14 nov. 2014

Encuentro de Primera Comunión 2 -


Para empezar...

Vamos a ambientar un salón como si fuera el Cenáculo.

 Una mesa larga baja, almohadones en el piso (o no), todo iluminado con velas. Tenemos que tener preparado un lugar especial para el
Santísimo. Un altar con un mantel, la imagen de la Virgen, una vela.
Armar el lugar de manera que resulte un lugar cálido, lindo, que propicie la oración y el encuentro con Jesús.
Actividad
En un primer momento, los chicos van a estar afuera del salón. Los catequistas pueden explicar que van a vivir un momento muy especial, que hay alguien muy importante que nos está esperando para compartir un rato de oración entre amigos.
Aquí, en la puerta antes de entrar, les leemos Mt 18, 19-20 (“La oración común”). Una vez finalizada la lectura, entramos al salón y nos sentamos con los chicos alrededor de la mesa, mirando al Santísimo.
 Una vez que estamos todos acomodados en el salón leemos Lc 22, 14-20 (“La comida pascual y la institución de la Eucaristía”).
 Podemos señalar la similitud del lugar donde Jesús compartió una cena con sus amigos por última vez y en el que estamos nosotros. ¿Cómo nos hace sentir? ¿Nos dimos cuenta quién nos estaba esperando?
 Habiendo compartido la Palabra, nos disponemos a escuchar el siguiente audio:
https://www.youtube.com/watch?v=OVFIRBurcMA
¿Sentimos que nos habló a cada uno de nosotros? ¿Qué  sentimos cuando Jesús nos habla?

Podemos invitar a los padres que lleguen un ratito antes para que participen en la oración final y la bendición junto con Jesús y todos los chicos.

Sugerencia para los dos encuentros propuestos:
Es importante crear un clima de oración, donde prevalezcan la calidez y la belleza. Podemos poner una
música de fondo o invitar a algún catequista que toque la guitarra para cantar alguna de las canciones
que los chicos conocen mientras ellos desarrollan la actividad.

fuente :Vicaría Episcopal de Pastoral para niños -Arquidiócesis de Buenos Aires
www.vicarianiños.org.ar


Encuentro de Primera Comunión - 1

Vicaría Episcopal para niños


Para empezar...
Podemos comenzar iluminando el encuentro con la lectura Lc 18,35-43 (“Curación de un ciego de Jericó”) Una vez que leemos la Palabra, les proponemos a los chicos la actividad.
Actividad
Le damos a cada uno de los chicos un espejo pequeño (en el caso de no conseguir la cantidad suficiente de espejos para cada uno, se pueden utilizar tapas para bandejas de aluminio que se consiguen fácilmente en las papeleras). Les vamos a pedir que se miren detenidamente y que se dibujen como se ven.
 ¿Pudieron versebien? ¿Descubrieron algo que hasta ese momento no habían visto?

 Luego, les vamos a dar una hoja con la inscripción, “Así lo veo a Jesús…” y, como no lo podemos ver, les vamos a pedir que lo dibujen tal cual se lo imaginan.
 ¿Se parece a nosotros? ¿Todos lo imaginamos igual?

 Una vez que se pudieron ver a sí mismos y pudieron imaginarse y dibujar a Jesús, pensamos:
Alguna vez, ¿pudimos ver a Jesús en un amigo, en algún familiar, en algún vecino o en otra
persona que conozcamos?
¿Pudimos descubrir a Jesús en algún gesto que hayan tenido con nosotros?
Cuando tengan la respuesta, la van a escribir en la misma hojita donde dibujamos a Jesús diciendo: “Yo descubrí a Jesús en otro cuando…”.
La hoja puede estar dividida en dos para los dos momentos de la actividad con las dos frases principales ya escritas.
 Podemos pegar todas las hojas en un afiche o en cartulinas y ofrecerlas el día de la Comunión, o bien exhibirlas para que las familias puedan verlas a medida que vayan llegando a la celebración.
Oración final:
Para finalizar el encuentro, los invitamos a rezar juntos pidiendo por todos los
chicos que muy pronto van a recibir a Jesús en la Eucaristía.

Santa Margarita : JESÚS UN SOLO CORAZÓN, CONTAGIÉMOSLO -DE 4 A 7 AÑOS-

Material para los chicos de 4 a 7 años                                            
 GESTO: Así que hoy le trajimos unas hojas de papel y lápices de colores para que nos desparramemos acá y lo dibujemos, como podamos para llevarlo a casa, y que todos lo
conozcan. Y también un corazón de cartulina para dejarle a Jesús, y así somos con El un solo
corazón y nos recontagia su amor.
INVITACIÓN: Recordemos invitarlos en todas las misas, especialmente a los chicos de los diversos grupos y a sus hermanitos.

TEMA: CON JESÚS UN SOLO CORAZÓN, CONTAGIÉMOSLO.
OBJETIVOS: que los chicos sepan cuánto los quiere Jesús y qué
bueno es estar cerca de su calor.
ACTIVIDADES: Nos reunimos con los chicos ante la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y le contamos la historia de Santa Margarita, adaptadísima para ellos.

Narración: (catequista en primera persona)
Saben chicos, yo siempre tuve un problema, yo quiero ver a Jesús, ya sé que está en el cielo y en mi corazón pero yo desde muy chiquita tengo muchas ganas de verlo, en persona, de verdad verdadera.
Claro, no todo el tiempo, a veces me distraigo con la tele o con la compu o con mis amigos. Pero hubo una vez una chica muy linda que se llamaba Margarita, que como yo quería ver a Jesús, pero claro, ella no se distraía con nada, ella sólo quería verlo a Jesús.
Entonces cuando empezó a crecer y a hacerse grande se hizo monjita. Que son esas chicas que se visten parecido a la Virgen María, y viven todas juntas en una casa que se llama convento y rezan y trabajan, y en vez de casarse, sienten que están casadas con Jesús, una cosa rarísima, pero hermosa, rezan por todos los que no rezamos y ayudan a la gente como lo hace Jesús.
La cosa es que ella, siempre quería ver a Jesús, y se lo contaba a todo el mundo, y todos trataban de conformarla como a mí, diciéndole que estaba en el corazón. Pero ella nada, ella quería verlo, y se lo pedía con insistencia. Hasta que un día, se ve que lo había cargoseado tanto a Jesús con eso de “quiero verte, aunque sea por un segundo”, que cuando estaba rezando de pronto,
levantó la vista y a que no saben que!!, sí se le apareció, Jesús, hermoso, con una sonrisa hermosa, y Margarita, claro, casi se desmaya de amor, y cuando se refregó los ojos para verlo bien, vio que Jesús le mostraba su corazón, para mostrarle cuánto la
quiere a ella y a todas las personas y especialmente a los chicos, y cuánto amor tiene para dar. Y Margarita vio que de ese corazón salía fueguito, sí, fueguito!!!!, para contarle que los que se acercaban a El siempre estarían calentitos y reunidos como en un fogón.
Margarita, que dibujaba muy bien, sacó un lápiz de su bolsillo y lo dibujó en un papelito para que todos lo conozcan y le recen. Lo que quería Jesús era contagiarnos su amor para que nosotros también amemos a todos y nos crezca el corazón de amor.
Entonces un montón de pintores y de escultores hicieron cuadros y estatuas para que todos lo vean y le recen pidiendo que les contagie el amor de su corazón.
GESTO MISIONERO: Les damos estampitas del Sagrado Corazón para que repartan por el barrio. Podemos si es barrio de casas bajas, dar una vuelta manzana y entregarlas con los chicos, si no, se las damos para que las lleven a sus familias y maestros.
CANCIÓN: En el cancionero encontrarán la canción “Jesús te quiero pedir que me cambies el corazón”
MERIENDA COMPARTIDA: Recuerden lo importante que es reunirlos alrededor de la mesa.