2 mar. 2016

Parábola del hijo prodigo -Actividades interactivas para niños

Título del Sermón: "¡Él me ama!" y "Perdido y encontrado"

Escritura: Lucas 15:11-32
IDEAS AL CONTAR LA HISTORIA: Cuente la historia llevando a cabo varias "acciones" mientras la cuenta. Indíquele a los niños que alcen un dedo de cada mano cuando la historia diga que un hombre tenía dos hijos. Ponga dinero de jugar en la mesa cuando el hijo le pide al padre su parte de la herencia. Cuando la historia indique que el padre está triste y angustiado por su hijo, pídales que demuestren tristeza en sus caras. Quite el dinero de la mesa cuando la historia indique que no pasó mucho tiempo antes que el dinero fuera malgastado y se le hubiese acabado. Gruña (haga el sonido) como los cerditos cuando se hable del hijo alimentando a los cerdos. Pinchen la nariz y haga el gesto que usted hace cuando algo apesta, cuando se indica que el hijo estaba rodeado de cerdos apestosos. Cuando la historia indica que el hijo decidió mirar a su alrededor y ver su situación, viren la cabeza de lado a lado. Los niños se divertirán haciendo estas acciones al escuchar nuevamente la historia ya sea por la maestra u otro niño. Ellos no se olvidarán de las acciones hechas y posiblemente podrán contársela a sus familiares y amigos haciendo los gestos adecuados.
UTILERÍA PARA USAR EN LA HISTORIA: Entréguele un objeto a cada niño y deje que ellos indiquen la relación del objeto con la historia. Los objetos pueden ser dinero de jugar, sandalias, comida, cerdito plástico, un becerrito o vaca plástica, una invitación a una fiesta, globos, una sortija y algunos binoculares. (Si no tiene los objetos puede tener algún dibujo o fotografía de ellos.)
CORTA PRESENTACIÓN SACADA DE UNA BOLSA DE PAPEL: Antes de la actividad ponga en dos bolsas de papel una sortija, ropa de época de la historia, sandalias, una bandeja (para ser usada como mesa para la fiesta), tela para ponerla sobre "la mesa" y flores para dar un efecto festivo, y unos cuantos alimentos para la fiesta como galletas, jugos, paquetes pequeños de dulces, etc los cuales serán utilizados como la merienda de la clase. Divida la clase en dos equipos y pídale a ambos equipos que saquen lo que hay en la bolsa y representen una escena de la lección de hoy que refleje cuando el hijo llegó a la casa y la fiesta llevada a cabo. Ellos ya han escuchado la historia por parte suya y podrán entender lo de la fiesta hecha al regresar el hijo perdido. Discuta cómo se habrá sentido el padre al ver a su hijo regresar. También cómo se habrá sentido el hijo al llegar a su hogar. ¿Se habrán sentido contentos de estar en su casa? ¿Estará arrepentido del hijo de haber malgastado el dinero que su papá le dio? ¿Estará el hijo sorprendido por la forma en que se le recibió a pesar de todo lo que hizo? Piense en otras situaciones y compártalas.
GASTANDO DINERO EN LA SUBASTA: La maestra debe tener algunos objetos pequeños que los niños puedan comprar. Dele dinero de jugar a los niños (monedas y billetes) y permita que ellos traten de conseguir el objeto indicando y cuánto están dispuestos a dar. Puede ser que otros niños deseen dar más. Permítalo y véndaselo al mejor postor. Cuando todo el dinero de los niños haya sido gastado, saque un objeto grande que ellos deseen, pero que no puedan comprar, para ilustrar cómo debe haberse sentido el hijo pródigo al acabársele el dinero. Recuérdeles que no tenía ni aún para comprar alimentos. Discuta esta situación de la historia con ellos.
BANDERÍN "SOY ENCONTRADO": (Maestros, hagan esta actividad en sus casas antes de llevárselas a los niños para asegurarse que les queda bien.) Imprima las palabras del himno JESÚS ES LA LUZ DEL MUNDO y recorte alrededor del himno con tijeras de diseños. Resalte las palabras ''"yo ciego fui más ya puedo ver" con marcador amarillo. Pídale a los niños que peguen el himno en un cartón fino para recordarles del amor de Dios y su perdón. Si desea puede cubrir con la pega blanca de Elmer's, la que se usa para manualidades ("crafts") y déjela secar para que se vea brillosa y bonita.
AFICHE DE CELEBRACIÓN: En una cartulina escriba la oración "Yo ciego fui, mas ya puedo ver, gracias a Jesús" o "¡Jesús me encontró!". Pídale a los niños que escriban la palabra ¡CELEBRA! en distintos colores en diversas formas y muchas veces por toda la cartulina. Añádale otros diseños o etiquetas engomadas. Compartan sus ideas sobre la celebración habida cuando el padre se encontró con el hijo. Para los niños más pequeños pueden hacer la palabra CELEBRA para que ellos la tracen y luego decoren su dibujo con etiquetas engomadas y rayitas ondeadas y figuras geométricas a colores.
PERDIDO Y ENCONTRADO: Deje que los niños jueguen al esconder buscando un objeto pequeño escondido por la maestra. Tan pronto el niño encuentre el objeto se sugerirá otro objeto a buscar y los niños tratarán de encontrarlo. Continúe jugando, mientras tengan tiempo, buscando varios objetos que hayan sido escondidos por la maestra .
EXPLOTANDO GLOBOS: Escriba pecados cometidos por el hijo pródigo en un papelito y póngalo dentro de diferentes globos. Llene los globos antes de la clase y póngalos en un área denominada como "corral de los cerditos". Permítale a los niños tomar un globo y explotarlo para leer el pecado del hijo pródigo que se encuentra dentro del mismo. Pregúnteles que debió hacer el hijo pródigo en lugar de ese pecado.
CIRCULO DE GRUÑIR COMO LOS CERDITOS: Forme un círculo con los niños. Pídale a un niño que gruña una sola vez al niño que tiene a su derecha. Éste a su vez gruñirá una sola vez al niño que tiene a su derecha. Seguirán haciendo esto hasta que den la ronda. La regla es que el niño que está gruñiendo y el que recibe el gruñido no pueden reírse. De hacerlo tendrán que dejar el círculo. Todos los demás pueden reírse. Al dejar el círculo tendrá que irse al corral de los cerditos hasta que termine el juego. HACIENDO UN TÍTERE DE CERDO DE UNA BOLSA DE PAPEL: La maestra, antes de reunirse con los niños, dibujará 4 pezuñas, 2 orejas, 2 ojos y una nariz para que los niños coloreen y recorten y tendrá limpiadores de pipas para hacer el rabito encaracolado del cerdito. Dele una bolsa marrón a cada niño para hacer una títere con forma de cerdo pegando las partes indicadas en la bolsa. Permítale al que desee compartir esa parte de la historia con los demás.
CORRAL DE CERDOS: Utilizando las paletas de madera para las manualidades y pega permítale a a los niños crear un corral para los cerditos en forma cuadrada. Consiga fotos pequeñas de cerditos y péguelas en cartón y hágale una base para ponerlas en el corral. En la parte de atrás de cada cerdito puede escribir o pegar un pecado hecho por el hijo pródigo.
ABRAZO GRUPAL: Hagan como el padre y el hijo y dense un abrazo grupal comentando que esta es la clase de amor que Dios tiene para con sus hijos. Cuando uno de sus hijos se extravía, se pierde, o se va, Él siempre está listo para recibirlo en su hogar con brazos abiertos. Dios nos ama aún cuando no lo merecemos. Oren en esta posición para terminar la clase.

PARABOLA DEL HIJO PRODIGO -niños-


Tema: El amor de Dios es infinito e incondicional .


Objeto: Una margarita

Escritura: "Así que se puso en camino y regresó a la casa de su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y sintió compasión de él. Corrió a su encuentro, y lo recibió con abrazos y besos" (Lucas 15:20 -).

¿Alguna vez te has preguntado si Dios te ama o no? Quizás has hecho algo malo como decir una mentira, coger algo que no te pertenece o tal vez has desobedecido a tus padres. Aún así, ¿te ama Dios? Para obtener la contestación, puedes hacer el juego "Me ama, no me ama." Sabes como es este juego, ¿no? Coges una flor, generalmente una margarita, y comienzas a halar cada uno de los pétalos diciendo 'me ama' al halar el primero y 'no me ama' al halar el segundo. Continúas haciendo esto hasta que terminas de halar todos los pétalos. El último que hales se supone que te indique si te ama o no. ¿Crees que es una buena manera de saber si Dios te ama o no? No lo creo.

Para demostrar cuánto nos ama Dios, Jesús contó una historia acerca de un hombre que tenía dos hijos. Un día, el más joven de los dos hijos fue a donde su padre y le pidió que le diera todo el dinero que le tocaría cuando él muriera. El padre estuvo de acuerdo y le dio su herencia. Unos días más tarde, el hijo empacó todo lo suyo y se fue de la casa. Al llegar a un país muy lejos, gastó su herencia viviendo libremente. Cuando todo el dinero fue gastado, fue donde un agricultor a pedir trabajo. El agricultor lo contrató y le envió a alimentar sus cerdos. El joven estaba tan hambriento que aún el alimento que le estaban dando a los cerdos le parecía bueno para él comer.

Cuando finalmente el joven llegó a tener juicio, se percató que aún los sirvientes de su padre tenían una vida mejor que él. Se dijo a sí mismo: "Regresaré a mi padre y le diré: Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. No soy digno de ser llamado hijo tuyo. Por favor, permíteme regresar a casa y ser uno de tus sirvientes."

El joven comenzó el viaje de regreso a su hogar y a su padre. Cuando aún estaba lejos, su padre lo vio. Lleno de amor, corrió hasta su hijo, lo abrazó y lo besó. El hijo le dijo: "Padre, he pecado contra el cielo y contra ti. No soy digno de ser llamado hijo tuyo."

Pero su padre llamó a sus sirvientes y les dijo: "¡Pronto! Traigan el mejor vestido, y vístanlo; y pónganle un anillo en su mano, y calzado en sus pies. Traigan el becerro gordo y mátenlo y comamos y hagamos fiesta. ¡Comencemos la fiesta!"

El hermano mayor se enojó y se quejó a su padre: "He aquí, por tantos años te he servido, no te he desobedecido jamás, y nunca me has dado ni un cabrito para gozarme con mis amigos. Mas cuando llega tu hijo, que ha consumido tus bienes, celebras matando para él el becerro gordo."

Él entonces le dijo: "Hijo, siempre has estado conmigo, has hecho todo lo que te he pedido, pero era necesario hacer fiesta, porque este tu hermano era muerto, y ha revivido; se había perdido, y es hallado."

Padre, te damos gracias por tu amor constante. Estamos agradecidos de que aún cuando nos desviamos, tú nos recibes con los brazos abiertos. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

Parábola del hijo pródigo o Padre misericordioso

Sin misericordia no es posible

cor_color_contornoAdolfo Chércoles hace una sugerente exégesis de la parábola del hijo pródigo, correspondiente al cuarto domingo de cuaresma, destacando la actitud misericordiosa del Padre frente a sus vástagos en el contexto del Jubileo de la Misericordia. El padre tiene dos hijos que desconocen su corazón, lo más esencial y específico de su persona. El menor recibe la herencia y corta la relación con su progenitor, hasta que de una manera interesada regresa a casa hambriento y con la dignidad prácticamente perdida. El padre no le reprocha, hace fiesta, le devuelve sus atributos de filiación. El padre le mira de una manera única que genera la emoción y la alegría del que la percibe: “lo vio y se conmovió”. No como miramos nosotros. Con fuerza insiste el carmelita Miguel Márquez en esta verdad: “Necesitamos unas vacaciones de nosotros mismos, y la Iglesia necesita unas vacaciones de predicarse a sí misma, para predicar esa mirada única que hace que la vida de cualquier ser humano se sienta feliz de ser él mismo”.     Con la humildad de quien sabe que no es digno de ser llamado “hijo”, podemos decidirnos también nosotros a ir a llamar a la puerta de la casa del Padre: ¡Qué sorpresa descubrir que Él está en la ventana mirando el horizonte, porque espera siempre nuestro regreso! “Cuando todavía estaba lejos, el Padre lo vio y conmovido corrió a su encuentro, se echó a su cuello y lo besó” (Lc 15,20).
Tenemos por delante un gran reto pastoral en el anuncio del evangelio que ha de constituir, como subraya Carmen Pellicer, especialmente para los adolescentes y jóvenes, “en una verdadera provocación  de experiencias del reino que les inviten a esa vuelta antropológica al encuentro con Aquel que se conmueve al mirarnos con un amor incondicional”.
Al llegar el hijo mayor y enterarse de lo sucedido y, sobre todo, de la actitud benevolente del padre, se siente “ofendido”·: su “fidelidad” a ultranza parece no haber servido de nada. Mientras él no ha recibido ni un “cabrito”, la vuelta del disoluto ha llegado al extremo de matar hasta el “ternero cebado”. La actitud del hijo mayor es censurar al padre su generosidad, su inmensa misericordia. ¿No es quizá la actitud que hubiésemos tenido nosotros? Nuestra relación con los demás no es recuperadora, sino competitiva y excluyente. Nuestra “justicia” empieza y se acaba en nosotros mismos. Es incompatible con la misericordia. ¡Todos hubiésemos dicho con el hijo mayor que el padre aquel no era justo haciendo lo que había hecho!
¿Fue “injusto” el padre? Su salida en busca del “bueno” porque no quería entrar a la fiesta es el momento aciago de la escena: claramente le dice al padre por qué no quiere entrar: se siente discriminado, él tan cumplidor, “y ahora que ha venido ese hijo tuyo…”. ¡No dice “mi hermano”! ¡Es incapaz de llamar a su padre, padre nuestro!
La desventura del padre es su impotencia ante la negativa de uno de sus hijos de disfrutar en una fiesta por la recuperación de “este hermano tuyo que estaba muerto y ha vuelto a la vida, estaba perdido y ha sido hallado”. ¡No hay posibilidad de encontrarse con este Padre sin sentirse hermano de su otro hijo, que está llamado a la recuperación! La parábola no nos dice si entró. ¿Estamos nosotros dispuestos a entrar? Posiblemente la escena evangélica tenemos que culminarla nosotros, y parece que sin misericordia no es posible.
“Manga ancha”
Esta mirada incondicional la cultivó en el siglo XX san Leopoldo Mandic en Padua, donde siente que es “el confesor de la misericordia de Dios”. Algunos le reprochaban que era demasiado “blando” o que tenía mucha “manga ancha” con los pecadores. Él solía repetir: “Mi inspiración es el padre de la parábola del hijo pródigo”. ¿No es maravilloso?
El fraile menudo tuvo muy claro que ya seamos como el pródigo o como el hijo mayor, lo significativo es sentirnos hijos del padre misericordioso. Somos sus herederos, sus sucesores. Estamos destinados a seguir sus huellas y ofrecer a los demás la misma compasión que nosotros hemos recibido de Él. El retorno al padre es, para Luciano Sandrin, “la gracia y el desafío para llegar a ser el Padre, aquel que acoge en sus brazos a los pecadores arrepentidos, perdonándolos y reconciliándose con ellos, y hasta anticipándose a sus excusas”.
Animo a leer o releer en estos días cuaresmales El regreso del hijo pródigo. Meditaciones ante un cuadro de Rembrandt de Henri Nouwen. La pintura pasó a ser para él una ventana desde la que releer no solo la parábola, sino las diferentes etapas de su existencia. Un buen ejercicio cuaresmal puede ser releer en esta clave las fases de nuestra vida: la experiencia de ser el hijo más joven, la molesta pregunta sobre si no seré también el hijo mayor, la llamada que más nos desconcierta: ser el propio padre. Ahora es momento de regresar:
Regreso.
No sé bien de dónde:
¿de la escasez y de la vergüenza,
o quizá de creer que lo merezco todo
sin reconocerte mínimamente?

Regreso para comprobar de nuevo
tu abrazo sincero,
tu acogida incondicional de Padre bueno.

Regreso a la fiesta del encuentro.
            Vengo con vergüenza,
sé que no lo merezco
pero estoy tan vacío
que casi loco me he vuelto.

Regreso.
Fui demasiado altivo,
me creí el centro del mundo
y ahora compruebo
que solo Tú eres mi único rumbo.

Regreso.
Quiero abrazarte
y abrazar a mi hermano.
Da lo mismo el sentido de nuestro pecado,
nos alejamos de Ti
y ahora reconciliarnos es pura alegría,
que une la separación
gracias a un misterioso vuelco:
el de tu misericordia y tu amor.
Dibus: Patxi Velasco FANO
Texto: Fernando Cordero ss.cc.
- See more at: http://blogs.21rs.es/kamiano/2016/02/29/sin-misericordia-no-es-posible/#sthash.sqKMF4gp.dpuf

Entrevista del P. Livio a Marija Paulovic

Entrevista del P. Livio a Marija Paulovic acerca del Mensaje del día 25 de febrero de 2016
TRADUCCIÓN: Equipo Asociación Amor de Déu
P. Livio.- Queridos amigos, tenemos en directo a Marija desde Medjugorje que nos transmite el mensaje de la Reina de la Paz de hoy 25 febrero 2016. ¡¡Hola Marija!!
Marija.- Hola Padre Livio, saludos a todos los radioyentes de Radio María. Hoy 25 de febrero, como cada 25 del mes, la Virgen nos ha dado el siguiente mensaje: “Queridos hijos, en este tiempo de gracia os invito a todos a la conversión. Hijos míos, amáis poco y rezáis aún menos, estáis perdidos y no sabéis cuál es vuestro propósito. Tomad la cruz, mirad a Jesús y seguidle. Él se entrega a vosotros hasta la muerte en la cruz, porque Él os ama. Hijos míos, os invito a volver a la oración con el corazón, para que en la oración podáis encontrar la esperanza y el sentido de vuestra existencia. Yo estoy con vosotros y oro por vosotros. ¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”
P. Livio.- Marija, ¿puedo hacerte alguna pregunta?
Marija.- Sí, aquí estoy P.Livio.
P. Livio.- Cuando escucho este mensaje, me parece el de una madre preocupada porque somos un poco… “tibios”.
Marija.- Pues me parece que la Virgen esta vez es muy concreta porque nos llama a la conversión. Pues sí, es tiempo de conversión, tiempo de gracia como Ella dice, tiempo de Cuaresma, tiempo de penitencia, tiempo de renuncia; pero hoy de forma especial la Virgen nos ha querido marcar la renuncia en la que debemos trabajar más, que es la de cambiar nuestra vida y amar más. Porque nos dice, “amáis poco y rezáis todavía menos”, es decir, uno que ama a Dios sobre todas las cosas, ¡reza! Está mucho más en contacto con Dios. Por eso nos pide que miremos a Jesús y lo sigamos. Tomar cada uno nuestra cruz. Me acuerdo en una ocasión, de forma especial, la Virgen nos dijo, tomadla entre vuestras manos, era también en época de Cuaresma, nos lo dijo en uno de los mensajes… Es decir no somos bastante conscientes, P.Livio, de las gracias que estamos viviendo, de los dones que tenemos entre las manos…
P. Livio.- En cuanto a la conversión… pero, ¿usted no está ya convertida?
Marija.- No, la conversión para mí, lo que yo he entendido, es cuando muchas personas dicen, “yo me he convertido, he ido a Medjugorje y me he convertido”, y entonces yo me pongo a reír… Es decir, hemos empezado a intentar cambiar en algo, pero la conversión dura toda la vida. Cada uno de nosotros, cuando se levanta por la mañana debe decir: “hoy quiero ser mejor que ayer”, porque seguramente dentro de nosotros hay una batalla, entre el hombre bueno y el hombre “guerrero”, que quiere ocupar el lugar de Dios, como dice la Virgen… Hay una batalla entre el bien y el mal dentro de nosotros y nosotros estamos llamados de forma especial a ser Amor, ser oración, lo que Jesús nos pide, Amor hasta la muerte.
P. Livio.- En este tiempo de Cuaresma y de cara a la Pascua, también sería bueno preparar una buena Confesión, es lo que se recomienda para el tiempo pascual, porque este aspecto del Sacramento de la Confesión, nos ayuda también a llegar al camino de la conversión.
Marija.- No solamente, porque la Virgen en Medjugorje ha empezado a pedirnos a todos que tomemos un guía espiritual, un sacerdote, y nos ha dicho que hagamos semanalmente, aunque también mensualmente, un camino de conversión. Hoy, desgraciadamente todo se ha vuelto banal, no tenemos una meta, no tenemos el deseo de ser santos, porque lo que nos propone hoy el mundo son futbolistas, bailarinas, y la Virgen nos dice: "tomad las vidas de santos, imitadlos", porque hoy, ¿qué nos falta?, nos falta una puesta en práctica. Porque hoy vemos a nuestros jóvenes entretenidos en juegos, hábitos de mucha distracción y mucha vanidad. Y Ella nos dice: "dejad la vanidad, y seguid a Jesús, que ha muerto en la cruz por vosotros y os ama". Y hoy no hay unas figuras que arrastren a los jóvenes, hemos tenido a san Felipe Neri, a Don Bosco y otros tantos que eran carismáticos. Y ahora vemos que nuestro papa Francisco nos está llamando, hablando de forma simple, hemos de ser concretos, cuando habla en Santa Marta, y predica en la Santa Misa, lo oímos tantas veces, y se vuelve inmediato, nos fijamos en las palabras pero no las aplicamos a la vida práctica. Y la Virgen nos llama a actuar, a vivir un poco como nos dice el Santo Padre, a ser más concretos.
P. Livio.- Mmmm, esta frase de aquí… estáis perdidos y no sabéis cuál es vuestro propósito. Hay muchos que no saben de dónde vienen ni a dónde van, sin objetivo en la vida, yo creo que en esta Cuaresma la Virgen nos quiere poner una prioridad en nuestra vida: tener un objetivo, que cada uno tome su cruz.
Marija.- Es verdad, es verdad. Porque yo pienso que en este tiempo de consumismo, materialismo, etc., es cuando se ve esta perdición del alma. Y por esto creo profundamente que la Virgen nos está llamando, nos está diciendo: "volved a Dios, porque sin Dios no hay futuro". Y nos lo dice muchas veces… Sin Dios no tenéis sentido, ni tan solo ganas de vivir.
P. Livio.- Oye Marija, esta frase… "tomad vuestra cruz, mirad a Jesús y seguidle" y una vez la Virgen os dejó ver a Jesús justo durante la Pasión, creo ¿no?
Marija.- Era una vez cuando nos perseguían, nos habían llevado al manicomio, y sufrimos mucho porque nos llevaron a un manicomio donde había muchos locos, y nos decían, sois así. Imagínese nosotros, con dieciséis años, éramos niños, y estábamos asustados. Y cuando la Virgen se apareció, y llorábamos, le decíamos que no podíamos más, la Virgen nos dijo que no comiéramos ni bebiésemos nada de lo que nos dieran.
P. Livio.- ¿Por qué?
Marija.- Porque nos querían drogar. Lo supimos más tarde a través de uno de aquellos comunistas del gobierno, que estaba todo preparado para decir en televisión que los videntes se drogaban, etc. Pero ellos querían divulgar la noticia de que nos drogábamos. Y la Virgen nos dijo que aquel día ni comiéramos ni bebiéramos. Y más tarde, cuando nos llevaron de nuevo a la iglesia, y de la iglesia a casa, ya era de noche, estábamos asustados, la Virgen se apareció, y le dijimos de nuevo, llorando, que no podíamos más porque no entendíamos nada de todo lo que nos hacían, porque nos dijeron de todo, nos amenazaban, nos decían que el padre de Vicka, que estaba en Alemania, cuando volviera lo encarcelarían, que morirían de hambre porque él no ganaría dinero para mantener a la familia... Le dijimos a la Virgen: "no podemos más, nuestras familias están agitadas, nos amenazan, nos cogen y nos traen en ambulancia, nos llevan al hospital, al manicomio", en el manicomio nos decían que nos dejarían allí y que nos volveríamos locos. Y la Virgen nos dijo, mostrándonos a Jesús: "igual que Jesús sufrió por amor a la humanidad, vosotros lo haréis por Él".
P. Livio.- ¿Así estaba Jesús como en la Pasión, ensangrentado?
Marija.- Era Jesús, con la corona de espinas, lleno de sangre.
P. Livio.- Lleno de sangre.
Marija.-Si estaba todo lleno de sangre, lleno de cortes, de golpes. Recuerdo que no pude dormir en toda la noche.
P. Livio.- ¿Jesús os ha mirado?
Marija.- Jesús nos ha mirado pero no nos ha dicho nada. Hoy en día la Virgen nos pide firmeza, que seamos cristianos fieles, cristianos alegres, Porque los primeros cristianos eran perseguidos, los maltrataban, los pegaban, incluso los mataban.
También ahora los maltratan aunque quizás no tanto físicamente pero sí psicológicamente. Nunca como ahora están muriendo tantos cristianos en tantos lugares del mundo y el mundo permanece indiferente. Cuando un cristiano muere, no se habla. En cambio, cuando muere cualquier otro se habla mucho. Parece que los cristianos no importamos.
En cambio, la Virgen nos llama y nos pide que seamos firmes y fieles, que demos testimonio. Creo sinceramente que la Virgen nos está pidiendo y nos está preparando el terreno, un terreno nuevo: el triunfo de su corazón inmaculado y por eso, debemos pasar por estas tribulaciones y no debemos rendirnos. La Virgen nos pide que demos testimonio. Porque cuando damos testimonio, el resto puede ver la diferencia que hay entre ellos y nosotros. Los paganos se preguntan ¿qué distingue a un cristiano del resto? La paciencia, el amor, la comprensión, la solidaridad son cosas cristianas. La Virgen nos pide que vivamos en Cristo resucitado porque él ha sufrido mucho en la cruz.
P.Livio. - Es cierto
Marija.- Nosotros debemos tener ojos de Cristo resucitado. La Virgen nos pide que vivamos con nuestra mirada puesta en el Paraíso. Pero estamos atados a la Tierra. Somos como un bebé dentro del vientre de su madre donde se siente muy bien y no sabe que cuando salga podrá respirar, vivir. El bebé cree que el paraíso está dentro de su mamá. Como nosotros, que desconociendo la experiencia de la vida eterna, pensamos que la Tierra es el paraíso.
P.Livio. - La Virgen nos pide que vivamos con nostalgia del Paraíso, no con nostalgia de la Tierra…
Marija. - Sí, somos así de estúpidos, estamos atados a la tierra.
P.Livio. - Leía en una estadística que muchas personas de 50-60 años pierden la fe, no saben quiénes son, a donde van , de donde vienen….una señora me escribió y me dijo que era una de esas personas , que ya no era de iglesia, que no iba a misa y yo le dije que empezara a rezar con el corazón.
Marija.- Exactamente. Nosotros debemos luchar contra nosotros mismos. Debemos estar libres de nuestra propia libertad y no debemos estar absorbidos por cosas banales. Muchas veces buscamos la paz, la alegría en cosas equivocadas, cosas que no son de Dios. Por eso la Virgen está aquí desde hace tanto tiempo, para decirnos que sin Dios no tenemos futuro, no tenemos alegría, no tenemos vida eterna.
La Virgen nos dice “vuelve a Dios” porque cuando nos sentimos realizados, positivos, nos sentimos bien. Por eso cuando me encuentro con personas que se sienten perdidas, que han probado mil cosas, siempre digo que no encontrarán la alegría de vivir, ni la paz hasta que no vuelvan a Dios, hasta que no vuelvan a la oración.
P.Livio.- Es cierto.
Marija.- Y volver a la oración despacio, poco a poco. La Virgen de hecho nos dijo “empezar con 7 padrenuestros, 7 avemarías y 7 glorias, y después poco a poco va aumentando la oración. Y el resto va viniendo solo: ir a misa, participar de los sacramentos, confesarse, tener un guía espiritual… es tan bonito… de hecho, hay muchos sacerdotes dispuestos a ser guías espirituales. Yo digo, de la misma manera que cuando quieres comprarte un vestido bonito, sales a la calle, paseas y vas de tiendas, cuando queremos una vida espiritual tenemos que ir a la iglesia, buscar un sacerdote que nos guíe y nos ayude a seguir el camino. Sobre todo ahora en tiempo de Cuaresma, ya que el tiempo de Cuaresma es tiempo de gracia, tiempo de oración, tiempo de misericordia. Y además estamos en un año especial y podemos hacer cosas extraordinarias.
P.Livio. – Escucha Marija, ahora, para concluir, puesto que estamos en tiempo de Cuaresma, en el camino hacia la Pascua, la Madre de Dios nos habla de la cruz. Yo creo que podemos invitar a nuestros oyentes, en este tiempo, cuando la Madre de Dios nos dice que tenemos que rezar, que nos arrodillemos delante de la cruz para abrir el corazón a Jesús crucificado.
Marija.- Es verdad. Yo muchas veces veo a las personas que no saben y les digo: ve en una librería y coge un libro. Hay un libro que yo he regalado muchas veces, que se titula Quince minutos, pero también hay otros, y hoy en día se hace mucho la coronilla de la Misericordia, o la coronilla de la Virgen desatanudos. A mí, lo que me gusta mucho y que he hecho durante muchos años son las oraciones de santa Brígida, u otras oraciones. Ahora, en Croacia, se hace la Pasión del dolor de la Madre de Dios, no sé si hay algo parecido en vuestros países, pero es algo muy arraigado en la tradición croata. Esto sirve para rezar a Jesús, para meditar, contemplar, para dar gracias a Dios. Tenemos tantas cosas que nos pueden enriquecer: luego poco a poco empezamos a sentirnos cada vez más ricos, siempre tenemos para dar, para compartir, para rezar. Por eso os digo que la Madre de Dios nos está llamando: ¡rezad con el corazón!
P.Livio. – Gracias Marija. Escucha, hoy la Virgen ¿tenía un aspecto serio?
Marija.- Sí, hoy estaba seria. Seria y decidida.
P.Livio. – Nos pide que recemos, que nos convirtamos. Si no os perderéis. Es como una madre que está preocupada por nosotros.
Marija.- Yo creo que, sobre todo, la Virgen tiene un objetivo: el amor. Puesto que la presencia de la Madre de Dios entre nosotros es un singo del gran amor de Dios hacia la humanidad. Lo demás son palabras. Nosotros también estamos hablando mucho, pero el amor de Jesús hacia la humanidad, enviando a Su Madre entre nosotros, es una gracia.
P.Livio.- Perdóname Marija, quiero hacerte una última pregunta. ¿le has dicho algo a la Virgen, esta tarde? ¿No le has dicho ni una palabra?
Marija.- Sí, normalmente cuando la Virgen se aparece, siempre dice “¡Alabado sea Jesucristo!”, y nosotros contestamos “¡Siempre alabados sean, Jesús y María!”. Luego la Virgen se queda en silencio y nosotros le recomendamos todas las personas que nos lo han pedido. También esta noche he pensado en todos los oyentes de Radio María, en todo el mundo – y nosotros sabemos cómo nació Radio María, puesto que así lo quiso la Virgen –, y yo tengo confianza en las personas que trabajan, las personas que escuchan, son las personas que la Virgen define como la prolongación de sus manos, y yo, con todo corazón, cada día 25 del mes, encomiendo a la Virgen esta Radio, para que el Señor la proteja y proteja a todos los que la escuchan y que el Espíritu Santo ilumine a esas personas para que puedan ser unas pequeñas Marías en este mundo pagano que tanto necesita de Dios.
P.Livio. - Gracias de todo corazón, Marija.
FUENTE: Radio María, Italia. Entrevista del P. Livio a Marija Paulovic 

Mensaje del 2 de marzo de 2016 en Medjugorje



"Queridos hijos, mi venida entre vosotros es un regalo del Padre Celestial para vosotros. A través de su amor vengo para ayudaros a encontrar el camino hacia la verdad, para encontar el camino hacia mi Hijo. Vengo para confirmar la verdad. Deseo recordaros las palabras de mi Hijo. El dijo la palabra de la salvación para el mundo entero; palabra de amor para todos. El amor del que Él dio prueba con su sacrificio. Pero hoy muchos de mis hijos no le conocen. Ellos no quieren conocerlo, son indiferentes. A causa de su indiferencia mi Corazón está herido de sufrimiento. Mi Hijo estuvo siempre en el Padre. Nacido en la tierra, Él traía la divinidad y tomó de mi su humanidad. Con Él entre vosotros vino la Palabra, vino la luz del mundo que penetra en el corazón, lo ilumina y lo llena con amor y consuelo. Hijos míos, todos aquellos que lo aman pueden ver a mi Hijo, porque su rostro se ve en las almas que están llenas de amor hacia Él. Por eso, hijos míos, mis apóstoles,escuchadme. Dejad las cosas vacías y el egoísmo, no viváis para las cosas de la tierra, para las cosas materiales. Amad a mi Hijo y haced que otros puedan ver su rostro a través de vuestro amor por Él. Os ayudaré para que lo conozcáis todo lo que es posible, os hablaré de Él. Gracias".
La Reina de la Paz ha bendecido a todos los presente y todos los objetos religiosos. Después, como desea la Reina de la Paz, los sacerdotes han bendecido a todos los presentes y todos los objetos religiosos.
Nota: Traducción provisional. Ofreceremos la traducción definitiva cuando esté disponible.

El cortometraje chileno “Historia de un oso”

El cortometraje chileno “Historia de un oso”, inspirado en una víctima de la dictadura, se transformó anoche en la primera producción cinematográfica hecha en el país en recibir un premio Oscar.
“Historia de un oso” narra la historia de un papá oso que, a través de un diorama, recuerda cómo fue secuestrado por uniformados, alejado de su esposa y su hijo y forzado a trabajar en un circo, recoge EFE.
Osorio decidió lanzarse al mundo de la animación tras leer el libro “Kit de supervivencia del animador”, escrito precisamente por Richard Williams, su rival en la ceremonia.
Con esta cinta, el cine chileno recibió la segunda nominación a los Oscar de su historia, tras la candidatura de “No” de Pablo Larraín en 2013 a la estatuilla para la mejor película extranjera.