27 feb. 2016

Mensaje del 25 de febrero de 2016 en Medjugorje

Mensaje del 25 de febrero de 2016 en Medjugorje

Vía Crucis de la misericordia by Luis Zazano

Vía Crucis de la misericordia   

by Luis Zazano

Introducción

En este año de la misericordia a la cual el Papa Francisco nos invita a recordar que somos “simple pecadores perdonados” tenemos el compromiso en esta cuaresma de mirar nuestros pecados y entregar al corazón misericordioso de Dios.
Como sabrás, el poder de Dios se muestra más en su misericordia que en su poder creador, pero además, vos podes ser partícipe de este poder en cada obra de misericordia que realices en y junto a tu hermano.
Ser misericordiosos, es nuestra tarea, por ello te invito a que hagamos una obra de misericordia espiritual, que ofrezcamos este vía crucis por alguien que lo necesite, ofrécelo por una persona enferma, o que ya falleció, o si quieres sumar más… por una persona que te cuesta. Te animas?
Entonces a sumar puntitos para el cielo, juntos veamos en cada estación el amor que Dios nos tiene y recordemos que Jesús cayó más de una vez y se levantó, nunca tiró la cruz, ves? Ese es el ejemplo que te quiere dar, entre otras cosas:
  1. que cuando caigas, te levantes.
  2. Nunca tirar la cruz hasta el destino final.
  3. Siempre hay un Simeón que te ayuda a llevar la cruz.
Con estas ideas, iniciemos el camino de la misericordia, que terminará en la Resurrección, a empezar…

Oración preparatoria:

Por la señal † de la Santa Cruz, de nuestros † enemigos líbranos, Señor †, Dios nuestro. En el nombre del Padre † y del Hijo y del Espíritu Santo.
Amén.

Acto de Contrición:

Pésame, Dios mío, y me arrepiento de todo corazón de haberos ofendido. Pésame por el infierno que merecí y por el cielo que perdí, pero mucho más me pesa porque pecando ofendí a un Dios tan bueno y tan grande como Vos. Antes querría haber muerto que haberos ofendido; y propongo firmemente no pecar más y evitar las ocasiones próximas de pecado. Amén.
Después de anunciar la Estación que se va a contemplar se dice:
Te adoramos, oh Cristo, y te bendecimos.
Que por tu Santa Cruz redimiste al mundo.
Se medita la estación, leyendo el pequeño texto que la acompaña. Al final se reza un Padrenuestro, un Avemaría:
Oración
Señor mío y Dios mío,
Hoy vengo a caminar con mi corazón y con mi mente la vía de la cruz,
el camino que me invitas a recorrer para salvar mi alma y mi historia personal.
Junto a estas estaciones vengo a ofrecerte mi vida, mis caídas, mis golpes y mis dolores para que tú lo redimas con tu preciosísima sangre
María, Madre mía, cúbreme con tu manto para no pecar y ayúdame a que con mi vida siempre a Dios pueda glorificar. Amén.

Primera estación: Condenan a muerte a Jesús:

Mt. 27, 22ss: La lucha política y religiosa termina con la condena de un inocente. Cuando vos luchas por tus propios intereses sin mirar al hermano podes terminar condenando a un inocente. La multitud está agitada, la multitud condena, esos mismos que días atrás cantaban “Hosanna” hoy gritan “crucifícalo” ¿Será porque Jesús no les cumplió los caprichitos? ¿Será que Dios es todo para vos en tus momentos buenos pero cuando las cosas no te salen como querés, sos el primero en condenarlo y sacarlo de tu vida?.
En este año de la misericordia no condenes a nadie, no provoques torturas a personas inocentes que te rodean, no condenes sin saber. Aprende que vos sos un pecador perdonado y no te laves las manos.
Padre nuestro // Ave María// Gloria

Segunda estación: Jesús carga con la cruz.

Mt. 16, 24: A la cruz hay que cargarla, no arrastrarla. Aprendé a valerte de la cruz para fortalecerte y no quejarte de la cruz que lleva a debilitarte.
Estamos en el bicentenario de la patria, camino al congreso Eucarístico y en el año de la misericordia. Todo esto nos lleva a ver la cruz de nuestra historia, cruz nos llevó a crecer como nación, momentos difíciles vividos que nos llevaron a crecer como pueblo. Así como la Iglesia creció fuertemente en aquellos lugares donde hubo tantos mártires. La cruz nos lleva a madurar y a crecer.
Seguramente ya tienes bien identificada tu cruz, sabes que cruz llevas y la sentís, como yo, pero recordá que no estás sólo, la llevamos juntos, porque en la Iglesia nadie está sólo, recemos el uno por el otro y no te olvides que sin cruz, no hay gloria; sin vivir una cruz, no tienes misericordia…
Padre Nuestro// Ave María// Gloria

Tercera estación: Jesús cae por primera vez.

Mt. 11, 30ss: Jesús también se cansa, la cruz es pesada, necesita ayuda… Es momento que vos también aprendas de su caída, porque vos también te caes, vos también tenes muchas veces ganas de dejar todo y escaparte a algún lugar donde nadie te conozca, pero Jesús es valiente y te llama a ser valiente, te llama a que te levantes y sigas.
Jesucristo, Señor de la historia te necesitamos! Porque también nos caemos. Si caíste levántate, levántate porque hay todavía mucho camino, y como sea tenemos que llegar. Hasta el cielo no paramos!
Padre Nuestro //Ave María //Gloria

Cuarta estación: Jesús encuentra a María.

Lc. 2, 32: Después de la caída se encuentra con su Madre, no sé si pudo Ella abrazarlo pero de lo que estoy casi seguro es que se dijeron todo con la mirada, porque cuando alguien ama logra con la mirada decirle todo. En María vemos el mejor consuelo de Jesús, sólo su amor y frescura de Madre le dan ánimo a seguir.
Cuantas veces tu Madre te habrá acariciado y besado cuando estabas enfermo, esa misma Madre es María, que cuando caes en pecado Ella está… María sabe que también tienes miserias, pero Ella como Madre misericordiosa no te pedirá cuentas ni explicaciones de nada, sólo consuelo y ayuda para cambiar.
Si quieres que tu corazón sea misericordioso cómo el de María, no busques explicaciones del otro sino ayúdalo y busca el cambio del otro. Ese otro es tu hermano…
Padre Nuestro// Ave María// Gloria

Quinta estación: Simón ayuda a llevar la cruz.

Lc. 19. 9-13: Una vez te sugería que no le pidas a Jesús que te saque la cruz sino que te ponga más Simones para poder llevarla. Hoy seguramente que tenés algún Simón que te está ayudando a cargar tu cruz y vos también tenés que ser un Simón para tu hermano. Parece que Simón no tenía buena suerte, pues si pasaba media hora antes por allí no le iba a tocar todo esto. Pero se encontró con Cristo y la cruz y obligadamente la tuvo que llevar, pero parece que después le cambió la vida para siempre según lo que sabemos por el libro de los hechos y por la tradición Cristiana. Posiblemente hoy vos te hayas chocado con la cruz, hasta en principio parece que llevas la cruz de manera obligada, pero el Señor te mostrará el verdadero sentido, ayúdalo a Jesús a llevar la cruz para que Cristo te ayude a resucitar a la Vida. Hoy hay necesidad de Simones en las calles, necesitamos Cristianos simoneros y callejeros, que den respuesta a esta sociedad que se siente caída, que de ánimo a tantas familias en crisis y caídas. Vos y yo tenemos que caminar al lado de tantos que se sienten sin gansas de seguir y mostrarles que caminar con alguien que va al lado se hace más rápido y corto el camino. Ayudemos a caminar.
Sé un Simón misericordioso, sabiéndote que vos también necesitas que te ayuden, sábete miserable, y que no podes siempre con todo. Hay un Hermano que necesita de un acto de misericordia, Sé misericordioso como el Padre…
Padre Nuestro// Ave María// Gloria.

Sexta estación: una piadosa mujer limpia el rostro de Jesús.

Is. 53, 2-3: Cuantos rostros hoy están golpeados! Necesitan de una Iglesia que limpie los rostros de Jesús. Tomá la toalla de la misericordia y acércate a tu hermano y límpiale el rostro, sacá esas heridas que tiene en su vida. Mostrale el perdón, que se sienta perdonado, es la mejor limpieza que podes dar; el rencor hiere, mata, golpea fuerte, el rencor es una toalla de lija que raspa y duele en el otro y también te lastima a vos; vos no dejes de usar la toalla de la misericordia, es la única que limpia y alivia.
Padre nuestro// Ave María// Gloria

Séptima estación: Jesús cae por segunda vez.

Lc. 23, 25-31: Las flaquezas que uno tiene no lo lleva a caer una vez, lo lleva a caer varias veces, fíjate en tu pecado dominante, fíjate en aquello que caes repetidamente y no te permite estar en paz; pero desde allí también tenes que mirar ese camino de humildad y recordar que siempre hay caídas en la vida. No te creas el superado, el que no tiene necesidades. Las caídas son de cansancio, las caídas son por esa falta de fuerza, por ver lejos el destino y sentir los limites. Seguramente que te pasa muchas veces esto, el sentirte lejos de tus objetivos, donde lo único que logras es llorar, lloras porque no podes, porque sentís que todo está perdido o porque no logras ese sueño que tuviste toda tu vida. No apuntales con el dedo a nadie, vos sos el primero en que podes caer, nadie está limpio en este mundo, podes mentirme a mí y a cualquiera pero a Dios No!!!.         
Aprendé a trabajar desde la sinceridad, si querés pedir misericordia a Dios, primero date cuenta que sos pecador y necesitado de Dios, la misericordia se inicia en tu sinceridad para mostrarte como tal. En todas tus caídas te ayudará Jesús, siempre que tengas un corazón sincero y sabiéndote miserable. El amor de Dios todo lo puede, todo lo soporta y todo lo espera.
Padre Nuestro// Ave María// Gloria

Octava estación: Jesús consuela a las mujeres.

Lc. 23, 28: cuantas personas lloran hoy por la inocencia de muchos, ponete a pensar que Dios no se cansa de perdonarnos pero también no se cansa de sufrir. Sin embargo vemos que hay mujeres que lloran, inocentes que lloran: ¿a cuantas personas hiciste llorar en tu vida? ¿Cuántas personas hoy lloran por tu error? ¿Cuántas personas están dolidas en la vida por tu error y mi error? Y hoy Jesús viene a consolar a esas personas, renace la vida y el corazón en ese consuelo que viene de Él. Hoy reza por las personas que hiciste llorar, por esas personas que hiciste doler porque debemos entregar a Jesús ese consuelo, a Él le corresponde, no te corresponde a vos, deja que Dios sane aquellas heridas que vos abriste con el cuchillo de tus actos.
Padre Nuestro// Ave María// Gloria

Novena estación: Jesús cae por tercera vez.

Gal 2, 20: “Me amó y se entregó por mi” san Pablo nos enseña que cuando alguien ama no hay límites; los limites lo ponen nuestro orgullo y nuestra soberbia, el sentirnos que podemos con todo. Cuantas veces llenas tu agenda de tantas cosas que descuidas lo importante por lo urgente; cuantas veces te crees que podes con todo que luego terminas explotado. Hoy te muestra Jesús que todos tenemos límites y caídas, que caemos varias veces, nos tropezamos con la misma piedra millones de veces y no aprendemos. Dios clama por vos en tu misma angustia, te extiende su mano para que no caigas, te invita a que seas de Él. Vine a liberarte y a darte el tiempo que necesitas, viene a ofrecerte una vida suave. No temas al futuro, da la mano al que esté cerca de ti y recordá que no estas sólo. No tengas miedo, el miedo paraliza. Jesús cae muy cerquita de la cruz, ya no aguanta pero está casi cumplido su objetivo. Tu vida no pasa por sólo voluntades, pasa por esa confianza en Dios más tu entrega, entrégate a Dios para que Él sane todo de ti.
Padre Nuestro/ Ave María/ Gloria.

Decima estación: despojan a Jesús de sus vestiduras.

Mt. 27, 34: Jesús está desnudo, está la vergüenza y la humillación. Vos te bancarias estar desnudo ante personas que se te burlan, que no te aman? Jesús está allí para después abrazarte y cubrirte con el manto de su misericordia como el Padre misericordioso de la parábola del Hijo pródigo. Hoy hay muchos que están desnudo en la sociedad y están desnudas porque vos la desnudaste, cuantas personas desnudaste y humillaste con tu actitud egoísta; sin embargo Dios hoy te mira y quiere darte la oportunidad que vuelvas a vestir con la dignidad a esas personas que desnudaste: capaz que desnudaste a tu marido cuando lo insultaste frente a tus hijos; capaz que desnudaste a tu mujer cuando la trataste de tonta o loca frente a tus amigos o a tu familia; capaz cuando desnudaste a la Iglesia cuando criticabas a los curas y a las monjas cuando ni si quiera vas a misas. En fin, cuantas personas hoy vos dejaste desnuda. Pidamos en esta estación saber ser cristianos que vistan a las personas haciéndolas sentir valoradas, haciéndoles la vida más agradable. Todos podemos lograr que los otros tengan un mejor vestido, el vestido de la dignidad y de la libertad.
Jesús, ten misericordia de nosotros y del mundo entero.

Undécima estación: Jesús es clavado en la cruz

Lc. 23, 34: Aparece aquí el buen ladrón, están los que lo insultan, no están los que lo abandonan, está María su madre. Siempre en la cruz nos encontramos con distintos tipos de personas; personas que nos acompañan, personas que nos alientan, personas que sufren por nuestra vida, personas que se van y nos dejan solos. Cuantas personas pasaron por tu vida….
El estár clavado te hace sentir estático, sin dinámica, vos podes estar atado en esta vida. Cuantos hopy se sienten atados en la vida, no pueden moverse. El error y la miseria no los deja moverse. La misericordia de Dios te libera y te moviliza, pero también vos tenes que perdonarte. Aflojate y date cuenta que vos podes dar un gran paso, no tengas miedo y anímate, a seguir que con la misericordia de Dios contamos siempre, con vos, a veces…
Padre Nuestro, Ave María, Gloria

Duodécima estación: Jesús muere en la cruz

Jn 19, 19: vos también podes sentir la soledad en la cruz, vos también podes sentí que “Dios te ha abandonado” es el momento de crisis que todos pasamos en la vida, hasta los grandes santos la vivieron, ese momento en que parece que tu cansancio y tu entrega no sirvieron de nada; parece que Dios se ha olvidado y no se vendrá el gran milagro. Ya lo que se espera está desechado. La oración no convence; tu vida tarde o temprano pasará por crisis, acompañado de crisis de fe, esa fe que se prende fuego, se te queman los papeles de la vida y no encontras nada de nada. Todos miran tu muerte, tu caída pero nadie te ayuda, aparece la Señora Impotencia….
Es allí, en el silencio de la vida donde entra la espera y en donde se espera la respuesta al por qué seguir viviendo. En esta estación pensá si te sentís abandonado por Dios y por qué
Padre Nuestro// Ave María // Gloria

Decimotercera estación: desclavan a Jesús y lo entregan a su madre.

Jn 19, 39: María tiene el corazón destrozado, fue la primera quien lo abrazó con vida ahora es la primera quien lo abraza muerto. Cuanto dolor tiene una madre? Cuantos dolores puede llegar a tener una mamá en su corazón? Las tinieblas llegan, como cuando Dios muere en tu vida y no lo dejas pasar, se te aparece la tiniebla. María busca la paz, esa paz que tuvo cuando dijo “hágase”.
Cuantas cosas pasan por la cabeza de María? Se preguntará si valió la pena? ¿Vale la pena dar la vida por vos? ¿vale tanto esto para que vos muestres un cachito de cambio? Hay momentos en que parece que no… pero creo que si miras a la Virgen y a Ella con lágrimas en su rostro creo que tenes que hacer un mea culpa y pagar la deuda, devolverle a su Hijo es lo único que la tranquilizará, devolver a Jesús implica rezar el rosario, devolver a Jesús es ser personas sencillas y caritativas, devolver a Jesús es ser dócil a su Palabra. CONVERSION ES = A RESURRECCIÓN
En este año del Congreso Eucaristico te propongo que hagas una visita al Santisimo y le digas a Jesús, “perdón Jesús por mis pecados”
Padre Nuestro// Ave María // Gloria

Decimocuarta estación: Ponen el cuerpo de Jesús en el sepulcro

Mt. 27, 60: ya todo ha pasado, ya somos hijos de Dios, Dios nos mostró el mayor acto de amor que se puede hacer, dar la vida por quien se ama. No es un telenovela ni unas frases lindas y poeticas, es la realidad: Dios se entregó por vos y está a la espera de lo que vos vas a hacer ahora. Ya Dios hizo todo lo que tenía que hacer ahora vos ya sabes lo que tenes que hacer.
Te está esperando en esta cuaresma como el padre misericordioso, todos los días mira la ventana del cielo para que vuelvas, mira para ver si llegas sano y salvo porque quiere hacer una fiesta cuando llegues al cielo.
Ni siquiera dimensionamos todo lo que Dios quiere hacer con vos cuando hayas llegado a la Vida, a esa vida libre y limpia de pecado, Dios ya firmó el cheque, y un cheque en blanco, ahora estamos esperando que vas a hacer vos, desde el cielo todos te están mirando: Actua!!!!
Oración Final
Te suplico, Señor, que me concedas, por intercesión de tu Madre la Virgen, que cada vez que medite tu Pasión, quede grabado en mí con marca de actualidad constante, lo que Tú has hecho por mí y tus constantes beneficios. Haz, Señor, que me acompañe, durante toda mi vida, un agradecimiento inmenso a tu Bondad. Amén.
Virgen Santísima de los Dolores, mírame cargando la cruz de mi sufrimiento; acompáñame como acompañaste a tu Hijo Jesús en el camino del Calvario; eres mi Madre y te necesito. Ayúdame a sufrir con amor y esperanza para que mi dolor redentor que en las manos de Dios se convierta en un gran bien para la salvación de las almas. Amén.
 Deo omnis gloria

24 feb. 2016

PARÁBOLA de la higuera según San Lucas ...

EVANGELIO


Si no se convierten, todos acabarán de la misma manera

+ Evangelio de nuestro Señor Jesucristo según san Lucas     13, 1-9

     En cierta ocasión se presentaron unas personas que comentaron a Jesús el caso de aquellos galileos, cuya sangre Pilato mezcló con la de las víctimas de sus sacrificios. El les respondió:
     «¿Creen ustedes que esos galileos sufrieron todo esto porque eran más pecadores que los demás? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera. ¿O creen que las dieciocho personas que murieron cuando se desplomó la torre de Siloé, eran más culpables que los demás habitantes de Jerusalén? Les aseguro que no, y si ustedes no se convierten, todos acabarán de la misma manera.»
     Les dijo también esta parábola: «Un hombre tenía una higuera plantada en su viña. Fue a buscar frutos y no los encontró. Dijo entonces al viñador: "Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?"
     Pero él respondió: "Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás."»


Palabra del Señor.
Introducción

Cuaresma: La Cuaresma es el tiempo litúrgico de conversión, que marca la Iglesia para prepararnos a la gran fiesta de la Pascua. Es tiempo para arrepentirnos de nuestros pecados y cambiar algo de nosotros para ser mejores y poder vivir más cerca de Cristo.
La Cuaresma dura 40 días. Comienza el Miércoles de Ceniza y termina antes de la Misa de la Cena del Señor del Jueves Santo. El color litúrgico de este tiempo es el morado. Además no se reza el Gloria, ni se canta el Aleluia.

Recurso:

Opción 1: realizar la representación previa de la clase de ciencias naturales. 
Opción 2: presentar directamente la canasta con frutas.

Materiales previos: necesitamos una canasta con distintas frutas. Un animador o catequista que represente al maestro y algunos alumnos.

La idea sería que en la representación de una clase de ciencias naturales en el colegio, podamos descubrir la gran variedad de frutas que existe, sus cualidades, sus propiedades, lo bien que nos hacen al consumirlas y los cuidados que reciben para que puedan ser buenos frutos.
Se puede presentar el diálogo de una maestra con alumnos que traen las frutas (manzanas, bananas, kiwi, naranjas, mandarinas; propias de nuestras comunidades) distintas en tamaños, colores, formas, brillo, y las van mostrando y contando lo que averiguaron. (sus propiedades en vitaminas, antioxidantes, potasio, fibras etc, etc)
La maestra les hace notar a través del diálogo también todo lo necesario que los agricultores pusieron de cuidado, paciencia, espera en el crecimiento, abono, combatir plagas, riego, poda, quitar malezas, para que estas frutas estén  hoy delante nuestro. (puede hacer la presentación de estas palabras con carteles)


Sugerencias para la Predicación:

Reconstrucción en el diálogo con los chicos de la dramatización anterior.

+ ¿Dé qué hablaban recién los alumnos y la maestra? De frutas, de su variedad, de sus propiedades tan buenas y necesarias, de los cuidados que hay que ofrecerles para que crezcan y maduren… 

+ Saben que hay casas y sobre todo en el interior del país que tienen árboles frutales en sus patios; y que cada vez que uno quiere comer, sólo tiene que salir al patio y tomar la fruta del árbol que desee. A la sombra de ese árbol puede disfrutar de un momento muy especial, de descanso, de encuentro, de juego…

+ Hoy Jesús nos presenta una historia acerca de un hombre que plantó un árbol de higos en su jardín. Después de pasar un tiempo, fue a buscar los frutos, pero no los encontró. Así es que el hombre vio al jardinero, que cuidaba del árbol y le dijo: "Hace tres años que vengo a buscar frutos en esta higuera y no los encuentro. Córtala, ¿para qué malgastar la tierra?"

+ El viñador le dijo: "Señor, déjala todavía este año; yo removeré la tierra alrededor de ella y la abonaré. Puede ser que así dé frutos en adelante. Si no, la cortarás."»

+ Saben que Jesús, al contar esta historia, estaba hablando sobre nosotros y sobre la paciencia de Dios Padre. Nosotros nos parecemos a esos árboles que Dios ha sembrado en su creación y espera que demos buenos frutos en nuestra vida.

+ Dios sabe que somos diferentes, y que cada uno da distintos frutos, por eso tenemos distintas habilidades, carismas, dones, talentos, etc. ¿Todos sabemos hacer todo en la vida? No. Unos saben cantar, otros bailar, otros escribir, otros pintar, etc.

+ Dios quiere que demos frutos, la vida no nos es dada para dar sombra  nada más, y ser estéril. El Señor espera que nosotros demos frutos de acuerdo a nuestras posibilidades; nunca nos va a exigir más de la cuenta, ni va a despreciar nuestros logros, por pequeños o imperfectos que sean.

+ Dios tiene mucha paciencia, por eso no corta el árbol; y nos da una nueva oportunidad: “siempre”. Frente a la esterilidad del árbol, permite empezar de nuevo, con esperanza, remover la tierra, regarlo, abonarlo, para que así dé frutos más adelante.

+ La cuaresma es el tiempo de volver a Dios, de cambiar, de remover la tierra y sacar todo aquello que nos impide dar frutos y ser felices. Demos gracias en este día por la paciencia que el Creador nos tiene y por darnos siempre una nueva oportunidad.

23 feb. 2016

Parábola de la higuera ...actividades interactivas

Título del Sermón: "Dios de la segunda oportunidad"

Escritura: Lucas 13,6-9-parábola de la higuera
INICIADOR DE LA LECCIÓN: "Perdón de Dios" estará escrito en letras grandes en la pizarra faltándole algunas de las letras. (Ejemplo: Pe___d__n de Di___s. También puede escribir "Segunda oportunidad" debajo de Perdón de Dios, faltándole algunas letras. Acostumbro a escribir el versículo bíblico a memorizar de la misma manera para que los niños lo completen o escriban los número de la cita bíblica mientras se da la lección. ¡Me encanta observar a los niños mientras tratan de adivinar el versículo bíblico de la lección, aún antes de comenzar la clase!
JUEGO DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD: Use una de las ideas abajo indicadas para demostrar la segunda oportunidad de la cual se habla en nuestra lección. La maestra puede usar uno o más de estas sugerencias según les dé el tiempo.
1. Juegue Trivia Bíblica permitiéndole a los niños una segunda oportunidad cuando den una contestación equivocada.
2. Deje que los niños enhebren una aguja y dele una segunda oportunidad utilizando un enhebrador de hilo o una aguja con un ojo más grande.
3. Deje que los niños traten de citar un versículo bíblico y bríndele una segunda oportunidad al brindarle la ayuda de otro niño o del versículo bíblico escrito.
4. La maestra le pide a los niños decir los libros del Antiguo y Nuevo Testamentos y les da una segunda oportunidad al permitir que otros niños les ayuden.
5. Los niños tiran una moneda para que caiga en un vaso o taza permitiéndole tener una segunda oportunidad si fallan.
6. Haga que los niños tiren un anillo o aro para que caiga sobre una botella o una clavija. Dele una segunda oportunidad si no lo logran.
MANUALIDAD SOBRE EL ÁRBOL DEL HIGO (HIGUERA): La maestra puede tener algunas ramas para que los niños las peguen a una cartulina o papel de construcción. Galletas de higo pueden ser pegadas con cinta adhesiva cerca de las ramas mientras discuten la historia de la higuera en la lección de hoy.
AFICHE GRUPAL-FRUTA DE LA SEGUNDA OPORTUNIDAD:
Opción 1: Deje que los niños tracen o dibujen varias frutas en una cartulina o un papel de estraza colgado en una pared. La maestra le pedirá que escriban cada "fruto del espíritu" debajo de cada una de las frutas dibujadas. Si los niños son muy pequeños, la maestra puede dejar que los niños tracen la fruta y la letras del fruto del espíritu.
Opción 2: La maestra tendrá dibujadas varias frutas en una cartulina o en papel de estraza colgado en la pared con los frutos del espíritu en palabras incompletas para que ellos las llenen, como por ejemplo: A __ ___ ___ (amor), P __ __ (Paz), etc. A los niños les encantará llenar los blancos.

Parábola de la higuera. Cuaresma 3 domingo C para niños

Tema: El amor y perdón de Dios ...


Objeto: Una bombilla

Escritura:  "Señor, le contestó el viñador, déjela todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono. Así tal vez en adelante dé fruto; si no, córtela" (Lucas 13:8-9 - NVI).

Las bombillas eléctricas son tan comunes hoy que ni siquiera pensamos en ella.  Si estuviéramos cambiando una bombilla y, se cayera y rompiera, no nos preocuparíamos por ello.  Secillamente buscariamos otra.  No ha sido siempre así.

Cuando Thomas Edison estaba luchando por lograr una bombilla perfecta, le tomó a su equipo de trabajadores veinte y cuatro horas el lograr obtenerla.  Cuando el equipo terminó su bombilla, Edison se la dio a un joven para que la llevara a la planta alta.  El muchacho subió cuidadosamente las escaleras, temiendo que pudiera caérsele esa pieza tan increíble.  Probablemente te imagines que pasó; el pobre muchacho dejó caer la bombilla.  Le tomó al equipo otras veinte y cuatro horas para crear otra bombilla.  Finalmente, cansados y listos para tomar un descanso,  Edison estaba listo para que la bombilla se guardara en la planta alta.  Le dió la bombilla al mismo joven que había dejado caer la anterior.  ¡El Sr. Edison le dió una segunda oportunidad! Eso es un verdadero perdón, ¿no les parece? [1]

En nuestra lección bíblica de hoy, Jesús nos enseña acerca del perdón de Dios.  Jesús  nos cuenta acerca de un hombre que ha visto una higuera en su viña.  Fue a la viña esperando encontrar higos en el árbol, pero no había ninguno.  Le dijo al hombre que cuidaba de la viña: "Mira, ya hace tres años que vengo a buscar fruto en esta higuera, y no he encontrado nada. ¡Córtala! ¿Para qué ha de ocupar terreno?"

"Señor, le contestó el viñador, déjela todavía por un año más, para que yo pueda cavar a su alrededor y echarle abono.  Así tal vez en adelante dé fruto; si no, córtela."

En esta historia el dueño de la viña es Dios. El viñador, el que cuida la viña, es Jesús, y el árbol representa los hijos de Dios. Dios tiene toda la razón para esperar que sus hijos produzcan buen fruto.  ¿Qué clase de fruto?  Cosas como amor, alegría, paz, paciencia, amabilidad, bondad, fidelidad, humildad y dominio propio. En ocasiones no producimos esa clase de fruto, pero tenemos a un Dios amoroso y perdonador.  Al igual que el dueño de la viña le dio a la higuera una segunda oportunidad, Dios no da a segunda oportunidad también y es importante el que sepamos que no tenemos que hacerlo solos.  El que cuida la viña ayudó a la higuera trabajando la tierra y añadiendo abono.  Cuando permitimos que Jesús trabaje en nuestras vidas, él nos ayudará  a producir la clase de fruto que Dios espera de nosotros.

¿No te alegras de que tengamos un Dios amoroso y perdonador que nos da una segunda oportunidad?

Amado Padre, estamos agradecidos de que aunque no siempre producimos la clase de fruta que deseas, Tú nos das una segunda oportunidad. Ayúdanos a permitirle a Jesús el que trabaje en nuestras vidas para que produzcamos la clase de fruto que esperas de nosotros. En el nombre de Jesús oramos. Amén.

[1] James Newton, Uncommon Friends: Life with Thomas Edison, Henry Ford, Harvey Firestone, Alexis Carrel and CharlesLindbergh, 1989, p.22. 

PARÁBOLA de la higuera seca , estéril...

Tiempo de prórroga

ri_color_contornoOportunidades y goles
Dios no se cansa de darnos oportunidades. Esto nos llena de esperanza. Siempre cabe la posibilidad de responder positivamente a su plan. Pero, claro, hay que hacer algo por crecer y abrirse al abono con el que el Señor pretende sacarnos adelante. Necesitamos tiempo para madurar y dar fruto, para convertirnos y cambiar la mentalidad del corazón. Dios nos da una buena prórroga para que salgan brotes verdes de nuestra higuera un tanto marchita en el tercer domingo de cuaresma (cfr. Lc 13,1-9). Aprovechemos tantos momentos, personas, circunstancias que se nos brindan para desarrollar nuestra capacidad de acogida, de compromiso, de crecimiento espiritual. En los tiempos de prórroga, como sucede con los partidos de fútbol, puede haber sorpresas: ganar el partido y marcar un buen gol a nuestro egoísmo.
Jesús nos muestra cómo debemos juzgar los acontecimientos históricos, a raíz del asesinato de los galileos o de los que murieron aplastados por la torre de Siloé. Los fariseos veían en cada desgracia un castigo por los pecados. No hay que fijarse en los demás sino en nosotros mismos. Moriremos si no nos convertimos, si no cambiamos de rumbo, si no reconocemos que nos hemos enemistado con el Señor. Conversión no es solo ver y reconocer, también es decidir. “Me decido a vivir de otra manera -afirma Anselm Grün-, a vivir de modo que se exprese la voluntad de Dios y mi propia naturaleza”. La condición necesaria para el éxito en la vida es la conversión.
Jesús compara la vida estéril de una persona con una “higuera que no da fruto”. José Antonio Pagola formula algunas preguntas muy directas: ¿Para qué va a ocupar un terreno en balde? ¿Qué sentido tiene vivir ocupando un lugar en el conjunto de la creación si nuestra vida no contribuye a construir un mundo mejor? ¿Qué significa pasar por esta vida sin hacerla un poco más humana?
Proceso de maduración
 Son preguntas que nos remueven y nos llaman a la conversión. La conversión supone también la maduración. ¿Qué sentido tiene una higuera sin fruto? Podríamos compararla como una fotografía en blanco y negro al lado de una en color, con algún producto sucedáneo o con una fotocopia del original. A la higuera sin fruto le falta su proceso de maduración.
Este proceso lo descubrimos en la vida de san Camilo de Lelis. Su pasión por los juegos de azar le arrojó a la ruina. Así nos cuenta uno de sus primeros biógrafos su conversión: “¡Ah, mísero e infeliz de mí, qué gran ceguera la mía por no conocer antes a mi Señor! ¿Por qué no he dedicado toda mi vida a servirle? Perdóname, Señor, perdona a este gran pecador”.
Después Camilo dedicaría todas sus energías a los enfermos, poniendo en ello toda su pasión. En una ocasión a un religioso que se había enfadado con un enfermo, le llamó la atención: “Más corazón en esas manos, hermano”. Daremos fruto si ponemos corazón en las manos, a fondo perdido.
Monseñor Juan del Río Martín, en Santidad y pecado en la Iglesia, recoge una cita de san Juan de Ávila, que nos invita a la paciencia en ver los frutos: “Agora es tiempo de sembrar, de trabajos, de pasar heladas, tormentas y trabajos, hasta que llegue el tiempo del coger. ¿Cuándo es o será tiempo del coger? Cuando hobiere pasado el invierno de este mundo y viniere el verano del cielo… Entonces viene para los justos el tiempo sereno, el tiempo alegre y regocijado, cuando cogerán sus fructos no de la tierra sino del cielo”.
¡Nosotros vislumbremos ahora cuánta paciencia tiene el Señor con nosotros! Como el jardinero que no quiere que se pierdan ninguna de sus plantas, así también actúa para que no perdamos la oportunidad de poder crecer, desarrollarnos, darnos cuenta de la fe que recorre nuestras venas. El Padre nos protege, nos riega y cuida. Respeta nuestro ritmo, para que podamos despertar y algún día dar fruto. Pero no podemos beneficiarnos y echar en saco roto su ayuda.
Aprovechemos que el Señor está a nuestro lado para continuar nuestro crecimiento y que nuestra vida dé fruto abundante cuando sea oportuno. Él nos brinda cada día mil oportunidades para crecer. No seamos perezosos y continuemos nuestro proceso vital, tan entroncado en la fe. “Permanecer” en el amor afrontando la dificultad y todo lo que resulte imprevisible, frustrante, conflictivo y fatigoso. Dar fruto al final es el don total de la vida por amor, anclada en un horizonte de valores que escapa a la imaginación. De ahí que recuerde Gianni Cucci que “un buen novelista quizás podría inventar un personaje como el padre Damián, que vivió y murió entre los enfermos de lepra de Molokai, pero para ser Damián se requiere una visión de la vida que dé sentido a una vida semejante. Otro ejemplo sería el padre Kolbe”.
Dibu: Patxi Velasco FANO