24 ago. 2013

MEDITACION LS 13,22-30...EL CAMINO DE LA SALVACIÓN.

En cuanto trascurre la subida de Jesús a Jerusalén, Jesús forma a sus discípulos y responde la pregunta planteada por un desconocido. Esta era una de las preguntas más debatidas en la época: ¿Cuántos serán salvados? ¿Muchos o pocos?

En este pasaje escuchamos una de las lecciones más bellas de Jesús sobre la mesa abierta del Padre para todos, mesa en la que el Dios del Reino acoge a todos los hombres y mujeres del mundo. Es verdad que es gratuito pero se requiere un compromiso claro, el de las exigencias que plantea el discipulado, para poder acceder.

 “Atravesaba ciudades y pueblos enseñando, mientras caminaba hacia Jerusalén” (Lucas 13,22). Con esta primera frase del evangelio de este domingo contemplamos la geografía que recorre un Jesús incansablemente misionero. Con la fuerza del Espíritu (ver 4,18), Jesús va sembrando la semilla de la Palabra en cada conglomerado humano para hacer de él un jardín en el que germina la vida en abundancia (ver 8,15). Al mismo tiempo, con libertad profética se va aproximando a la ciudad en la que lo aguarda su destino y ni siquiera las amenazas contra su vida por parte del rey  Herodes lo apartan de su camino (ver 13,31-33).

En este camino Jesús responde con firmeza las preguntas y requerimientos que se le plantean: la de los hijos de Zebedeo (9,54), las de los tres candidatos al discipulado (9,57.59.61), la del legista (10,26.29), la de Marta (10,40), la de uno de los discípulos (11,1), la de una mujer anónima en medio de la multitud (11,27), la de otro legista en un banquete (11,45), la del un hermano menor que reclama la herencia (12,13), la de Pedro (12,41), la del jefe de la sinagoga (13,14). Si observamos bien, en todos los casos Jesús nunca deja de responder y siempre dice verdades incómodas, ateniéndose a la coherencia de su mensaje. Él no quiere engañar a nadie con falsas ilusiones.

1. Una nueva pregunta para Jesús

En este camino se le plantea una nueva pregunta que lleva en el fondo una ironía: “Señor, ¿son pocos los que se salvan?” (13,23).

¿Qué trasfondo e implicaciones tiene la pregunta? La pregunta tiene dos presupuestos: (1) Jesús ha sido presentado en este evangelio como  el “Salvador” (2,11) y (2) Jesús ha planteado  exigencias fuertes que pueden llevar a pensar que la salvación es muy complicada. Todavía hay una tercera idea en el fondo: ¿será que tendrá éxito la misión de Jesús?  ¿cuántos llegarán hasta la meta siguiendo sus pasos? ¿cuántos se quedarán en el camino?

Esta pregunta no aparece porque sí. Quien la hace parece tener en mente también el texto de Isaías 37,32: “Pues saldrá un Resto de Jerusalén, y supervivientes (“salvados”, según LXX) del monte Sión”.

Este esquema bíblico de un “Resto” de salvados de en medio de todo un pueblo pecador – “el Resto de Israel”- no solamente estaba presente en la historia de Israel y en la  predicación de los profetas, sino también en la cultura religiosa de los tiempos del Nuevo  Testamento y aún un poco después. El tema se volvió punto de discusión. Por ejemplo, mientras unos decían que “solamente pocos serán salvados” (4 Esdras 8,3), por otro lado un grupo de escribas afirmaba que “Israel entero tendrá parte en el mundo futuro” (Mishná, Sanedrín 10,1) y solamente algunos pecadores particularmente culpables serán excluidos. También hoy escuchamos voces que le hacen eco a las dos tendencias. ¿Pero será que ésta es una pregunta válida? En el evangelio, Jesús no la desprecia. Cada persona tiene que preguntarse por la salvación, el punto es cómo enfoca la cuestión. Por tanto, que hoy coloquemos en primer plano el tema de la salvación, viene al caso. Es esto lo que en última instancia buscamos, todo debe apuntar allá; por eso hay que estar atentos, porque aún la multiplicidad de actividades pastorales –todas ellas ciertamente- importantes- puede llevarnos al peligro de perder de vista la búsqueda esencial, bajo riesgo de perder al final todos los esfuerzos. Todo debe estar encaminado hacia la salvación.

Volviendo al texto digamos que si, como se verá enseguida, la pregunta no está bien planteada, quien lo hizo al menos tuvo la valentía de expresarla y, como decimos hoy, “dio donde era”.

¿Cómo enfoca Jesús la respuesta?

Jesús no responde directamente la pregunta (ya vamos viendo que esto también es frecuente en Jesús), sino que aprovecha la idea central y se pronuncia desde otro nivel de comprensión más profundo. Jesús no responde con aritmética, no da cifras y ni siquiera avanza aproximaciones sobre el número de los salvados; si bien, dice una frase según la cual muchos “no” podrán (13,24b). Lo dice no como una sentencia perentoria sino como un llamado de atención para que no suceda. Vemos así cómo Jesús toma distancia del mundo de las especulaciones y más bien se

concentra en lo que es necesario hacer para salvarse. Al responder de esta manera deja implícito que todo el que quiera podrá ser salvado, siempre y cuando oriente su vida en esa dirección. En esto ya hay una lección importante: la preocupación por la salvación debe concretarse en un obrar según la justicia (ver 11,42; 13, 27), o sea, configurar la propia vida en la de Jesús.

Para explicar esto, acude a dos imágenes muy dicientes que iluminan lo que es la entrada en Reino de Dios: la puerta estrecha y la puerta cerrada. La primera aparece como una sencilla comparación lograda en una sola frase (13,24), la segunda constituye toda una parábola (13,25-30).

2. La “Puerta estrecha” o “el mientras tanto” (13,24)

La imagen que aparece es la de una casa de considerables proporciones en la cual, después de la puerta principal, sigue una gran sala de banquetes. “Puerta estrecha”. Es una figura. No es que la puerta tenga solamente pocos centímetros de ancho. No es que en la puerta del Reino haya obstáculos. No es que haya que dar codazos para entrar a la fuerza en medio de otros que quieren hacerlo al mismo tiempo. Simplemente quiere decir que hay que esforzarse, es decir, que los buenos propósitos no son suficientes, hay que “hacer” cosas concretas para entrar.

Ahora bien, con esto tampoco se quiere decir que una persona se salva solamente con sus propios esfuerzos. Es claro que no: nadie se salva a sí mismo, en última instancia todos somos salvados por Dios. El hecho es que ésta no se logra sin nuestra participación, la pasividad no sirve. Si es verdad que Dios nos salva, también es verdad que nos toma en serio como personas libres y responsables. Al decir de nuestro Padre San Agustín podríamos decir: “El que te creó sin ti, no te salvará sin ti”.

El término “luchar” que aquí aparece es la traducción de un término griego que –en su forma sustantivada- no nos es desconocido en la lengua castellana: “agonía”; con él se describe también la oración de Jesús en 22,44. Pero esta palabra no se refiere solamente a los que están en transe de muerte sino al esfuerzo intenso que concentra todas las energías de una persona en función de un objetivo, por eso era aplicado a los deportistas en las competencias. De esta manera se “entra”. Con esa misma intensidad un discípulo de Jesús debe canalizar sus mejores energías para vivir en santidad, no deseando otra cosa que alcanzar la comunión con Dios superando los obstáculos y distinguiendo lo prioritario de lo secundario. Este esfuerzo espiritual y moral será recalcado más adelante en este evangelio, en 16,16b: “Y todos se esfuerzan con violencia por entrar en él”.

En la segunda parte de la respuesta -“Muchos pretenderán entrar y no podrán” (13,24b)- vemos que de todas maneras Jesús se pronuncia en los mismos términos de la pregunta pero, como ya se dijo, dándole otra orientación. Se le preguntó si eran “pocos” los que alcanzaran la salvación, Jesús dice ahora que “muchos” no lo lograrán. Manteniendo el presupuesto de que en principio ninguno es excluido, ésta es una manera de decir que mucha gente que no quiera entrar ahora, muy probablemente querrá hacerlo más tarde, pero entonces ya no lo logrará. Y esto es lo que se va a ilustrar a continuación.

3. La “Puerta cerrada” o “el ya para qué” (13,25-30)

“Cuando el dueño de la casa se levante y cierre la puerta…” (13,25a).

La enseñanza anterior ahora es completada: debemos esforzarnos, es verdad, pero a tiempo: un día, con nuestra muerte, la puerta se cerrará y ahí se decidirá nuestro destino. Nosotros no disponemos del tiempo de manera indefinida (ver la parábola del “rico insensato”, 12,20). Es en ese momento en que se cierra la puerta y quien desease estar dentro ya debía haber entrado primero.

Como se puede ver, es Dios quien cierra la puerta, no nosotros. La hora de la muerte se escapa a nuestro control. De ahí que haya que estar siempre preparados. En este momento la parábola describe dos situaciones:

(1) La solicitud extemporánea para entrar y la declaración final de la exclusión (13,25-27).

(2) El dolor inmenso de los que se quedaron fuera del banquete ante el precioso espectáculo de la salvación que perdieron (13,28-29).

Inmediatamente después, Jesús concluye con un proverbio que hace la aplicación de la parábola (13,30).

La solicitud extemporánea para entrar y la declaración final de la exclusión.(13,25-27)

Veamos los datos del texto:

(1) La solicitud (13,25b)

“…Os pondréis, los que estéis fuera, a llamar a la puerta, diciendo: ¡Señor, ábrenos!” (13,25b).

Como lo dramatiza la parábola ése no es el tiempo para tocar la puerta, esto tenía que haberse hecho antes. Con esto se indica la seriedad del tiempo presente. Puesto que no tenemos soberanía sobre el tiempo, no conviene aplazar la conversión, desde el principio hay que comenzar a vivir el itinerario que conduce a Dios. Es una mala decisión dejar para el tiempo de la vejez la preocupación por la salvación.

(2) La declaración final de la “auto-exclusión” (13,25c)

“No sé de donde sois” (12,35c.27a)

Dos veces se les dice: “No los conozco”. La frase citada calca la fórmula del veredicto de excomunión israelita; con ella se declaraba la desvinculación de la comunidad y la ruptura de toda comunión personal con el implicado. ¿Por qué dice que no los conoce? Porque para participar de la comunión con Dios se exige la identificación con Él. Esto se explica en las frases que siguen: “hemos comido y bebido contigo, y has enseñado en nuestras plazas” (13,26a) y “retiraos de mi, todos los agentes de injusticia” (13,27b).

Pongámosle atención a estas dos frases. Frente al argumento de la comunión externa (“comer, beber, enseñarles”), aparece otro más fuerte: son “agentes (=obreros) de injusticia”, es decir, no están en comunión de vida con Dios. “Agente de injusticia” es aquel que desprecia la voluntad de Dios. Para nada sirven los privilegios anotados, que no eran más que una atracción para entrar en el Reino (el primer compartir de mesa era una invitación para la segunda), si no hay compromiso con la justicia del Reino, si no se comparte su estilo de vida poniendo en práctica sus enseñanzas (que es el verdadero sentido de la comunión de mesa).

Pero el rechazo tan tajante que se nota en la voz del dueño de la casa (voz de Dios) podría causar alguna extrañeza a los lectores. El rechazo tiene su razón de ser; lo que quiere decir es que Dios no comparte nuestras injusticias: ¿si una persona no está de acuerdo en vivir en comunión con la voluntad de Dios, cómo puede aspirar a vivir la comunión definitiva de vida con Él? Entonces, en realidad es cada uno quien se auto-excluye.

La comunión con Dios comienza a partir de la comunión con su querer. Una persona que lo rechaza se excluye a sí misma de la salvación. La salvación consiste en la comunión eterna con Dios que es la fuente y la plenitud de la vida. ¿Nos salvaremos? Como se muestra en la parábola, Dios no hace más que respetar y confirmar la decisión de cada persona.

El dolor inmenso de los que se quedaron fuera del banquete ante el precioso espectáculo de la salvación que perdieron (13,28-29).

“Cuando veáis”. De repente, desde fuera los excluidos de la salvación ven lo que pasa en la sala del banquete, que es símbolo del Reino definitivo. Dos escenas contrapuestas aparecen ahora: el llanto amargo de los excluidos y la comunión festiva de los salvados.

La amargura de la soledad.

“Allí será el llanto y el rechinar de dientes…” (13,28a). Los rechazados sumidos en la más intensa soledad lloran de manera inconsolable la ocasión perdida y la humillación: “mientras a vosotros os echan fuera” (13,28d). La alusión al “rechinar de dientes” (ver Prov 19,12a) da la nota trágica: describe rabia amarga; consigo mismos, por supuesto.

En este gran sentimiento de impotencia el llorar es expresión de duelo por lo que no se pudo alcanzar (ver el tercer “¡Ay!” de 6,25b) y que sólo pueden ver de lejos.

La alegría de la comunión.

La vida eterna es presentada como una fiesta comunitaria con el Señor en el Reino de Dios. La imagen de la mesa compartida destaca la profunda intimidad con Dios y la participación de su vida que allí se da. Pero no sólo con Dios, también con los demás. Aquí la comunión con Dios y con los demás es plenitud de alegría y de fiesta; la salvación es el máximo de la felicidad. Entonces la mirada de los excluidos va repasando lentamente la sala y va observando quiénes son los comensales del Reino, cómo está compuesta la comunidad de los salvados. Allí se distinguen tres grupos de personajes:

(a) los patriarcas: Abraham, Isaac y Jacob (13,28b);

(b) todos los profetas (13,28c);

(c) gente proveniente de los cuatro puntos cardinales, o sea, de todas las naciones del mundo (13,29a).

Por tanto, la plenitud y la riqueza de nuestra vida humana consiste también en la plenitud y la profundidad de nuestras relaciones con las demás personas. Con la muerte, las relaciones humanas no se acaban sino que alcanzan su máximo nivel de profundidad. Pero hay un aspecto histórico importante que está relacionado con la salvación. Ésta hay que verla a partir de las grandes acciones de Dios por su pueblo a lo largo de la historia de la salvación que comienza con Abraham (quien aquí preside la mesa). Esta obra de Dios por su pueblo se extiende, a partir de Jesús, a todos los pueblos de la tierra (los que en la parábola van llegando de los cuatro puntos cardinales; 13,29). Con esto se quiere decir que todos los que entran en el Reino inaugurado en Jesús se hacen también miembros del pueblo elegido, y que el pueblo elegido se hace uno solo -en la Alianza con Dios- con todos los pueblos de la tierra: “se sentarán a la mesa del Reino de Dios” (13,29b).

Aplicación de la parábola (13,30).

Con un proverbio Jesús hace la aplicación de la parábola y así concluye su enseñanza: “Hay últimos que serán primeros, y hay primeros que serán últimos” (13,30). El dicho se entiende observando la composición de la mesa. Los primeros (los judíos) y los últimos (los paganos) pasan todos por la misma puerta: la exigencia es la misma para todos. En el intercambio radical de lugares entre ellos vemos al mismo tiempo una crítica para los primeros –que tuvieron la honra de pertenecer al pueblo de Abraham y los profetas- y un anuncio de esperanza para los últimos –que tuvieron todas esas ventajas históricas-.

La llegada de los últimos no excluía a los primeros, pero estos mismos se hicieron últimos –quedaron al nivel de los que antes no conocían a Dios- cuando se autoexcluyeron de la comunión con Dios por no vivir en sintonía con su querer. Al final, ante Jesús cada uno se hace “primero” o “último” según su decisión.

Finalmente una palabra de esperanza: quienes se hicieron “agentes de justicia” (lo contrario de lo que dice el v.27) saben ahora que su identificación de vida con Jesús les abrió las puertas del Reino no importando que no fueran “primero” miembros del pueblo elegido.
(Aporte del P. Fidel Oñoro CJM, Estudio bíblico del Cebipal, CELAM)

LUCAS 13,22-30.

Doblada, fuera de forma.

Tema: Personas y objetos en ocasiones están fuera de forma. SEMANA (21) Año C

Objeto: Una cuchara doblada fuera de forma

Escritura: "Un sábado Jesús estaba enseñando en una de las sinagogas, y estaba allí una mujer que por causa de un demonio llevaba dieciocho años enferma. Andaba encorvada y de ningún modo podía enderezarse. Cuando Jesús la vio, la llamó y le dijo: Mujer, quedas libre de tu enfermedad. Al mismo tiempo, puso las manos sobre ella, y al instante la mujer se enderezó y empezó a alabar a Dios. Indignado porque Jesús había sanado en sábado, el jefe de la sinagoga intervino, dirigiéndose a la gente: Hay seis días en que se puede trabajar, así que vengan esos días para ser sanados, y no el sábado". (Lucas 13:10-14).

Miren esta cuchara. Está doblada, fuera de forma. Me disgusta mucho cuando esto pasa. Si tratara de sacar mantecado (helado) con esta cuchara, sería muy difícil. La cuchara seguiría doblándose más y más y no sacaría el mantecado. Si tratara de tomar sopa con esta cuchara, muy posiblemente la sopa se me caería en la camisa. Una cuchara fuera de forma, no sirve para mucho.

Las personas también podemos salirnos de forma. La edad, una enfermedad, heridas o accidentes pueden causar que el cuerpo de una persona pierda su forma. Quizás tu conoces alguien que no puede mantener derecha su espalda cuando se pone de pie o camina. Su cuerpo ha perdido la forma, tal como esta cuchara.

A veces una persona siente coraje por algo. Muchas veces es por algo que no tiene mucha importancia. Cuando esto pasa, podemos decir que se ha salido de forma. ¿No has oído la frase "te estás saliendo de forma, contrólate"?

La lección bíblica de esta mañana trata de dos personas que estaban bien fuera de forma. La primera persona tenía su cuerpo fuera de forma. Un sábado Jesús estaba enseñando en la sinagoga. Mientras enseñaba vio a una mujer que había sido inválida por 18 años. La Biblia nos dice que estaba doblada y no podía pararse derecha.

¿Qué crees que Jesús hizo cuando vio a esta mujer? ¡Adivinaste! Él la sanó. Cuando Jesús vio a la mujer le dijo: "Mujer, quedas libre de tu enfermedad". Entonces la tocó e instantáneamente ella pudo pararse derecha. La mujer comenzó a alabar y darle gracias a Dios por su sanidad.

Bueno, fue en ese momento cuando la segunda personas de nuestra historia perdió su forma. La Biblia nos dice que al líder de la sinagoga le dio mucho coraje, porque Jesús había sanada a la mujer en el sábado. "Hay seis días en que se puede trabajar, así que vengan esos días para ser sanados, y no el sábado", dijo.

Jesús contestó al líder de la sinagoga: "¡Hipócritas! ¿Acaso no desata cada uno de ustedes su buey o su burro en sábado, y lo saca del establo para llevarlo a tomar agua? Sin embargo, a esta mujer, que es hija de Abraham, y a quien Satanás tenía atada durante dieciocho largos años, ¿no se le debía quitar esta cadena en sábado?"

¿Ves?, Jesús siempre se preocupaba más por ayudar a las personas que por mantener las reglas. Las reglas o leyes son buenas, pero las personas son más importantes. Debiéramos recordar esto la próxima vez que comencemos a salirnos de forma al ver a alguien salirse de las reglas un poco al tratar de ayudar a alguien que está en necesidad.

Querido Jesús, ayúdanos a recordar que nos enseñaste que ayudar a las personas es más importante que seguir las reglas. Amén.

Lucas 13:10-14
CAMINATA FUERA DE FORMA: Pídale a los niños que caminen doblados y cuando la maestra diga CONGÉLENSE los niños deberán quedarse como están y en el sitio donde están. Comiencen nuevamente pidiéndole a los niños que vuelvan a ponerse fuera de forma, doblados de otra manera y vuelvan a caminar hasta que escuchen la palabra CONGÉLENSE. De ser posible tome fotos de los niños en su posición CONGELADA para que las puedan ver más tarde. Cuente la historia de hoy y comenten sobre quién estaba dobleda.
RELEVO DOBLADO: Divida a los niños en equipos. Pídales que se doblen y corran hacia una línea y regresen a el siguiente jugador de su equipo. Los niños no podrán enderezarse hasta qe no toquen al jugador que les sigue. Siga jugando hasta que todos los niños hayan participado del relevo.
JUEGO DE LAS HABICHUELAS AYUDADORAS: Dele a cada niño el mismo número de habichuelas (3-4). Haga varios equipos. Cada niño correrá hacia un envanse, pondrá su habichuela dentro y dirá una manera en que podemos ayudar a otra persona. Luego correrán a su equipo para que el próximo jugador haga lo mismo. Continúe jugando hasta que todas las habichuelas hayan sido depositadas en el envase.
AYUDA QUE SIGUE SIENDO AYUDA: Pídale a los niños que se dispersen por un área grande. Una vez el juego comience, no podrán moverse a otro lugar sino que se quedarán quietos. La maestra escogerá a un niño para que comience el juego. El niño correrá hacia otro, lo tomará de la mano y le dirá "¡Ayúdame!". Los dos niños correrán tomados de la mano hacia un tercero, lo cogerán de la mano y le dirán "¡Ayúdame!". Seguirán haciendo lo mismo hasta que todos los nños estén cogidos de manos y saltando, corriendo, etc en un círculo hasta que la maestra indique que pueden dejar de hacer movimiento alguno y les pida que se sienten en forma de círculo. Si tiene tiempo, permítale a los niños decir una manera en que pueden ayudar. El niño del lado repetirá lo que dijo el primero y dirá otra manera de ayudar. El tercer niño repetirá lo que dijo el segundo y añadirá otra forma en que pueden ayudar. El juego seguirá hasta que todos hayan repetido lo que dijo el anterior y hayan añadido otra forma de ayudar.
MOLDE (EN YESO) DE LAS MANOS QUE AYUDAN: (Para esta actividad deben tener pañitos húmedos y toallas de papel para limpiarse las manos y el área. Posiblemente también deban tener delantales o camisetas para que no se ensucien.) Si tiene tiempo y los materiales, los niños pueden hacer un molde de su mano y dejarlos esa semana para que se sequen. Pueden decorarlo, depués que impriman sus manos y antes de despegarlas, con rocas decorativas pequeñas. Hemos provisto unas instrucciones. (Ver abajo.)
PINTURA DE LAS MANOS QUE AYUDAN: Provéale una cartulina con el título TENEMOS MANOS QUE AYUDAN A JESÚS. Pídale a los niños que se pongan pintura, si posible de distintos colores, en sus manos y las peguen en la cartulina. Exhiba la obra de arte.
AYUDANTES DE BARRO O PLASTICINA: Dele a cada niño barro o arcilla de moldear o plasticina para que hagan modelos de personas ayudando a otras. Para eso deberán añadirle cualquierea de estas acciones similares a estas: con un rastrillo amontonando las hojas; lavando platos; cargando bolsas, leyendo la Biblia u orando con otra persona, etc.
TÍTERE AYUDANTE DE PAPEL: Provéale a cada niño una bolsita de papel de las de llevar emparedados, marcadores, lana, etiquetas engomadas, pedacitos de tela o fieltro para hacer un ayudante de papel. Dígale a los niños que escriban en la bolsa "Sé un ayudante de Jesús" o "Soy un aydante de Jesús". Deje que los niños decoren su títere para que luzca como ellos utilizando lana para el pelo, botones para los ojos y tela para la ropa. Dígale a los niños que pueden usar su títere para contarle la historia de hoy a otros y para dar ideas de cómo pueden ayudar a otros.
BOLETOS DE AYUDA: Puede darle a los niños pedazos de papel, etiquetas engomadas y marcadores finos para hacer BOLETOS DE AYUDA. Esos boletos pueden ser dados a otros para dejarles saber que ellos tienen interes en ayudarles. Los boletos pueden decir "Este boleto es válido para ayudar en..." y los niños pueden añadirle las acciones pertinentes. Alguna de ellas pueden ser...la limpieza de un cuarto, el lavado de platos, la limpieza del garaje, el recojido de las hojas del patio, el barrido del piso, botar la basura, limpiar la mesa (o muebles), guardar los platos, leerle la Bilbia, etc".
PANTOMIMA DE LOS AYUDANTES: La maestra tendrá una canastita con papeles que tengan escrito actividades en las cuales los niños puedan ayudar. Deje que los niños saque un papel y haga una pantomima de lo que está escrito. Pueden ser actividades como las indicatas en la actividad "BOLETOS DE AYUDA".