy igual a ti
tú eres igual a mi
y es uno solo el amor

Siempre hay más de una visión de la película
otros modos de mirar
muchas formas de escribir
y nadie tiene la verdad
las voces son infinitas…

No voy a cambiar la historia de esta América
suena fuerte mi canción
yo defiendo la razón
y no hay granada ni cañón
que ahuyente a un hombre que grita

Pienso seguir
al borde del sol
aunque digan lo que digan
yo soy más fuerte
si me dicen no…

A todos se nos quiebra la voz 
en todos hay un poco de Dios 
yo soy igual a ti 
tú eres igual a mi 
y es uno solo el amor 

Rescata de tu alma esa flor
y olvidará su sexo y color
yo soy igual a ti
tú eres igual a mi
y es uno solo el amor.