29 may. 2014

Ascencion- ciclo A- Estamos en el mundo, pero no somos del mundo.

Tema: Vivimos en el mundo, pero somos llamados a estar separados del mundo.

Objetos: Una botella transparente con su tapa, agua, aceite vegetal y color vegetal (food coloring). Llenar una tercera parte (1/3) de la botella de agua y echarle color hasta que el agua sea visible fácilmente. Añadirle aceite vegetal hasta que la botella esté llena dos terceras partes (2/3). El aceite flotará en el agua, pero cuando se mueva vigorosamente la botella, el aceite y el agua aparentarán estar unidas, ser una. Si se deja quieto por un período de 30 segundos aproximadamente, se separarán nuevamente.

Escritura: "No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo" (Juan 17:16 y 18 NVI).

En esta botella tengo dos cosas. ¿Pueden adivinar que son? Agua con color y aceite. Cuando miramos la botella con aceite y agua, la primera cosa que notamos es que se mantienen separadas el agua y el aceite. Pero miren lo que sucede cuando agito la botella. (Agítela). El agua y el aceite parecinen ser uno, se unen.

Pero en realidad, ¿se habrán convertido una sola cosa el aceite y el agua? Dejemos esta botella aquí un ratito para ver que sucede. ¡Miren! ¡El agua y el aceite se han separado otra vez! Eso nos demuestra que aún cuando se habían mezclado al agitarse realmente nunca llegaron a ser una sola cosa.

Esta botella es una buena demostración de cómo Jesús desea que seamos en este mundo en el cual vivimos.

Antes de morir, Jesús oró por sus discípulos. Oró que mientras vivieran en este mundo, no fueran parte de él, (no fueran uno con él). Él deseaba que ellos le dieran al mundo de los dones que Él les había dado, como el agua le dio color al aceite, pero Jesús no deseaba que sus discípulos se "mancharan" con el mundo. Él quería que ellos se mantuvieran siendo la persona que Dios había hecho. Quería que supieran de su amor y compartieran ese amor con otros.

Esta oración es para nosotros también. Nosotros debemos vivir en este mundo, pero Jesús nos ha llamado a estar separados. Así como esta agua con color está separada del aceite, Jesús desea que estemos separados del mundo.

Querido Padre, ayúdanos, mientras vivimos en este mundo, a ser fiel a la llamado de estar separados del mundo. En el nombre de Jesús oramos.

Adaptado de un sermón del Rev. Richard J. Fairchild
Sermons & Sermon Lectionary Resources
Usado con permiso. 
MONITORÍA MUNDIAL: Deje que los niños observen un globo terráqueo (puede ser un mapa mundial). Dígales que les nombrará un lugar y ellos (en forma individual o grupal) tendrán que buscar dónde está localizado en el globo o mapa. Indíqueles que hay cristianos alrededor del mundo y lo importante que es estar en el mundo pero no ser de él. Tenga disponibles etiquetas engomadas pequeñas para indicar los países nombrados por la maestra. (Si usa un mapa, puede ponerle un papel transparente para que la etiqueta no se peque al mapa y pueda ser usado en otra clase más adelante.)
BOTELLAS DE AGUA: Déle a cada niño una botella pequeña y añádanle color al agua y al aceite. Permítale a los niños llevarse las botellas a su casa para compartir la historia bíblica de hoy. Infórmeles que si la ponen sobre su gavetero, les recordará el no ser de este mundo aunque estén en él. Se les puede dar el versículo bíblico de hoy, en un papel pequeño, para pegar en la botella, permitiendo que se vea lo que hay dentro.
BÚSQUEDA MUNDIAL: La maestra puede esconder pedazos de papel con palabras de la lección que resuman de la historia de hoy. (También puede ser la oración que se encuentra al final de la lección.) Los niños buscarán los papeles y trabajarán para poner la oración o el resumen de la lección en orden y pegarla en un papel de construcción o en una cartulina. Luego la leerán juntos.
NOMBRES “EN EL MUNDO”: Deje que los niños vayan a la pizarra, alrededor del salón o a la mesa donde encontrarán papeles. En ellos tendrán que hacer un círculo el cual pueden diseñarlo como nuestro planeta. NO tiene que tener los continentes como los conocemos, sino demostrar la idea del planeta. Lo deberán colorear levemente, de forma tal que puedan añadir algo que ellos desearían que ocurriera en el mundo y pueda leerse. Luego escribirán sus nombres en el círculo.
AFICHE DE MUNDO Y CRUCES: Permítale a los niños (o la maestra lo hará antes de que comience la clase) un círculo grande representando al mundo en una cartulina. Colorearán el mundo dependiendo del tiempo que tenga y les dará una cruz hecha en papel para que los niños escriban sus nombres y lo peguen en el afiche. Infórmele a los niños que hay niños y adultos alrededor del mundo que están en en mundo pero que no son parte del mundo.
MARCADORES DE LIBROS: Déle a los niños materiales para recortar un marcador de libros en el cual escribirán ESTARÉ EN EL MUNDO PERO NO SOY DEL MUNDO. Le dibujarán una Biblia, cruces, corazones, un globo terráqueo al marcador. Si desea puede darle una cinta para pegarle en el borde del marcador.
MARCHA MUNDIAL: Deje que los niños marchen alrededor del área que la maestra haya designado como el mundo. Si puede tener letreros con nombres y fotos de diversos lugares del mundo, mucho mejor. La maestra y los niños pueden ir visitando los diferentes lugares en los cuales se les recordará que hay personas en dichos países o ciudades que viven en el mundo que pero que no son parte del mundo. Tal vez puedan recordar personas cristianas (familiares quizás) que vivan en dichos sitios. Compartan historias de esas personas estando sentados en un círculo frente al letrero.

MUNDO HECHO DE CÁSCARAS DE HUEVO: Pueden usar tintes para colorear cáscaras de huevo antes de la clase. Las cáscaras tienen que estar secas, así que este es un proyecto que tiene que comenzarse en la semana. Deje que los niños hagan un círculo en un pedazo de cartulina. Le pondrán como título EN EL MUNDO PERO NO DEL MUNDO. Luego pegarán los pedazos de cáscaras de huevos para hacer el diseño del mundo.