22 may. 2014

La importancia de escuchar a jesus,"Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos.

                                                                                             

Agregar leyenda

Escritura: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre: el Espíritu de verdad, a quien el mundo no puede aceptar porque no lo ve ni lo conoce. Pero ustedes sí lo conocen, porque vive con ustedes y estará en ustedes" (Juan 14:15-17 - NVI).

Un tiempo atrás, antes de que ustedes nacieran, los teatros o cines frecuentemente proyectaban, los sábados en la tarde, una película para niños.  Todas las semanas los niños iban al cine y gozaban de una película.  Algunas de las más populares eran las del oeste en las cuales salían vaqueros como Roy Rogers (enseñe la fotografía de Roy Rogers).  Todas las semanas, en el momento en que el héroe estaba en una situación muy peligrosa y parecía que iba a salir mal de la situación y posiblemente morir, la película paraba y en la pantalla salían parpadiando las letras de la palabra "Continuará". ¡Oh, no! Ahora los niños tendrían que esperar hasta el siguiente sábado para saber si el héroe saldría libre de la situación en que se encontraba. El siguiente sábado, el película iba sobre algunas de las escenas que se habían proyectado el sábado anterior para que si alguien no había podido ver la película, por lo menos supiera lo que había ocurrido.

La lección bíblica de esta semana se parece un poco a esas películas de los sábados.  En realidad es la continuación de la lección de la semana pasada. En caso de que algunos de ustedes se la hayan perdido, déjenme explicarle lo que ocurrió.  Jesús estaba tratando de consolar a sus amigos. Él sabía que pronto regresaría al cielo y sus discípulos se quedarían solos. "No se angustien. Confíen en Dios, y confíen también en mí. En el hogar de mi Padre hay muchas viviendas; si no fuera así, ya se lo habría dicho a ustedes. Voy a prepararles un lugar. Y si me voy y se lo preparo, vendré para llevármelos conmigo. Así ustedes estarán donde yo esté."  Los discípulos no entendieron totalmente lo que Jesús decía, así que  en la lección de esta semana, Jesús continua: "Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos. Y yo le pediré al Padre, y él les dará otro Consolador para que los acompañe siempre."  El Consolador del cual Jesús estaba hablando es el Espíritu Santo. Jesús le pidió al Padre y él envió su Espíritu Santo a vivir en nosotros y ayudarnos a seguir a Jesús y obedecer sus enseñanzas.

¿Saben?, cuando tratamos de explicar cómo el Espíritu Santo no guía día a día, muchas personas no pueden entenderlo.  Jesús dijo: "El mundo no puede aceptarlo porque no lo ve ni lo conoce." ¿Saben lo que pueden ver?  Ellos pueden ver cómo tú y yo tratamos a otras personas. Pueden ver cuando somos generososos, amorosos, solidarios, serviciales y bondadosos.  He oído decir: "Tú eres el único sermón que algunas personas jamás oirán."  Eso es lo que tenemos que recordar, nosotros somos el sermón, el único sermón que algunas personas oirán.

Jesús dijo:"Si ustedes me aman, obedecerán mis mandamientos".  ¿Qué dijo Jesús que teníamos que hacer?  Él dijo: "Ámense los unos a los otros como yo los he amado".  Entonces le pidió al Padre que enviara al Espíritu Santo para ayudarnos.  Cuando otros vean cómo el conocer a Jesús ha cambiado la forma en que tratamos a otras personas, entonces ellos desearán conocerlo también.

Padre, ayúdanos a seguirte y a obedecer mientras el Espíritu Santo nos guia diariamente.  En el nombre de Jesús oramos. Amén.

SERMÓN CON ZAPATOS: Deje que los niños dibujen o tracen los pies de otro niño y pídale que lo recorten. Escriba en los pies - ¡SOY UN SERMÓN CON ZAPATOS! Estos pies pueden pegarse a otro pedazo de papel para exhibirlos o pueden ser pegados con cinta adhesiva a la espalda del niño mientras está en la iglesia.
PIE DE SERMÓN EN LA PARED: La maestra tendrá una número considerable de pies recortados. En ellos habrá escrito palabras que rimen. Mezcle los pies recortados y haga que, en orden, los niños escojan un pie y luego encuentren el otro que tenga una palabra que rime. Cuando la encuentren, pegarán ambos pies en la pared de manera que luzca como si estuvieran caminando. Ejemplos de palabras pueden ser CAMINA/EXAMINA; ORACIÓN/ACEPTACIÓN; PREDICA/DEDICA; VIVE/SOBREVIVE, es decir, un pie irá más afrente que el otro. Tal vez puedan discutir lo que quiere decir el par de pies (mientras caminas con Dios, debes examinar tu corazón para estar seguro que no estás pecando; mientras oras recuerda que una de las formas de ser el sermón es aceptando a otros; al predicar o contar una historia de Jesús, dedica tiempo para contestar preguntas que la persona pueda tener; si vives teniendo a Jesús en tu corazón, no hay duda que sobrevivirás o sobrepondrás cualquier problema que tengas pues él estará contigo y te ayudará.
PIES QUE SIGUEN: Pídale a los niños que se quiten los zapatos (si son pequeños la maestra o ayudante puede ayudarles) y hacer un camino con ellos el cual tengan algunos obstáculos para hacerlo más divertido. Cuando lleguen al final buscarán sus zapatos y luego se sentarán en un círculo para hablar sobre el tema de seguir a Jesús y obedecerle.
MONTAÑA DE ZAPATOS: Puede pedirle a los niños que se quiten los zapatos y hagan una montaña con ellos. Se pondrá una silla a cada lado de la montaña. Harán un relevo de zapatos separando los niños en dos equipos. Cada niño de un equipo correrá a la montaña, buscará sus zapatos, se sentará en la silla y se pondrá sus zapatos antes de regresar a su equipo para que otro de su equipo pueda hacer lo mismo. Cuando todos hayan terminado pueden discutir las maneras en que puedan ser un SERMÓN CON ZAPATOS y cómo pueden demostrar que siguen al Señor.
BÚSQUEDA DEL VERSÍCULO BÍBLICO EN EL ZAPATO: La maestra esconderá varios zapatos con palabras del versículo bíblico alrededor de un área designada. Cuando los niños encuentren el zapato, deberán buscar la palabra del versículo bíblico que se encuentra dentro del zapato y luego dársela a la maestra. Al final la maestra las pondrá sobre la mesa y los niños tendrán que ponerlas en orden pegándolas con cinta adhesiva en una cartulina, o dibujo, en forma de zapato que habrá en la pizarra.
AFICHE DE PALABRAS DEL SERMÓN: Deje que los niños decoren un pedazo de papel de construcción recortado en forma de zapato con las palabras SEA UN SERMÓN CON ZAPATOS. Los niños, utilizando marcadores o crayolas, escribirán palabras en letras más pequeñas que indiquen cómo, o qué cosas, tienen que hacer para ser un sermón ante otros. Algunas sugerencias son: generosos, amorosos, serviciales, buenos ayudantes, bondadosos, teniendo confianza en Jesús, compartiendo a Jesús con otros.
SIGUIENDO AL LÍDER: Los niños practicarán el juego de seguir al líder haciendo movimientos grandes primeramente y luego movimientos más pequeños. Se le recordará a los niños que tienen que prestar mucha atención al líder para ver lo que hace y poderlo hacer también. Después que todos hayan sido “líder”, siéntense y discutan la razón por la cual seguimos a NUESTRO LÍDER, JESÚS.

DELICIAS DE LA MAESTRA: (1) La maestra puede decidir llevar a los niños en una excursión corta. Los niños deberán seguirla donde vaya y al final recibirán una galletita o dulce. (2) La maestra puede tener una búsqueda de galletas o dulces mientras los niños tendrán que escuchar con mucho cuidado las instrucciones que la maestra dé para poder llegar a ellas. (3) Si hay tiempo, la maestra puede decidir dar la primera instrucción verbalmente y cuando los niños lleguen al lugar tendrán la segunda instrucción, escrita esta vez, que los llevará a un tercer lugar el cual le dará la información de dónde está el tesoro de la merienda. Puede tener cuantas instrucciones desee, pero asegúrese que hay meriendas para todos. Esto puede ser la base de una discusión acerca de seguir a Jesús todos los días y recibir las bendiciones que él da a todos los que obedecen.