Mostrando entradas con la etiqueta MISIONERA. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta MISIONERA. Mostrar todas las entradas

8 jul. 2013

¡ENVIA TRABAJADORES A LA COSECHA! LC10.1-12 Y EL ESPANTAPAJAROS

- www.vicarianiños.org.ar-Domingo 14 Durante el AñoCiclo C
 ¡Envía trabajadores para tu cosecha! 

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas      10, 1-9 

     El Señor designó a otros setenta y dos, además de los Doce, y los envió de dos en dos para que lo precedieran en todas las ciudades y sitios adonde Él debía ir. Y les dijo: «La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha.

     ¡Vayan! Yo los envío como a ovejas en medio de lobos. No lleven dinero, ni provisiones, ni calzado, y no se detengan a saludar a nadie por el camino.

     Al entrar en una casa, digan primero: "¡Que descienda la paz sobre esta casa!" Y si hay allí alguien digno de recibirla, esa paz reposará sobre él; de lo contrario, volverá a ustedes.

     Permanezcan en esa misma casa, comiendo y bebiendo de lo que haya, porque el que trabaja merece su salario. No vayan de casa en casa. En las ciudades donde entren y sean recibidos, coman lo que les sirvan; curen a sus enfermos y digan a la gente: "El Reino de Dios está cerca de ustedes".       Palabra del Señor. 

APORTES: DESAFÍO BÍBLICO
* Desafío del domingo anterior: Cita bíblica: “… tú ve a anunciar el Reino de Dios” Lc. 9, 60

 * Desafío: proponer a los chicos que busquen una frase en la Biblia y que para el próximo domingo digan cuál es el libro, capítulo y versículo. Quien cumple el desafío ganará una golosina, un aplauso, etc. La cita bíblica propuesta puede ser: “… los envió de dos en dos…” Lc 10, 1

 Recurso: ¡Envía trabajadores para tu cosecha!

Opción 1: Dramatización “El espantapájaros”

 Opción 2: Explicar el Evangelio


Materiales previos

Un animador que representará a un espantapájaros, vestido del personaje. Otros dos animadores (dueño del campo y amigo) que dialogarán delante de él.


Dramatización “El espantapájaros”


Dueño del campo: ¡Hola! ¿Cómo estás?


Amigo: ¡Hola! Yo bien… ¿Cómo vas con la siembra?


Espantapájaros: Mira atentamente la situación, puede mover la  cabeza hacia un lado y otro escuchando a los que hablan…


Dueño del campo: ¿Qué siembra?


Amigo: La que hacés todos los años. ¿Dónde están los trabajadores, las máquinas, las semillas, los fertilizantes?


Dueño del campo: Este año no hay nada de eso. ¡Me cansé! ¡No quiero sembrar más!


Espantapájaros: pone cara de admiración, de sorpresa…


Amigo: Pero si todos los años sembrabas maíz, soja y algodón…


Dueño del campo: No quiero trabajar más, es complicado, hay que luchar contra los insectos, las pestes, las plagas…


Amigo: Pero, muchas familias trabajaban acá, y además lo que vos producís es necesario para vivir: la harina que luego se convierte en pan, el algodón para vestirnos, la soja para alimentarnos…


Dueño del campo: Ya lo sé, pero no me interesa. Quiero estar en mi casa y no ver a nadie… ya tengo muchas cosas y dinero y no me hace falta nada más…


Amigo: Yo pienso que hay que trabajar y dar trabajo, salir y compartir la vida.


Espantapájaros: Mira con tristeza, agacha su cabeza, cuelga sus manos…


Luego… el Dueño del campo y el amigo se saludan y salen de escena.


Espantapájaros: ¡Y ahora, que voy a hacer de mi vida!, nunca pensé en quedarme sin trabajo.

Les cuento chicos, antes de plantar y remover la tierra, lo primero que hacía mi patrón era vestirme con ropa nueva, y eso era signo de que iban a sembrar el campo. Me ponían una camisa muy colorida, estrenaba un pantalón, un sombrero de paja, unos zapatos, y eso es todo lo que tengo y necesito para mi tarea.

Todos los que pasaban y me veían  radiante, bien loockeado, facha, con la ropa nueva sabían que se venía la siembra.

Yo trabajo las 24 hs. durante muchos meses y soy muy feliz cumpliendo mi misión.

Bueno, espero que mi patrón modifique su actitud y decida cambiarme la ropa y volver a sembrar.


Al final de la misa puede entrar el espantapájaros con otra ropa diciendo: ¡Mi patrón cambió de opinión y va a sembrar! ¡Hay Siembra, Hay Misión!


Dialoga con los chicos se reconstruye el Evangelio


+ El evangelio nos relata que un día Jesús designó a setenta y dos discípulos, para que vayan delante de Él a las ciudades. Debían ir de dos en dos.


+ Jesús los envió con las indicaciones precisas: que no llevaran muchas “cosas” encima y que regalaran la “Paz” en las casas. Además les dijo “Yo los envío como a ovejas en medio de lobos”.


+Jesús nos recuerda algo que no debemos olvidar nunca: “La cosecha es abundante, pero los trabajadores son pocos. Rueguen al dueño de los sembrados que envíe trabajadores para la cosecha”.


+ Recordamos la dramatización, escuchando las respuestas de los chicos…


- ¿Qué vimos recién? ¿Quiénes estaban? ¿Qué decían?

…dos escenas, … el diálogo de dos personas, el dueño y el amigo, escuchamos al dueño del campo diciendo que no quería sembrar más.

Vimos y escuchamos el corazón del espantapájaros...


Utilicemos esta caricatura del espantapájaros:


- El espantapájaros, del alguna forma, al recibir un cambio de ropa avisaba que se venía la siembra, algo así eran los 72 misioneros que enviaba Jesús, ellos preparaban la tierra para que después pueda llegar el Señor y realizar su tarea de anuncio.


- El espantapájaros no tenía muchas cosas, sólo una camisa, un pantalón, unos botines y un sombrero, Jesús les dice a los 72 que no lleven mucho, que sean sencillos.


- El espantapájaros sabía de su misión y eso lo hacía muy feliz.


+ Jesús, como a los 72, nos invita a misionar y nos dice ¡Vayan! a contagiar el amor que brota de su Palabra en el evangelio. Tenemos que anunciarlo en el colegio, en nuestros hogares, en el barrio, en la plaza, con los amigos, etc.


+ Hoy el anuncio se realiza desde el ejemplo, el medio más eficaz y visible que tenemos, siendo personas pacíficas, serviciales, generosas, solidarias, etc.


+ Jesús nos envía con las manos vacías, pero con el corazón lleno de su amor. Sabemos que Él está con nosotros.


+ Para realizar la misión es necesario tener “trabajadores”. Tenemos que comprometernos y rezar una y otra vez, para que el “dueño” envíe trabajadores para la cosecha.