15 abr. 2014

MANUALIDADES DE SEMANA SANTA y PASCUA






















Tema:
La resurrección de Jesús. Pascua.

Objeto:
Una novela de misterio que puede conseguir en la biblioteca
Escritura:
“María Magdalena fue a darles la noticia a los discípulos. ‘¡He visto al Señor!’, exclamaba, y les contaba lo que él le había dicho” (Juan 20:18 – NVI).
¿Les gustan las historias de misterio? Cuando era un chico me encantaba leer libros de misterio. Mis favoritos eran los Hardy Boys y Nancy Drew. Especialmente me gustaban “El Caso De La Momia” y “El secreto del viejo reloj”. Los chicos de hoy puede ser que prefieran algunos de los libros de misterio de Mary-Kate y Ashley Olsen tales como “Buscando siempre: Las aventuras de un Optimista incurable” y “Vigilantes”.
Hoy van a escuchar la historia de misterio más excitante que jamás se haya contado. La llamo “El caso de la tumba vacía”.
La historia comienza muy temprano en la mañana del primer día de la semana. Jesús había sido crucificado y enterrado. María Magdalena, una de las seguidoras de Jesús, fue a la tumba donde Jesús había sido enterrado. Cuando llegó, vio la piedra, que había estado en la entrada, removida. Corrió y al encontrarse con Pedro y Juan les dijo: “Se han llevado el cuerpo del Señor de la tumba y no sé dónde lo han puesto”.
Pedro y Juan corrieron hacia la tumba. Juan llegó primero. Miró hacia dentro de la tumba y vio las vendas con las cuales habían cubierto a Jesús. Cuando Pedro llegó, entró a la tumba. También vio las vendas. Mientras miraba a su alrededor vio también el sudario, con el cual habían cubierto la cabeza de Jesús, doblado y puesto a un lado, separado de las vendas. Después de Pedro estar cotejando todo por unos minutos, Juan entró a la tumba. Cuando se aseguraron de que la tumba estaba vacía, salieron y se fueron a su casa.
María se había quedado afuera de la tumba llarando. Mientras lo hacía, miró dentro de la tumba y vio a dos ángeles sentados allí. Uno de ellos estaba sentado a la cabeza y otro a los pies donde el cuerpo de Jesús había estado. “¿Por qué lloras?”, le preguntaron los ángeles.
“Porque se han llevado a mi Señor y no sé dónde lo han puesto”, respondió.
María dio la vuelta y estaba lista para irse cuando vio alguien parado allí. Era Jesús, pero ella no lo reconoció. “Mujer, ¿por qué lloras?”, Jesús le preguntó.
María, pensando que era el que cuidaba el huerto donde estaba la tumba, le dijo: “Señor, si sabes dónde se han llevado a mi Señor, dímelo para que pueda ir a él”.
“¡María!”, dijo Jesús.
Cuando Jesús dijo su nombre, María se percató de quién era. Se viró hacia él y gritó: “¡Maestro!”
“No me toques, porque todavía no he ido al Padre. Ve y dile a mis hermanos: ‘Vuelvo a mi Padre, que es Padre de ustedes; a mi Dios, que es Dios de ustedes’".
María encontró a los discípulos y les dijo: ”He visto al Señor”. Entonces les dio el mensaje que Jesús les había enviado.
Y así se soluciona “El misterio de la tumba vacia”. ¡La tumba estaba vacía porque Jesús no está muerto, él vive! ¡Ha resucitado tal como dijo que haría!
Padre celestial, la tumba vacía no es un misterio para nosotros ¡Él ha resucitado! Nos regocijamos en su nombre. Amén.
QUITANDO LA PIEDRA: Si la maestra consigue una roca grande, que sea difícil de mover, la clase puede tomar turnos tratando de moverla. Dígale a los niños que escucharán, en la lección bíblica de hoy, la historia de una roca enorme siendo removida.
BÚSQUEDA DEL TESORO: Deje que los niños busquen diferentes objetos que tengan alguna relación con la historia de hoy y la resurrección de Jesús, tales como una piedra, telas, cuadro de una tumba vacía, etc. Después que los niños hayan encontrado todos los objetos que la maestra le dé a buscar, deje que los niños retengan su objeto mientras se repite la historia de la resurrección. Cuando mencionen el objeto, el niño lo presentará alzando su mano.
TUMBA DE BARRO: Dele a cada niño alguna plasticina y dígale que la moldee en una tumba grande y vacía. Hágale preguntas a los niños acerca de la tumba vacía mientras los niños la moldean.
PINTURA DE LA TUMBA: Deje que los niños pinten una tumba grande en un papel de construcción, y que la adornen con hierba, nubes, etc. alrededor de la tumba. Pídales que escriban con la pintura ÉL VIVE en la parte de arriba de su arte.
VERSICULO BÍBLICO DE LA TUMBA: Dele a los niños materiales para que dibujen y recorten un dibujo de una tumba grande y que luego la peguen en un papel de construcción. Escriba partes de la lección de hoy, o del versículo bíblico, sobre la parte superior de la tumba y cuélguela del techo pegando el arte a un gancho de ropa.
MARCADORES DE LIBROS EN FORMA DE CRUZ: Con materiales de dibujo, los niños crearán una cruz que luego recortarán y decorarán con etiquetas engomadas ("stickers"), marcadores y un dibujito pequeño de una tumba vacía. Deberán escribir HE VISTO AL SEÑOR o JESÚS VIVE, etc. Provéale un pedazo de cinta para que la pasen por una perforación pequeña que harán en la parte superior de la cruz.
JUGANDO A ACTUAR: Los niños actuarán la historia teniendo en cuenta los siguientes personajes: ángeles, María, discípulos, Pedro, Juan, el jardinero, etc. Ponga una sábana o colcha de cama sobre una mesa para hacer la tumba vacía (la parte debajo de la mesa) en la cual los niños podrán entrar. Deje que los niños, digan partes de la historia mientra que otros actúan dramatizando la historia con sus diferentes personajes. Una cámara de video hará esta actividad especial para los niños.

MERIENDAS MISTERIOSAS: Dele a cada niño un rollo vacío de papel higiénico para llenarlo con dulces y escribir y decorar una tarjetita con etiquetas engomadas y palabras de la lección de hoy. Cubra el tubo con papel de envolver regalos. Luego ponga la tarjetita y los dulces dentro del rollo de papel higiénico y cúbralo con papel tisú. Ciérrelo con cinta en ambos lados. Anime a los niños a compartir su meriendas con otra persona que no esté en la clase. ¡La maestra entonces sorprenderá a los niños con una "merienda misteriosa" que ella ha preparado para cada uno de ellos!

Y LA PIEDRA FUE CORRIDA!

La resurrección de Cristo (Domingo de Resurrección)
Objeto: Un baúl grande
Escritura: "Después del sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. Sucedió que hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los guardias tuvieron tanto miedo de él que se pusieron a temblar y quedaron como muertos.  El ángel dijo a las mujeres:-No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron" (Mateo 28:1-6-NVI).

Como pueden ver, tengo un baúl grande conmigo.  ¿A cuántos de ustedes les gustaría ver lo que hay dentro?  Bien, acérquense y lo abriré y para que puedan ver lo que hay dentro.  ¡Ah, mira esto! ¡El baúl está vacío!

Cuando era niño, a veces teníamos asambleas o programas especiales en la escuela.  Una de las presentaciones que más me gustaba era cuando venía un mago y hacía su espectáculo.  Como sabes, un mago siempre tiene un o una asistente que le ayuda en sus trucos.  Uno de mis trucos favoritos es cuando el mago pone a su asistente en un baúl como este, lo cierra y lo ata con cuerdas o sogas.  Mientras esperábamos con gran anticipación, él tocaba con su vara el baúl, soltaba las cuerdas y abría el baúl. Para sorpresa nuestra, cuando él abría el baúl, el mismo estaba vacío.

En el domingo que siguió la crucifixión de Jesús, dos mujeres llamadas María fueron a visitar la tumba en la cual se encontraba Jesús. Cuando llegaron, hubo un terremoto y un ángel vino y quitó la piedra que estaba cubriendo la entrada de la tumba de Jesús. El ángel estaba sentado sobre la piedra y le dijo a las dos mujeres: "No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron." ¿Sabes?, la roca no fue removida para que Jesús saliera de la tumba; fue removida para que sus seguidores pudieran entrar y ver que la tumba estaba vacía.

Siempre supe que el desaparecer a un/a asistente de un baúl cerrado era sólo un truco, pero la tumba vacía de Jesús no fue un truco.  ¡Jesús había resucitado tal como lo había dicho!  Hoy celebramos el hecho de que la piedra fue removida, no para que Jesús saliera sino para que podamos ver que ha resucitado y porque debido a su victoria sobre la muerte, podemos gozar vida eterna con él.

Padre celestial, estamos agradecidos de que la piedra haya sido removida y porque la tumba está vacía, podemos participar de la vida eterna contigo.  En el nombre de Jesús oramos. Amén.

JUEGO DE LA TUMBA: Use el viejo concepto de una tienda de campaña, poniendo sábanas o frisas sobre una mesa para formar una “tumba”. Los niños pueden ir a la “tumba” individualmente o en grupos pequeños. Pídale a los niños que entren en la tumba y vean lo que hay en ella pero que no se lo dignan a los demás sino que lo mantengan en secreto mientras todos entran a la tumba y salen. Siéntense en un círculo y discuta lo que encontraron en la tumba. Los niños podrán dar la contestación de que LA TUMBA ESTABA VACÍA. Si el tiempo les da, pueden dramatizar la historia de hoy, mientras los niños van a la tumba de Jesús representando los demás personajes de la historia.
TUMBA HECHA DE PLATOS DE PAPEL: (Opción 1) Déle a cada niño un plato de papel y una taza de poliestireno. Pídales que tracen un círculo cerca de la orilla del plato, usando la taza como molde, y que recorten el círculo lo mejor posible. En la parte superior del plato escribirán: JESÚS NO ESTÁ AQUÍ. ¡HA RESUCITADO¡ Peguen el círculo recortado sobre el hueco con cinta adhesiva ya que ésta será la roca que cubrirá la tumba. Peguen el vaso por detrás del plato y del hueco hecho por el círculo. Esa será la TUMBA VACÍA. Deberán colorear todo para que luzca como una tumba (asegurándose que se puede leer el mensaje) con pintura de témpera. (Si usan crayones, les será más fácil si lo colorean después de haber escrito el mensaje y antes de pegar “la tumba” y la “roca” la cual deberá ser pintada también.)
(Opción 2): Los niños cogerán uno de dos platos de papel pequeños y harán un corte, simulando la entrada de la tumba. Luego unirán los dos platos de papel con la parte superior mirándose uno al otro para que quede un espacio entre ellos, y los engraparán. Los niños dibujarán o pegarán una figura de Jesús al lado del exterior del hueco o entrada. Pueden colorear los platos para que luzcan como la tumba de la cual Jesús salió.
ROMPECABEZAS DE LA TUMBA: Déle a cada niño un dibujo de una tumba y un sobre en el cual le escribirá su nombre. Cada niño, después de recortar su dibujo, le pasará las piezas recortadas y puestas en el sobre, al niño del lado para que haga el rompecabezas. Tan pronto todos los niños hayan hecho el primer rompecabezas dirán LA TUMBA ESTÁ VACÍA. Luego pondrán las piezas en el sobre y podrán pasar los rompecabezas al siguiente niño. Al final le entregarán el rompecabezas al dueño el cual lo hará para asegurarse de que tiene todas las piezas. Los niños podrán llevarse el rompecabezas a su hogar.
PINTURA DE RESURRECCIÓN: Ponga un papel largo de estraza en una pared o en la mesa. Luego provéale pintura témpera de diferentes colores a los niños para que ellos escojan uno de los colores. La maestra les dirá luego que parte de la pintura que pintarán. Por ejemplo: el niño que decida usar el color verde pintará la grama, el que escoja el amarillo pintará el sol y algunas flores, el que escoja el negro pintará la tumba, los que escojan rojo, rosa o violeta pintarán flores junto con el amarillo, azul será para el cielo, marrón para el camino, etc. (Esto posiblemente será más fácil si por lo menos está dibujada la silueta de dos de las partes: el sol y la tumba). Si consigue las figuras del ángel, de las mujeres y de Jesús, las pueden pegar cuando se seque el dibujo.

CRUCES EN EL CAMINO: Provéale a los niños con diversos materiales para hacer cruces. Éstos pueden ser palitos de manualidades, dibujos recortados en forma de cruz, papel de tisú para pegar en forma de cruz, crayones, témpera, figuras de poliestireno o espuma (foam), pedazos de tela, cartón duro, cintas, lentejuelas. pega de brillito, pedazos finos de corteza de árboles, etc. Cada cruz será completamente diferente. Cuando terminen, le enseñarán sus cruces a la clase y luego harán una exhibición de las mismas en una mesa especial que denominarán LA MESA DE RESURRECCIÓN. Ésta puede ser preparada para que los que pasen por allí se animen viendo las cruces vacías de resurrección y el talento dado a los niños por Dios.
La resurrección de Cristo (Domingo de Resurrección)

Objeto: Un baúl grande

Escritura: "Después del sábado, al amanecer del primer día de la semana, María Magdalena y la otra María fueron a ver el sepulcro. Sucedió que hubo un terremoto violento, porque un ángel del Señor bajó del cielo y, acercándose al sepulcro, quitó la piedra y se sentó sobre ella. Su aspecto era como el de un relámpago, y su ropa era blanca como la nieve. Los guardias tuvieron tanto miedo de él que se pusieron a temblar y quedaron como muertos.  El ángel dijo a las mujeres:-No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron" (Mateo 28:1-6-NVI).

Como pueden ver, tengo un baúl grande conmigo.  ¿A cuántos de ustedes les gustaría ver lo que hay dentro?  Bien, acérquense y lo abriré y para que puedan ver lo que hay dentro.  ¡Ah, mira esto! ¡El baúl está vacío!

Cuando era niño, a veces teníamos asambleas o programas especiales en la escuela.  Una de las presentaciones que más me gustaba era cuando venía un mago y hacía su espectáculo.  Como sabes, un mago siempre tiene un o una asistente que le ayuda en sus trucos.  Uno de mis trucos favoritos es cuando el mago pone a su asistente en un baúl como este, lo cierra y lo ata con cuerdas o sogas.  Mientras esperábamos con gran anticipación, él tocaba con su vara el baúl, soltaba las cuerdas y abría el baúl. Para sorpresa nuestra, cuando él abría el baúl, el mismo estaba vacío.

En el domingo que siguió la crucifixión de Jesús, dos mujeres llamadas María fueron a visitar la tumba en la cual se encontraba Jesús. Cuando llegaron, hubo un terremoto y un ángel vino y quitó la piedra que estaba cubriendo la entrada de la tumba de Jesús. El ángel estaba sentado sobre la piedra y le dijo a las dos mujeres: "No tengan miedo; sé que ustedes buscan a Jesús, el que fue crucificado. No está aquí, pues ha resucitado, tal como dijo. Vengan a ver el lugar donde lo pusieron." ¿Sabes?, la roca no fue removida para que Jesús saliera de la tumba; fue removida para que sus seguidores pudieran entrar y ver que la tumba estaba vacía.

Siempre supe que el desaparecer a un/a asistente de un baúl cerrado era sólo un truco, pero la tumba vacía de Jesús no fue un truco.  ¡Jesús había resucitado tal como lo había dicho!  Hoy celebramos el hecho de que la piedra fue removida, no para que Jesús saliera sino para que podamos ver que ha resucitado y porque debido a su victoria sobre la muerte, podemos gozar vida eterna con él.

Padre celestial, estamos agradecidos de que la piedra haya sido removida y porque la tumba está vacía, podemos participar de la vida eterna contigo.  En el nombre de Jesús oramos. Amén.
JUEGO DE LA TUMBA: Use el viejo concepto de una tienda de campaña, poniendo sábanas o frisas sobre una mesa para formar una “tumba”. Los niños pueden ir a la “tumba” individualmente o en grupos pequeños. Pídale a los niños que entren en la tumba y vean lo que hay en ella pero que no se lo dignan a los demás sino que lo mantengan en secreto mientras todos entran a la tumba y salen. Siéntense en un círculo y discuta lo que encontraron en la tumba. Los niños podrán dar la contestación de que LA TUMBA ESTABA VACÍA. Si el tiempo les da, pueden dramatizar la historia de hoy, mientras los niños van a la tumba de Jesús representando los demás personajes de la historia.
TUMBA HECHA DE PLATOS DE PAPEL: (Opción 1) Déle a cada niño un plato de papel y una taza de poliestireno. Pídales que tracen un círculo cerca de la orilla del plato, usando la taza como molde, y que recorten el círculo lo mejor posible. En la parte superior del plato escribirán: JESÚS NO ESTÁ AQUÍ. ¡HA RESUCITADO¡ Peguen el círculo recortado sobre el hueco con cinta adhesiva ya que ésta será la roca que cubrirá la tumba. Peguen el vaso por detrás del plato y del hueco hecho por el círculo. Esa será la TUMBA VACÍA. Deberán colorear todo para que luzca como una tumba (asegurándose que se puede leer el mensaje) con pintura de témpera. (Si usan crayones, les será más fácil si lo colorean después de haber escrito el mensaje y antes de pegar “la tumba” y la “roca” la cual deberá ser pintada también.)
(Opción 2): Los niños cogerán uno de dos platos de papel pequeños y harán un corte, simulando la entrada de la tumba. Luego unirán los dos platos de papel con la parte superior mirándose uno al otro para que quede un espacio entre ellos, y los engraparán. Los niños dibujarán o pegarán una figura de Jesús al lado del exterior del hueco o entrada. Pueden colorear los platos para que luzcan como la tumba de la cual Jesús salió.
ROMPECABEZAS DE LA TUMBA: Déle a cada niño un dibujo de una tumba y un sobre en el cual le escribirá su nombre. Cada niño, después de recortar su dibujo, le pasará las piezas recortadas y puestas en el sobre, al niño del lado para que haga el rompecabezas. Tan pronto todos los niños hayan hecho el primer rompecabezas dirán LA TUMBA ESTÁ VACÍA. Luego pondrán las piezas en el sobre y podrán pasar los rompecabezas al siguiente niño. Al final le entregarán el rompecabezas al dueño el cual lo hará para asegurarse de que tiene todas las piezas. Los niños podrán llevarse el rompecabezas a su hogar.
PINTURA DE RESURRECCIÓN: Ponga un papel largo de estraza en una pared o en la mesa. Luego provéale pintura témpera de diferentes colores a los niños para que ellos escojan uno de los colores. La maestra les dirá luego que parte de la pintura que pintarán. Por ejemplo: el niño que decida usar el color verde pintará la grama, el que escoja el amarillo pintará el sol y algunas flores, el que escoja el negro pintará la tumba, los que escojan rojo, rosa o violeta pintarán flores junto con el amarillo, azul será para el cielo, marrón para el camino, etc. (Esto posiblemente será más fácil si por lo menos está dibujada la silueta de dos de las partes: el sol y la tumba). Si consigue las figuras del ángel, de las mujeres y de Jesús, las pueden pegar cuando se seque el dibujo.

CRUCES EN EL CAMINO: Provéale a los niños con diversos materiales para hacer cruces. Éstos pueden ser palitos de manualidades, dibujos recortados en forma de cruz, papel de tisú para pegar en forma de cruz, crayones, témpera, figuras de poliestireno o espuma (foam), pedazos de tela, cartón duro, cintas, lentejuelas. pega de brillito, pedazos finos de corteza de árboles, etc. Cada cruz será completamente diferente. Cuando terminen, le enseñarán sus cruces a la clase y luego harán una exhibición de las mismas en una mesa especial que denominarán LA MESA DE RESURRECCIÓN. Ésta puede ser preparada para que los que pasen por allí se animen viendo las cruces vacías de resurrección y el talento dado a los niños por Dios.