12 nov. 2013

MEDITACION PARA LC 21,5-19

El ministerio de Jesús en Jerusalén, culmina con el llamado “discurso escatológico”, es decir, la enseñanza sobre el fin. Nos ubicamos de nuevo en el Templo de Jerusalén. Lucas tiene una novedad: a diferencia del evangelio de Marcos, donde Jesús y los discípulos aparecen fuera del Templo (van bajando por el Monte de los Olivos y desde allí contemplan el Templo; ver Mc 13,3), según Lucas los oyentes se encuentran dentro y el tema de conversación es su  decoración interna. Esta ambientación le da mayor solemnidad al pasaje: ante Jesús está un amplio auditorio que incluye a los discípulos y a la multitud. De todo el discurso que allí Jesús pronuncia hoy leemos la primera sección. 

En este pasaje distinguimos tres partes:

(1) El anuncio de la destrucción del Templo (21,5-6)

(2) No dejarse confundir sobre la llegada del fin (21,7-11)

(3) El tiempo de persecución como oportunidad de testimonio (21,12-19)

 

El discurso de Jesús parece a primera vista oscuro y quizás algo negativo. Pero si miramos bien, notaremos cómo poco a poco va colocando palabras positivas, como si fueran luces discretas en medio de la oscuridad, y esto es lo que en última instancia importa. Notemos esta constante: caminando a través de las crisis maduramos para la plena vida.

 

1. El anuncio de la destrucción del Templo (21,5-6)

 Un comentario sobre el esplendor del Templo conduce al anuncio, por parte de Jesús, de que éste será completamente destruido en días futuros.

1.1. Los elogios de la belleza del Templo de Jerusalén (21,5)

En principio es una cuestión de apreciación artística. La estética de los arquitectos y el buen gusto de los peregrinos que han dejado allí sus ofrendas votivas es motivo de admiración de residentes y visitantes. La magnificencia del Templo obedece al gusto de su último reconstructor: el rey Herodes el Grande. Herodes, de origen idumeo (un pueblo de comerciantes al sur de Palestina), quiso ganarse el favor de sus súbditos promoviendo esta construcción de dimensiones casi colosales. Se hizo en el mismo lugar donde el rey Salomón había construido el primer Templo y donde después del retorno del exilio se había hecho la primera reconstrucción por parte del movimiento de Esdras y Nehemías.

En los días del ministerio de Jesús la construcción estaba bastante avanzada, si bien no terminada completamente. Los peregrinos no podían sino quedar boquiabiertos ante semejante edificación, la cual tenía lo mejor en materiales y decoración.

1.2. La profecía de Jesús.

Jesús le hace una réplica a los comentarios de la gente, anuncia un cambio de situación: “días vendrán” (el mismo lenguaje utilizado en 5,35 y 17,22 para señalar cambios radicales). Lo que la gente ahora “contempla” será destruido: los muros se vendrán al piso, “una piedra no quedará encima de otra”. En 19,44, precisamente antes de entrar en la ciudad santa y de cara a ella, encontramos una profecía similar por parte de Jesús. El mensaje de Jesús es que no hay que sentirse absolutamente seguro con el hecho de tener Templo (generalmente se espera que los bellos y grandes edificios duren mucho tiempo) porque un día será destruido. Ahora bien, hay un matiz en la frase que es digno de ser notado: el “llegarán días” se refiere a que el panorama del Templo destruido durará largo tiempo. Esto es importante para entender que el “fin” del que se va a hablar enseguida no es el día de la destrucción del Templo sino en ése período.

 

 2. Primera parte de la enseñanza: no dejarse confundir sobre la llegada del fin (21,7-11)

 Puesto que en la mentalidad judía de estos tiempos se pensaba que el fin del Templo sería uno de los signos del fin de los tiempos, la pregunta sobre la llegada del fin de la historia pasa ahora a ocupar el centro de atención:

(1) La gente plantea dos preguntas a Jesús (21,7) y (2) Jesús responde (21,8-11).

2.1. Las preguntas (21,7)

Jesús es interpelado en calidad de “Maestro”. A él se le plantea la doble pregunta: (1) cuándo sucederá y (2) qué signo inequívoco dará el pronóstico. En la pregunta llama la atención el plural: “estas cosas”. Esto se debe a que la destrucción del Templo es uno de los eventos distintivos de los últimos días, pero no el único. Por eso el discurso va más allá del asunto del Templo y se explaya en la enumeración de signos apocalípticos que ya estaban en la mentalidad popular. Sobre todo aquellos que tenían que ver con desgracias. Esto no es novedad: siempre que hay calamidades lo primero que se tiende a pensar es en el fin del mundo. Pero hay un punto importante que no podemos perder de vista si queremos entender el pensamiento lucano: que la suerte de Jerusalén está ligada a la del Templo, que es el signo de las relaciones de Alianza entre Dios y su pueblo. Su tragedia resulta de las vicisitudes comunes de la historia siendo, al mismo tiempo, emblemática de todas las crisis de la humanidad, en la cuales está siempre indicado el comportamiento del hombre para con Dios.

2.2. La respuesta (21,8-11)

Como se ve en la respuesta que sigue, a Jesús la pregunta por el “cuándo” le interesa poco o nada. El verdadero problema está en ver y comprender en esos acontecimientos (“estas cosas”) los signos” que remiten a la relación con Dios y a las decisiones más adecuadas que hay que tomar.

Notemos la respuesta se desarrolla en dos partes:

(1) Contra los charlatanes: advierte sobre los falsos Mesías (21,8-9).

(2) La realidad de la violencia: describe, en tres círculos concéntricos, tres niveles progresivos de conflictividad (21,10-11)

 En el centro de la enseñanza encontramos el aviso: “Aún no habrá llegado el fin” (21,9b). Ésta vale para ambas partes.

 

2.2.1. Contra los charlatanes: la advertencia sobre los falsos mesías (21,8-9)

Jesús habla fuerte, con imperativos. La enseñanza debe quedar inculcada en los oyentes. La fragilidad de sus seguidores parece preocupar a Jesús. Cuando se viven tiempos difíciles es muy fácil ser “engañados” (literalmente “apartados” o “desviados”, ver Ap 2,20; 12,9; 13,14), caer en manos de aprovechadores de la situación. Estos charlatanes aprovecharán las calamidades para anunciar el fin del mundo y se ofrecerán como rescatadores de los que no quieran perecer en los eventos finales. Con un nuevo plural, Jesús deja entender que éstos florecerán por todas partes y todo tiempo. Se presentarán:

(1) Como “Mesías”: Para tener credibilidad éstos se presentan en el nombre de Jesús, autodenominándose “Mesías”. Diciendo “Yo soy”.

(2) Como portadores de mensajes de parte de Dios. El contenido de su predicación es “el tiempo está cerca” (ver Dn 7,22 y su eco en Ap 1,3; 22,10), es decir, ganarán discípulos que adherirán a ellos esperando la salvación. En los Hechos de los Apóstoles se nos cuenta que situaciones similares sucedieron en aquellos tiempos: Hch 5,37; 20,30.

2.2.2. La realidad de la violencia: tres niveles progresivos de conflictividad (21,10-11)

Si bien los discípulos no deben dejarse “desviar” (o engañar) por falsos profetas que aparecen en tiempos de desgracia ofreciendo una salvación que no pueden dar, tampoco  deben escandalizarse ante la realidad del mal en el mundo. En medio de las guerras y de los desastres naturales se da una situación de muerte a la que hay que ponerle remedio, pero hay que tenerlo claro: no son vaticinio de parte de Dios de que ha llegado el fin inmediato del mundo. Siguiendo la lectura del pasaje notamos cómo se van describiendo eventos trágicos de menor a mayor escala planetaria, incluso cósmica. El mensaje es siempre el mismo: “El fin no es inmediato” (21,9b).

Notemos cómo en orden se van describiendo tres niveles de conflictividad:

Conflictos locales en Palestina. (21,8-9)

Los discípulos escucharán hablar de guerras e insurrecciones (ver Santiago 3,16). Aquí parece estarse hablando de guerras civiles. Es posible que se esté pensando en la guerra judía (66-70dC) que culminó en el 70 dC. También en esa época hubo falsas profecías y mala interpretación de los signos de los tiempos. Las guerras que aparecen en el discurso apocalíptico, son típicas de su lenguaje (Is 19,2; Ez 13,31; Dn 11,44; Ap 6,8). Los disturbios pueden llegar a hacer pensar que llegó el fin y llenar los corazones de miedo, pensando que no sobrevivirán. Lucas es claro cuando dice “primero”, es decir, “antes del fin”. Lo cual quiere decir que es apenas el comienzo de un largo tiempo. Así reafirma que: “el fin no es inmediato” (21,9b).

 

Conflictos internacionales (21,10)

Después de un breve quiebre en el discurso (“entonces le dijo…”), Jesús retoma el realismo de la descripción de situaciones de violencia: “Entonces, les dijo: “Se levantará nación contra nación y reino contra reino‟” (21,10). Los discípulos no deben aterrarse. Estos eventos están en el plan de Dios: deben suceder y así se realiza el plan de Dios (Dn 2,28). La idea de fondo sigue siendo la misma: esto no significa que ha llegado el fin.

 

Conflictos naturales en la tierra y en el cielo: signos cósmicos (21,11)

Pasamos ahora a los desastres naturales y a los signos cósmicos: “„Habrá grandes terremotos, peste y hambre en diversos lugares, habrá cosas espantosas, y grandes señales en el cielo‟” (21,10-11) También la literatura apocalíptica acostumbra hablar de terremotos (ver Is 13,13; Ageo 2,6; Zc 14,14; Ap 6,12; 8,5) y de eventos climáticos que matan las cosechas y provocan la hambruna (ver Is 14,30; 8,21; Ap 18,8).   Junto a los desastres en la tierra, se anuncia que se verán signos terribles en el cielo. Parece hacerse referencia a fenómenos inusuales que los astrónomos no consiguen explicar. Las convulsiones cósmicas también pertenecen a los típicos signos apocalípticos (ver Joel 2,30-31; Am 8,9; Ap 6,12-14). Todos son signos apocalípticos del fin pero no son el fin. La misma idea sigue martillando: “pero el fin no es inmediato” (21,9b).

 

3. Segunda parte de la enseñanza: el tiempo de persecución como oportunidad de testimonio (21,12-19)

Dentro del escenario de conflictividad que se da en el tiempo entre el ministerio de Jesús y el retorno glorioso del Señor al fin de la historia, ahora se sitúan los discípulos: “Antes de todo esto…”. También por causa de la fe se sufre violencia. Jesús nos invita a ver bajo esta nueva perspectiva la era de los mártires. Del peligro de ser “engañados” o confundidos pensando que estamos ante el “fin”, el discurso pasa a un peligro mayor al que se expone el discípulo: el peligro de sucumbir  ante la tentación de ceder en la fe. Los escenarios de la persecución que amenazan la fe y el testimonio de los discípulos son dos:

(1) El arresto y el juicio en los tribunales (21,12-15)

(2) La traición en la familia y el odio generalizado (21,16-19)

3.1. Fe y testimonio ante el arresto y el juicio en los tribunales (21,12-15)

Jesús primero describe el escenario y luego enseña cómo reaccionar frente a él. 

3.1.1. El escenario de la persecución (21,12-13)

Lo primero que se aclara es que lo anunciado ocurrirá “antes de todo esto”. Es decir que hay una antesala: la violencia entre los hombres y los desastres del mundo comienzan primero en la violencia –por parte de judíos y paganos- contra los discípulos por causa de su fe en Jesús. La persecución (ver 11,49), la captura y la entrega a las autoridades –como es frecuente en los Hechos de los Apóstoles (Hch 8,3; 12,4; 21,11; 22,4; 27,1; 28,17)- es una ocasión propicia para dar el testimonio de Jesús: “Esto os sucederá para que deis testimonio” (21,13). Lo importante es que este es el tiempo del testimonio. Hay que aprender de los mártires. Los lugares a los cuales serán llevados los discípulos son las “sinagogas” –las cuales tenían eventualmente la función de corte judicial local- y las “cárceles” –una forma de castigo ampliamente conocida (ver Hch 8,3; 22,4)-.

3.1.2. La enseñanza de Jesús sobre cómo reaccionar (21,14-15)

Habiendo dicho que enfrentarán situaciones penosas ante los jueces, ahora Jesús instruye a los discípulos para que sigan un comportamiento consecuente con su fe. Los que sufren por su nombre, reciben coraje y sabiduría de la persona de Jesús. Entonces no hay que dejarse dominar por la ansiedad, ya que Jesús promete que él mismo (“yo”) dará tanto boca (capacidad de expresión; ver Ex 4,11.15; Ez 29,21) como sabiduría (contenido; ver Hch 6,10). Pero a ellos les corresponde “Decidir no preparar el discurso” (ver 12,11). Es interesante notar en esta línea cómo el nombre de Jesús está en lugar de la conocida mención al Espíritu Santo (ver 12,12). En consecuencia, los adversarios no serán capaces de resistir. 

3.2. Fe y testimonio ante la traición en la familia y el odio generalizado (21,16-17)

Por segunda vez, y con un grado de tensión mayor, Jesús describe un segundo escenario de los conflictos por causa de la fe y educa a los discípulos para reaccionar adecuadamente frente a ellos. 

3.2.1. El nuevo escenario de la persecución (21,16-17)

El asunto se pone todavía más cruel cuando la persecución procede de los seres queridos: “Seréis entregados por padres, hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros” (21,16). Este nuevo escenario se desborda en el rechazo generalizado que reciben los discípulos de Jesús: “y seréis odiados de todos por causa de mi nombre” (21,17).  La violencia es como un espiral que sube desde la familia y va contagiando los diversos estamentos de la vida social. Aquí se habla expresamente de una violencia que se sufre por causa de la fe: el motivo es la lealtad a Jesús. Ésta destapa otras falsas lealtades (ver 6,22.27). También en este caso –en que describe una injusticia generalizada- Jesús acude al lenguaje apocalíptico profético, (Miqueas 7,4b-6). Pero es importante tener en cuenta la conclusión de esta profecía: “Mas yo miro hacia Yahvé, espero en el Dios de mi salvación: mi Dios me escuchará” (Mq 7,7).

3.2.2. La enseñanza de Jesús sobre cómo reaccionar (21,18-19)

Con todo lo cruel que pueda parecer y quizás hasta exagerado, Jesús está describiendo duras verdades. De ahí pasa a su exhortación final: un discípulo debe ser sólido en su fe y su testimonio, estos sucesos no pueden realmente debilitarlos. Es mostrando solidez como ellos alcanzarán la vida resucitada. En las palabras finales vemos cómo el “don” y el “esfuerzo” se aúnan en el camino de la fe.

(1) El don de Dios: “Pero no perecerá ni un cabello de vuestra cabeza” (21,18)

El discípulo, así como su Maestro que se abandonó en las manos del Padre (ver 23,46), se siente seguro de su Padre. Precisamente hablando de Dios Padre, en 12,7, Jesús le había prometido a sus discípulos leales que ni un cabello perecería (ver Hch 27,34). En un contexto de martirio estas son las palabras precisas que necesita oír el discípulo y apóstol de Jesús. Los conflictos parecerán grandes, horrorosa incluso la muerte de algunos hermanos, pero la comunidad de los discípulos no debe perder por esto su confianza en Jesús.

(2) El esfuerzo del discípulo: “Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas” (21,19)

Esta frase final también se podría traducir: “Sufriendo con entereza se salvarán” (P. Ortiz). En el fondo está virtud de la “paciencia” y la “entereza de carácter” como característica del discípulo. En otras palabras: saber cargar la propia cruz. Jesús espera discípulos que perseveren en la fidelidad así como él lo hizo y de esa forma alcanzarán la plenitud de la vida. La carta de presentación de un discípulo de Jesús será entonces: “Vosotros sois los que habéis perseverado conmigo en mis pruebas” (22,28).

Esto nos remite a otro pasaje lucano sobre el discipulado: es verdadero discípulo “oyente de la Palabra” es aquel que llega a “dar fruto con perseverancia” (8,15). Dicha perseverancia es el resultado del cultivo de la semilla de la Palabra del Reino en el corazón, y para esto es la “Lectio Divina”.

 

En conclusión… ¡Que no se acabe la profecía!

Ante la pregunta por el “cuándo” y el “cómo” de la llegada del “fin” y de cara ante la lista de acontecimientos trágicos enumerados, Jesús nos hace caer en cuenta que ninguno de ellos es exclusivo de ningún período histórico particular. Lo mismo vale para las persecuciones a los discípulos. Lo que cuenta es que en medio de ellas debe brillar la fuerza de la fe y del testimonio. Un discípulo de Jesús no es inmune a las crisis de la humanidad; pero en medio de ellas no puede caer ni en stress ni tampoco adormecerse acunado en falsas seguridades de espiritualidades superficiales que ignoran la realidad de la vida o invitan a la fuga de ella, sino movilizar la evangelización con la fuerza de los profetas.

Con las enseñanzas de hoy retomamos con mayor conciencia de sus implicaciones el evangelio de las Bienaventuranzas que leímos al inicio de este año: “Bienaventurados seréis cuando los hombres os odien, cuando os expulsen, os injurien y proscriban vuestro nombre como malo, por causa del Hijo del hombre. Alegraos ese día y saltad de gozo, que vuestra recompensa será grande en el cielo. Pues de ese modo trataban sus padres a los profetas” (Lc 6,22-23). 

En medio de las dificultades del mundo (violencia, pobreza, marginación, silenciamiento de las voces críticas) los discípulos son “profetas”. Como lo deja entender el pasaje de hoy, viviendo las actitudes enseñadas por Jesús, ellos encararán con realismo histórico y fe madura las violencias presentes y futuras, y alcanzarán la plena libertad.

Habrá dificultades, sí, muchas de ellas absurdas, pero así como en aquella ocasión que nos narra los Hechos de los Apóstoles, los discípulos siguen adelante “contentos por haber sido considerados dignos de sufrir ultrajes por el Nombre” (Hechos 5,41). Esto es vivir las bienaventuranzas y ser ante el mundo un signo de esperanza.

 

(Aporte del P. Fidel Oñoro, cjm, Centro Bíblico Pastoral para América Latina. CELAM)

DOMINGO 33 - LC 21,5-19 ...DIOS ES MI SALVACION

Tema: Jesús está con nosotros en momentos de temor.
Objetos: Pudiera usarse una serpiente de hule o una araña de juguete, aunque no es necesario.

Lucas 21:5-19; ¡Dios es mi salvación! Confiaré en él y no temeré. El Señor es mi fuerza, el Señor es mi canción; ¡él es mi salvación!» Isaías 12:2

¿Hay alguien que le tenga miedo a las serpientes? Y a la oscuridad.¿hay alguien que le tenga miedo a la oscuridad? ¿Alguien ha sentido temor al escuchar los truenos? Bueno, la verdad es que todos tenemos temor de algo. Aún los ricos y famosos sienten temor.

EL TEMOR DE VIAJAR EN AVIÓN: John Madden, el famoso entrenador de balónpie y comentador deportivo, tiene tanto miedo de volar que sólo viaja por autobús.  De hecho, tiene tanto miedo que se compró su propio autobús.  ¡Leí que el autobús le costó $800,000!  Creo que si sientes miedo de volar en avión, ayuda el poder tener el dinero para comprarte tu propio autobús.

EL TEMOR A LOS PAYASOS:  Probablemente hayas oído de Johnny Depp.  Fue el personaje principal de "Piratas del Caribe".   Puede que te sorprenda saber que  el ver a un payaso hace que este pirata tan valiente, tiemble en sus botas.  Sí, el tiene miedo a los payasos.

EL TEMOR A LAS ALTURAS:  El actor Liam Neeson es uno de las muchas personas que comparten este temor.

EL MIEDO A LOS INSECTORS: ¿Te dan miedo los insectos que caminan por el piso y paredes?  Bueno, pues no estás sólo.  La artista Scarlett Johansson le tiene miedo a las cucarachas, Nicole Kidman no soporta a las mariposas y el cantante Justin Timberlake le tiene miedo a las arañas.

 

Un día Jesús estaba con sus discípulos en el templo. Los discípulos estaban comentando de cuán bello era el templo. Jesús comenzó a decirles alguna de las cosas que iban a pasar. Les dijo que el templo sería destruído, que habría guerras, terremotos y gente muriéndose de hambre. También les dijo que iban a ser odiados y perseguidos y hasta echados en la cárcel. Estas cosas nos dan temor, ¿no es así? Se entiende, pues, el miedo sentido por los discípulos, pero Jesús les dijo que no sintieran temor. Le prometió que estaría con ellos y que ni siquiera uno de sus cabellos se perdería si ponían su confianza en él.

Jesús también ha prometido el ayudarnos cuando sintamos miedo. Todos tenemos nuestros temores, y el temor puede ser una buena cosa, pero no podemos dejar que nuestros temores nos mantengan alejados de gozar la vida que Jesús desea que tengamos. Después de todo, él ha prometido ayudarnos cuando sintamos temor.

Querido Jeús, ponemos nuestra fe y confianza en la promesa de que estarás con nosotros cuando sintamos temor. Amén.

CONSTRUCCIÓN Y DESTRUCCIÓN DEL TEMPLO: Dele a los niños bloques para que construyan el templo y compartan sobre la lección bíblica de hoy. Cada niño pueden destruir una parte del templo en el momento en que se diga que Jesús les dijo que eso iba a suceder.

LA PESCA DEL TEMOR: La maestra hará peces plásticos de cartones de leche antes de la clase. Cada pez puede ser pintado con pintura en aerosol y se le escribirá una palabra distinta (que reflejen los temores humanos) con un marcador de agua. Se le pondrá una presilla a cada pez. Se hará una caña de pescar con una rama y un cordón y se le pondrá un magneto o imán al final del cordón. Deje que los niños pesquen los peces que se encontrarán detrás de un cartón o en un cubo, etc. Después que los niños hayan pescado sus peces y hayan leído la palabra que aparece en su pez (oscuridad, una clase nueva, ruidos fuertes, trueno, etc), permítale a los niños tirar su pez en un cubo de agua. ¡Las palabras desaparecerán debido a los marcadores de agua. Luego pueden hablar de cómo sus temores también desaparecerán cuando confíen en Jesús!

EL ÁRBOL DE NO TEMER: Permítale a los niños hacer un árbol trazando su mano abierta y parte de su brazo. Luego deberán hacer “hojas” con sus huellas dactilares pintándolas en los colores verde, anaranjado, marrón y amarillo. Los niños podrán escribir NO HAY TEMOR en algunas de sus hojitas de huellas dactilares u otras palabras de nuestra historia como NO TENGAN MIEDO; JESÚS ME AYUDARÁ, etc. Este papel del ÁRBOL DE NO TEMER puede ser pegado en un papel de construcción marrón o anaranjado para hacer un afiche otoñal muy bonito.

AFICHE DE ACCIÓN DE GRACIAS: Dele a los niños dibujos o etiquetas engomadas para pegar en un papel de construcción anaranjado en el cual se le pondrá el título de DA GRACIAS POR NO TEMER PUES JESÚS ESTÁ AQUÍ. Pueden pegarle hojas con cosas por las cuales los niños le dan gracias a Dios o dibujos o recortes de revistas que reflejen por lo que ellos están agradecidos (familia, iglesia, escuela, juguetes, maestros, etc.)

PAREANDO CALABAZAS: Opción 1: La maestra tendrá calabazas recortadas para un juego de pareo. Frases a parear (2 de cada una) pudieran ser AYUDA DE JESÚS; NO HAY TEMOR; DISCÍPULOS; TEMPLO; CONFÍA EN JESÚS; etc.

La opción 2 puede ser el que los niños puedan correr a lo que sería un afiche en el cual se ha dibujado un calabazar y recoger una de las calabazas hechas por la maestra, ver y leer lo que está escrito detrás de la calabaza en el afiche. Luego podrán comentar lo que significa para ellos la palabra o frase leída.

BIZCOCHITOS CON CARITAS ALEGRES: La maestra suplirá a cada niño un bizcochito con glaseado anaranjado adornado con una carita alegre hecha con glaseado marrón. Los niños se comerán su bizcochito después de compartir con la clase acerca de situaciones en la cuales no han tenido temor al pensar que Jesús está cerca de ellos.

PEREGRINA DEL TEMOR: Dibuje dos juegos de peregrina en el piso o el estacionamiento de la iglesia. En una piedra escriba la palabra TEMOR la cual será tirada a uno de los cuadrados de la peregrina mientras juegan. Los niños no pueden saltar al cuadrado en el cual se encuentra la piedra. Dibuje más juegos de peregrina si tienen muchos niños. Puede hacer el juego más interesante si los niños, al tirar la piedra, comparten uno de los temores que tienen.

CARAS TEMEROSAS: Provéale a los niños tarjetas y almohadillas de tinta de varios colores. Los niños harán diferentes impresiones dactilares y usarán un marcador fino o un bolígrafo para dibujar una cara que demuestre temor. Entonces usarán un marcador de color brillante para escribir en la parte superior de la tarjeta NO TENGAS TEMOR PUES JESÚS ESTÁ CERCA.

BROCHE NO TENGAS TEMOR: Haga que cada niño recorte un círculo en una cartulina o cartón duro y coloree y decore los bordes. Escriba NO TEMA…JESÚS ESTÀ CERCA y pegue, en la parte de atrás y con cinta adhesiva, un imperdible para poder ponérselo en su camisa.