13 jun. 2013

Jesús perdona a una mujer pecadora

Escritura:  Lucas 7, 36-50.

Versiculo de memoria: ... Tu fe te ha salvado, vé en paz. Lc.7:50

Objetivo: Aprender a perdonar y no juzgar.

Aplicacion: Perdón: Mostrarle al niño la importancia del perdón.

Introduccion: Comienza la historia con la invitación que un fariseo le hace a Jesús, para comer en su casa. Los fariseos eran los que cumplían la ley y se creían buenos. En la misma ciudad había una mujer pecadora a la que todos conocen y los fariseos desprecian. Esta mujer estaba triste porque sabía que había pecado y su pecado la alejaba de Dios.

Desarrollo :

Un hombre que se creia sabio invita al Señor Jesus a comer a su casa y una serie de eventos permiten al Señor Jesus darle una lección al este hombre

"La mujer en casa del fariseo” Lc 7, 37-38.

 En casa del Fariseo a la hr de la cena una mujer llevó un frasco de alabastro de perfume y, poniéndose a los pies de él, comenzó a llorar, y con sus lágrimas le mojaba los pies y con los cabellos de su cabeza se los secaba; besaba sus pies y los ungía con el perfume." Sus lágrimas son sinceras, significan que está arrepentida de su pecado, que hay dolor en su corazón por todo lo que ha hecho mal.

"Actitud del fariseo”  Lc 7,39

Mientras la mujer le abría el corazón a Jesús, el fariseo se dedicaba a juzgar a Jesús y a la mujer. Mientras la mujer se reconoce pecadora y se pone a los pies de Jesús, el fariseo se cree justo, que está por encima de los demás. ¿Como nos comportamoss, como la mujer pecadora o como el fariseo?

“Jesus trata con el fariseo” Lc 7, 40–43

Jesús, le dice las cosas bien claras al fariseo. Le dice que él no es tan bueno como se cree y le da una lección: "Por eso te digo que quedan perdonados sus muchos pecados, porque ha mostrado mucho amor. A quien poco se le perdona, poco amor muestra.

 “La mujer recibe el perdón de Dios” Lc 7,47-50.

Y le dijo a ella: “Tus pecados quedan perdonados”. ... “Tu fe te ha salvado. Vete en paz”. porque ha demostrado su fe y su gran amor a Jesús. Su vida ahora es distinta, ha cambiado la tristeza por la alegría y como le dice Jesús, se va llena de paz.

Enfoque evangelistico: El fruto de tener fe en Dios como lo hizo la pecadora es el perdon de pecados y la vida eterna (estar en paz) Rom. 6-22

LA MESA DE LA PALABRA Y LA MESA DE EUCARISTIA ¿PARADIGMAS DE LA CATEQUESIS?

El obispo de Morón y anterior presidente de la Comisión Episcopal de Catequesis, Mons. Luis Eichhorn, nos hizo llegar su aporte escrito al II SENAC. Lo compartimos con ustedes semanas antes del encuentro para que puedan “espiar” un poco acerca de la riqueza, la actualidad y rigor del pensamiento que se va a desplegar en estos días en Córdoba.

Por Mons. Luis Eichhorn

1. Primacía y centralidad de la Palabra de Dios en la vida de la Iglesia y en la catequesis

Dice el Concilio Vaticano IIº: “Es tan grande el poder y la fuerza de la Palabra de Dios, que constituye sustento y vigor de la Iglesia, firmeza de fe para sus hijos, alimento del alma, fuente límpida y perenne de vida espiritual. Por eso se aplican a la Escritura de modo especial aquellas palabras: ‘La Palabra de Dios es viva y eficaz’ (Heb 4, 12), ‘puede edificar y dar la herencia a todos los consagrados’ (Hec 20, 32; cf. 1 Tes 2, 13)”[1].

Estas palabras nos mueven a hacer una reflexión que creo importante para nuestra vida como catequistas, y para toda la tarea catequística en general. El Papa Benedicto XVI confirma la importancia de fundamentar la vida de la Iglesia en la Palabra de Dios: “El Sínodo ha vuelto a insistir más de una vez en la exigencia de un acercamiento orante al texto sagrado como factor fundamental de la vida espiritual de todo creyente”[2], y en otra parte, en referencia directa a la actividad catequística: “Un momento importante de la animación pastoral de la Iglesia en el que se puede redescubrir adecuadamente el puesto central de la Palabra de Dios es la catequesis, que, en sus diversas formas y fases, ha de acompañar siempre al Pueblo de Dios”[3].

La Palabra de Dios es fuente de Vida: “¿A quién iremos? Tú tienes palabras de Vida eterna” (Jn 6, 68).

Es la primera consideración que hacemos: el plan de amor de Dios es darse, comunicarse: ¡Dios es amor! Y lo hace a través de su Hijo, Palabra hecha carne. Dios se mete en nuestra historia, en nuestra vida. Su Palabra encarnada es el Emmanuel, Dios con nosotros.

Esta Palabra es viva, eficaz, ayer, hoy y siempre[4]. Esta es nuestra convicción, nuestra fe: hoy Dios nos habla, entabla una conversación con nosotros, nos interpela, nos llama, nos ilumina…; “Quiso Dios, con su bondad y sabiduría, revelarse a sí mismo y manifestar el misterio de su voluntad: por Cristo, la Palabra hecha carne, y con el Espíritu Santo, pueden los hombres llegar hasta el Padre y participar de la naturaleza divina. En esta revelación, Dios invisible, movido de amor, habla a los hombres como amigos, trata con ellos para invitarlos y recibirlos en su compañía”[5]; “En los Libros sagrados, el Padre, que está en el cielo, sale amorosamente al encuentro de sus hijos para conversar con ellos”[6].

Hay frases de Jesús en el Evangelio que nos hace ver la profundidad y las consecuencias de esto:

“El que me ama será fiel a mis palabras, y mi Padre lo amará; iremos a él y habitaremos en él” (Jn 14, 23).

 

“Si ustedes permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y lo obtendrán” (Jn 15, 7).

Todo el acontecimiento de la revelación, la historia de salvación, contenida en la Tradición de la Iglesia, es consignada en los textos Sagrados: “Los textos inspirados por Dios fueron confiados a la comunidad de los creyentes, a la Iglesia de Cristo, para alimentar la fe y guiar la vida de caridad”[7].

Nuestra oración y vida espiritual debe fundarse en la Palabra, en las Sagradas Escrituras, leídas en la comunión con toda la Tradición de la Iglesia. Toda la vida del cristiano y de la Iglesia, toda su actividad pastoral, y por tanto, su catequesis, están animadas por la Palabra de Dios; es decir, tienen en ella su fuente misma que alimenta y nutre.

2. Espiritualidad bíblica de los catequistas

El catequista participa desde su vocación en el ministerio de la Palabra: esto implica una relación especial, personal y comunitaria, íntima y profunda con la Palabra; podríamos decir que todo gira en torno a ella, como una rueda lo hace en torno a su eje: sin él no podría moverse. Es la espiritualidad del catequista, centrada en la Palabra.

Es necesario, pues, alimentar nuestra oración, nuestra escucha y diálogo con el Señor, nuestro conocimiento y nuestra intimidad con Él, a través de la asidua (diaria) lectura orante de la Palabra. Leer orando, meditar creyendo y contemplar amando; dejando que esa Palabra “viva” -¡Dios me está hablando, tiene algo que decirme!- penetre en mi corazón, mi inteligencia, mis afectos, mi vida toda y la transforma en una Palabra, un Evangelio viviente, encarnado. Cultivar, por tanto, una auténtica espiritualidad bíblica.

Esta práctica de lectura orante y el cultivo de una espiritualidad bíblica, además, debe ser el objetivo central y el más importante en nuestras comunidades catequísticas: nuestras reuniones, primero y sustancialmente, deben girar en torno a esto: somos catequistas, y en primer lugar, comunidad de discípulos reunidos “en nombre de Jesús”: ¿hay algo más importante para los discípulos del Señor que escuchar a su maestro? ¡es nuestra propia identidad! Conocer a Cristo, tener una fuerte experiencia de Él entre nosotros, como nos decía san Pablo: “Todo me parece una desventaja comparado con el inapreciable conocimiento de Cristo Jesús, mi Señor. Por Él he sacrificado todas las cosas, a las que considero como desperdicio, con tal de ganar a Cristo y estar unido a Él…” (Filip, 3, 8).

Más aún, la Palabra es inspirada por el Espíritu Santo a la comunidad: es su ámbito propio, donde resuena con todos sus matices y armónicos. Más aún, la Palabra es para la comunidad, crea comunidad[8]. ¡Cuántas horas perdidas en nuestras reuniones “operativas”, de “planificación”, de “preparación de encuentros”! ¡Cuánto tiempo perdido, cuando lo esencial es escuchar, orar, compartir la Palabra: “Que la Palabra de Cristo resida en ustedes con toda su riqueza. Instrúyanse en la verdadera sabiduría, corrigiéndose los unos a los otros. Canten a Dios con gratitud y de todo corazón salmos, himnos y cantos inspirados” (Col 3, 16). No digo que no sea importante lo práctico y concreto, el planificar tareas, pero démosle a la Palabra el principal lugar; lo demás “se les dará por añadidura”(Mt 6, 33).

3. Catequesis centrada en la Palabra de Dios y en la Liturgia

Una cuestión que se nos plantea con frecuencia es: ¿qué texto leer? Y en esto creo que, como catequistas, no debemos perder el rumbo: atender a la vida de la misma comunidad eclesial, que es el ámbito propio de la catequesis. Toda la vida de la Iglesia es alimentada por la Liturgia, donde la Palabra tiene su lugar descollante, imprescindible. Es el lugar propio donde la acción del Espíritu Santo hace resonar la Palabra y la vuelve eficaz. Al respecto, el Documento post-sinodal Verbum Domini, nos enseña: “Al considerar la Iglesia como ‘casa de la Palabra’, se ha de prestar atención ante todo a la sagrada Liturgia. En efecto, este es el ámbito privilegiado en el que Dios nos habla en nuestra vida, habla hoy a su pueblo, que escucha y responde. Todo acto litúrgico está por su naturaleza empapado de la Sagrada Escritura”[9]. Y en otro lugar: “En la lectura orante de la Sagrada Escritura, el lugar privilegiado es la Liturgia, especialmente la Eucaristía, en la cual, celebrando el Cuerpo y la Sangre de Cristo en el Sacramento, se actualiza en nosotros la Palabra misma. En cierto sentido, la lectura orante, personal y comunitaria, se ha de vivir siempre en relación a la celebración eucarística”[10].

¡Qué elemento clave para centralizar y articular nuestra catequesis en torno al Año Litúrgico, y para ir viviendo nuestra fe, esperanza y caridad –nuestra espiritualidad– centrada en este camino eclesial! Pensemos, que cada año, se nos ofrece un Evangelio completo, y partes importantes del Evangelio de Juan; en tres años, (Ciclos A, B, y C), leemos todo el Nuevo Testamento y partes fundamentales del Antiguo: una catequesis completa, si la acompañamos con los textos apropiados del Catecismo de la Iglesia Católica[11]. Este es un elemento dinámico que no sólo puede renovar totalmente la catequesis, tanto de iniciación cristiana como el itinerario catequístico permanente, sino que también renueva a toda la comunidad.

Nuestros itinerarios catequísticos, por lo general, siguen un esquema distinto, poco afín al Año Litúrgico, y divorciado de las mismas celebraciones dominicales; creo que si planificamos y replanteamos nuestros objetivos catequísticos, esto no sólo es posible sino que será la gran transformación catequística que estamos proponiendo desde el replanteo de la iniciación cristiana en estilo catecumenal.

Como consecuencia de lo que acabamos de decir, se nos plantea una pregunta: ¿cómo usamos la Palabra de Dios en la catequesis?

En primer lugar, evitar el caer en planteos o posiciones fundamentalistas, usándola Palabra para “dar razón” a mi teoría o ideología. Lo correcto es lo contrario: ¡escuchar a Dios! Dejarnos iluminar por su Palabra. Discernir desde ella los signos de los tiempos. En ella Dios se revela, se da a conocer, nos ilumina sobre su proyecto para nosotros; con su Palabra nos llama: nuestra vocación. Su Palabra es Verdad, es Espíritu y Vida (cf. Jn 6, 63; 7, 16-18. 28-29; 8, 43-47; 12, 43-50; 14, 24). El itinerario mismo de toda la catequesis, será, entonces, la Palabra de Dios en su contexto litúrgico.

La Palabra es la fuente principal de la catequesis: de ella mana nuestro anuncio, nuestra iluminación, nuestra enseñanza. Sólo desde una escucha atenta de la Palabra podremos extraer una catequesis que “toque el corazón”, que resuene en el interior de cada persona; porque es Palabra “viva y eficaz”. Como ocurrió con los discípulos de Emaús: “Y comenzando por Moisés y continuando con todos los Profetas, les interpretó en todas la Escrituras lo que se refería a Él (…) Y se decían: ‘¿No ardía acaso nuestro corazón mientras nos hablaba en el camino y nos explicaba las Escrituras?” (Lc. 24, 27.32); podemos ver también un ejemplo hermoso sobre la catequesis con la Palabra de Dios en el encuentro del diácono Felipe con el Etíope (cf. Hech 8, 26-40). Recuperar, por tanto el amor, el aprecio, la confianza en la fuerza misma de la Palabra de Dios, Palabra inspirada por el Espíritu, que sigue hablando hoy.

4. La vida espiritual del catequista

Cuando tratamos de “vida espiritual”, hablamos de la vivencia interior, de la intimidad, del trato y relación personal con el Señor. Vínculo establecido y conducido por el Espíritu Santo: “Si ustedes me aman, cumplirán mis mandamientos. Y yo rogaré al Padre, y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes: el Espíritu de la Verdad, a quien el mundo no puede recibir, porque no lo ve ni lo conoce. Ustedes, en cambio, lo conocen, porque él permanece con ustedes y estará en ustedes” (Jn 14, 15-17); “Todos los que son conducidos por el Espíritu de Dios son hijos de Dios. Y ustedes no han recibido un espíritu de esclavos para volver a caer en el temor, sino el espíritu de hijos adoptivos, que nos hace llamar a Dios ¡Abba!, es decir, ¡Padre!” (Rom 8, 14-15).

Es la experiencia personal de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo, comunión de amor, un Dios que es amor, que mora en nuestro corazón. Es la vida espiritual (espiritualidad) de todo bautizado, la cual es potenciada, y se desarrollar por la fuerza de la Gracia de Dios –como la semilla de mostaza, o el poco de levadura que la mujer mezcla con la harina (cf. Mt 13, 31-33)– si con humildad amor, oración, entrega, dejamos que el Espíritu Santo actúe en nosotros. Es, en definitiva, el desarrollo pleno del llamado (vocación) a la santidad que se nos hizo en el Bautismo. Esta vida espiritual, a veces, puede languidecer, debilitarse, como brasa que lentamente se va apagando perdiendo su fuego y su luz, terminando por desaparecer: no nos engañemos; la vida espiritual auténtica, fruto del Espíritu, es el motor mismo, la fuerza, la dinámica de toda la vida del cristiano y de la Iglesia y sus comunidades concretas: si no hay VIDA, nada se mueve, todo termina en muerte. Por algo denunciaba el Cardenal Ratzinger –después Benedicto XVI– “Nuestra mayor amenaza es el gris pragmatismo de la vida cotidiana de la Iglesia en la cual aparentemente todo procede con normalidad, pero en realidad la fe se va desgastando y degenerando en mezquindad”[12].

Uno de los motivos por el cual encontramos, a veces, una cierta mediocridad en nuestra catequesis, es la falta de vivencia y calidad espiritual, condición imprescindible para un catequista que quiera ser fiel a su vocación. La verdadera fuerza (dinamismo) que podrá renovar profundamente la catequesis es una Vida cristiana vivida a pleno, en una vida espiritual cultivada, abonada, regada, desde la misma Palabra de Dios, fuente inagotable y pura de vida espiritual en la Iglesia[13]. Es ahí donde debemos beber el agua pura, manantial de vida: “Ustedes sacarán agua con alegría de las fuentes de la salvación…” (Is 12, 3; cf. Jn 7, 37-39; 19, 34); “También todos comieron la misma comida y bebieron la misma bebida espiritual. En efecto, bebían el agua de una roca espiritual que los acompañaba, y esa roca era Cristo” (1 Cor 10, 3-4).

Una vida espiritual no puede centrarse exclusivamente en devociones o prácticas de piedad, sino que principalmente debe alimentarse cotidianamente con la Palabra; una vida espiritual sólida tiene dos cimientos: la Palabra de Dios y la Eucaristía.

Si consideramos que en la Liturgia la Palabra tiene un puesto descollante, y que la Eucaristía, en la cual celebramos el Misterio central de nuestra Fe cristiana que es la Pascua del Señor, vemos claramente que éstos son dos lugares privilegiados para la vida de los creyentes; en la Palabra y en la Eucaristía se nutre la vida espiritual de los creyentes: “Se entiende así la gran importancia del precepto dominical, del ‘vivir según el domingo’, como una necesidad interior del creyente, de la familia cristiana, de la comunidad parroquial”[14].

La Palabra de Dios será, pues, el alimento cotidiano de nuestra vida espiritual. Lo afirma el Papa Benedicto en Verbum Domini: “El Sínodo ha vuelto a insistir más de una vez, en la exigencia de un acercamiento orante al texto sagrado como factor fundamental de la vida espiritual de todo creyente, en los diferentes ministerios y estados de vida, con particular referencia a la lectio divina. En efecto, la Palabra de Dios está en la base de toda espiritualidad auténticamente cristiana”[15]. Y recomienda la práctica periódica de la lectura orante de las Sagradas Escrituras, en especial la Lectio Divina con los textos del Domingo próximo: “La lectura orante personal y comunitaria prepara, acompaña y profundiza lo que la Iglesia celebra con la proclamación de la Palabra en el ámbito litúrgico. Al poner tan estrechamente en relación lectio y liturgia, se pueden entender mejor los criterios que han de orientar esta lectura en el contexto de la pastoral y la vida espiritual del Pueblo de Dios”[16].

La Iglesia es la “casa de la Palabra”, y en especial, en su Liturgia, ámbito privilegiado del diálogo entre Dios y su pueblo: Él nos habla, nosotros escuchamos y respondemos; la liturgia es una continua, plena y eficaz exposición de la Palabra de Dios. Ahí la acción del Espíritu Santo ka hace operante en el corazón de los fieles. En la Liturgia, por otra parte, con “sabia pedagogía”, la Iglesia proclama y escucha las Sagradas Escrituras siguiendo el ritmo del año litúrgico, en cuyo centro resplandece el Misterio Pascual, al que se refieren todos los misterios de Cristo y de la Historia de la Salvación, los que se actualizan sacramentalmente[17].

Subrayando esta idea, me viene a la memoria lo que enseñaba san Bernardo, un gran amante de la Palabra:

“El que me ama guardará mi Palabra; mi Padre lo amará y vendremos a fijar en él nuestra morada”.

He leído también en otra parte:

“El que teme al Señor obrará bien”. Pero veo que dice aún algo más acerca del que ama a Dios y guarda su Palabra. ¿Dónde debo guardarla? No hay duda de que en el corazón, como dice el profeta: “En mi corazón escondo tus consignas, así no pecaré contra ti”.

Conserva tú también la Palabra de Dios, porque son “dichosos los que la conservan”. Que ella entre hasta lo más íntimo de tu alma, que penetre tus afectos y hasta tus mismas costumbres. Come lo bueno, y tu alma se deleitará como si comiera un alimento sabroso. No te olvides de comer tu pan, no sea que se seque tu corazón; antes bien, sacia tu alma con este manjar delicioso. Si guardas así la Palabra de Dios es indudable que Dios te guardará a ti. Vendrá a ti el Hijo con el Padre, vendrá el gran profeta que renovará a Jerusalén, y Él hará nuevas todas las cosas. Gracias a esta venida, “nosotros, que somos imagen del hombre terreno, seremos también imagen del hombre celestial”[18].

Jesús, al enseñar a orar a sus discípulos, les dice: “Pidan y se les dará, busquen y encontrarán, llamen y se les abrirá…” (Lc 11, 9). Es la base de los pasos que conforman el método de la Lectio Divina: cito un texto del Monje Guigo en su famosa carta al Hno. Gervasio (1173), quien nos transmitió la tradición de esta forma de oración:

“La lectura es un examen detenido de la Escritura realizado con espíritu atento. La meditación es una operación reflexiva de la mente que investiga, con ayuda de la razón, el conocimiento de la verdad oculta. La oración es una ferviente elevación del corazón hacia Dios para alejar los males y recibir los bienes. La contemplación es una elevación por encima de sí misma de la mente suspendida en Dios, que degusta las alegría de la eterna dulzura. Una vez descritos los cuatro grados, nos queda ahora por ver sus funciones.
La lectura busca la dulzura de la vida bienaventurada, la meditación la encuentra, la oración la pide y la contemplación la gusta. Por eso el Señor mismo dice: “Buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. Buscad leyendo y encontraréis meditando, llamad orando y se os abrirá contemplando. La lectura pone, por así decirlo, el alimento sustancial en la boca, la meditación lo mastica y tritura, la oración obtiene gustar, la contemplación es la dulzura misma, que alegra y reconforta. La lectura sitúa en la corteza, la meditación en la médula, la oración en la impetración del deseo y la contemplación en el gozo de la dulzura obtenida” (…).
“De todo esto podemos deducir que la lectura sin la meditación es árida, la meditación sin la lectura errónea, la oración sin la meditación tibia, la meditación sin la oración infructuosa; la oración fervorosa requiere la contemplación, pero una contemplación adquirida sin oración es rara o milagrosa (…) Lo cual Él mismo nos enseña a hacer cuando dice: “Pedid y recibiréis, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá”. Pues ahora el Reino de los Cielos sufre violencia y los violentos lo arrebatan”.

5. Eucaristía, centro de nuestra catequesis de iniciación cristiana y del itinerario permanente

La centralidad de la Eucaristía es algo incuestionable y ya sabido; con sólo recordar las palabras de Jesús en Cafarnaún, nos damos cuenta de ello:

“Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del hombre y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene Vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Porque mi carne es la verdadera comida y mi sangre, la verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí y yo en él…” (Jn 6, 53-56).

Sería hermoso poder desarrollar ampliamente este tema, pero quiero especialmente, con respecto a la catequesis y a la Palabra de Dios, referirme al tema de la Eucaristía y la catequesis.

El catecismo de la Iglesia Católica nos ofrece una pauta imprescindible al respecto: “La Liturgia es la cumbre a la que tiende la acción de la Iglesia y, al mismo tiempo, la fuente de donde mana toda su fuerza (SC 10). Por tanto, es el lugar privilegiado de la catequesis del Pueblo de Dios. ‘La catequesis está intrínsecamente unida a toda la acción litúrgica y sacramental, porque es en los sacramentos, y sobre todo en la Eucaristía, donde Jesucristo actúa en plenitud para la transformación d los hombres.

La catequesis litúrgica pretende introducir en el Misterio de Cristo (es ‘mistagogia’), procediendo de lo visible a lo invisible, del signo a lo significado, de los ‘sacramentos’ a los ‘misterios’”[19].

Tanto la iniciación cristiana, como el itinerario catequístico permanente, tienen por objetivo una “vida eucarística”, esto es, una vida cristiana centrada en la vivencia del Misterio Pascual, que la comunidad celebra domingo a domingo con todas la consecuencias que tiene el vivir de “una forma eucarística”[20] nuestra fe y nuestro amor.

Sabemos que la fuerza misma de la iniciación cristiana se fundamenta en los sacramentos, donde Jesucristo actúa en plenitud. La catequesis de iniciación no es, pues, una preparación para participar plenamente en la primera Eucaristía, sino que es en la participación eucarística misma donde se va conformando el ser cristiano, su personalidad, su vida coherente con la fe que se profesa y se celebra en la comunidad. Aparece así la fuerza de la catequesis mistagógica, que lleva a comprender, profundizar, encarnar en nuestras vidas el Misterio de Cristo muerto y resucitado, integrándose en una auténtica comunidad pascual, testigo de la Buena Noticia de Jesús resucitado. Las primeras comunidades cristianas (cf. Hech 2, 42-47; 4, 37 y sigs.) nos dan ejemplo de esto: centradas en la comunión fraterna, celebrando la “fracción de pan” y perseverando “en la enseñanza de los Apóstoles”: la misma comunidad, el testimonio apostólico, la vida fraterna, el Misterio que celebran –“Cristo entre ustedes” (Col 1, 27)– es el marco propio en el que se forja la personalidad del discípulo de Jesús: es el “camino” del discipulado, la Nueva Vida que anuncian los Apóstoles (Cf. Hech 5, 20).

Así, afirmamos que el primer y más importante encuentro y lugar de la catequesis es la misma celebración dominical de la comunidad; es el primer e indispensable “encuentro semanal”: es en ese ambiente, con la proclamación de la Palabra –que es “Espíritu y Vida”– participando en forma cada vez más consciente y más activa[21], se logrará el fruto deseado: “hacer un cristiano”. La catequesis, no puede ser algo paralelo a la liturgia comunitaria y mucho menos algo divorciado de ella; ¡cuánta lucha, en ciertas comunidades, para que los chicos vayan a Misa! ¡Y ni qué hablar de los padres, primeros educadores y transmisores de la fe! ¿Y los catequistas? Un día, un párroco, me dice: “¿Qué quiere que haga, Padre, si ni los catequistas vienen a Misa!”. Creo que es un tema que hay que encararlo con decisión y voluntad firme para una renovación profunda. ¡Es todo un desafío! Metodológico, pastoral, incluso cultural. Me animo a decir, una “revolución copernicana” en nuestras parroquias.

Como decía más arriba, participando en la Misa dominical, en tres años leemos prácticamente toda las Sagradas Escrituras –el Nuevo Testamento; del Antiguo, sus partes más significativas- si sabemos aprovechar esto, podemos hacer una catequesis hermosa, siguiendo el Año Litúrgico y la misma Historia de la Salvación. Nos dice el Papa Benedicto: “Exhorto, pues, a los Pastores de la Iglesia y a los agentes de pastoral a esforzarse en educar a todos los fieles a gustar el sentido profundo de la Palabra de Dios que se despliega en la liturgia a lo largo del año, mostrando los misterios centrales de nuestra fe”[22]. Con buen método, mediante lectura orante, se ora, se aprende, se profundiza en el mensaje mismo de la Biblia. Un encuentro semanal, otro día, puede servir para completar y hacer un itinerario apropiado para sistematizar los conceptos y tendiente a fijar los mismos en el proceso de enseñanza –propio de la catequesis– y las actitudes básicas necesarias para la vida cristiana y la integración práctica en la comunidad, dar la imprescindible impostación vocacional, misionera, de compromiso con la realidad temporal (familiar, escolar, etc.) en la que vive el catequizando.

Al respecto, hay que hacer dos consideraciones que creo importantes: la primera, referida a los subsidios catequísticos, los cuales han de ser reformulados siguiendo la temática propia de los domingos a lo largo del año litúrgico, teniendo en cuenta que, de hecho, lo comenzamos (según el calendario civil propio del hemisferio sur) en cuaresma-pascua, lo cual nos facilita un comienzo fuertemente kerygmático, centrado en el misterio fundamental de nuestra fe que es la Pascua de resurrección; la segunda, es la oportunidad que nos brinda una aplicación práctica del “Directorio para las Misas con niños”[23], que junto con la Plegarias para las misas con niños del Misal Romano, son un instrumento muy valioso para la iniciación a la vida eucarística en nuestra catequesis; el mismo da muchas posibilidades pastorales prácticas; por ejemplo, en el Nº 17 dice: “Más aún, en algunas ocasiones, si las condiciones del lugar y las personas lo permiten, puede ser oportuno celebrar con los niños la liturgia de la palabra en un local separado, pero no demasiado alejado; antes de comenzar la liturgia eucarística, serían introducidos en el sitio donde entre tanto los adultos habrían celebrado su propia liturgia de la palabra”. Las posibilidades que esto presenta son muy favorables a esta propuesta que estoy haciendo.

Agrego a esto una idea más, que amplía la fuerza de esta idea y nos puede dar una pauta para la pastoral catequística, litúrgica y comunitaria. Si la Palabra que se proclama el domingo está bien comentada, explicada en la homilía, si está acompañada de la catequesis, se puede proponer a toda la comunidad, a modo de consigna semanal, ciertas actitudes o actividades concretas para vivir esa Palabra. Entonces se produce un milagro: se construye la comunidad, y asentada sobre roca, tal como lo enseña Jesús: Mt 7, 24-24-25. La comunidad, así, desde la Eucaristía, es evangelizada y se convierte en comunidad evangelizadora: da testimonio por la vivencia alegre y entusiasta del Evangelio. Recordemos: “La Palabra construye comunidad, construye la Iglesia”[24].

Este planteo metodológico nos ayuda a superar ciertos problemas que dificultan el proceso catequístico. El tema siempre reconocido pero nunca solucionado: ¿cómo hacer para que los catequizandos –tanto niños como adultos– al concluir un proceso catequístico continúen, integrados activamente en la comunidad? Es lógico que si la finalidad de todo el esfuerzo apunta a que logren prepararse para la primera comunión, al terminar el proceso, con este evento al final del itinerario, es muy difícil que “perseveren”. No hay motivación, no hay experiencia de comunidad, no hay “grupo afectivamente acogedor”. Los mismos padres, están “aliviados, porque ya todo terminó”. Creo que el problema reside en el concepto equivocado de nuestra catequesis: es “para” la primera comunión, cuando sabemos que la iniciación cristiana es un proceso que tiene como objetivo la inserción en el Misterio de Cristo, para vivir una vida cristiana –como cristiano maduro en su fe– integrado en su comunidad. La participación y comunión eucarística son el ámbito propio donde se desarrolla este proceso, y constituyen etapas, medios del itinerario catecumenal. ¿Por qué la primera comunión tiene que hacerse al final del proceso catequístico? ¿Por qué no pueden nuestros catequizandos acercarse a comulgar, cuando reúnan las condiciones necesarias, de acuerdo a su maduración personal? ¿No ayuda esto al mismo proceso de formación? Esto implica un elemento que no siempre tenemos en cuenta: la “sacramentalidad” de la catequesis –que no es lo mismo que una “catequesis sacramentalista”–. Todo el proceso catecumenal de iniciación cristiana es considerado como “un gran sacramento”, por la unidad intrínseca que hay tanto entre los tres sacramentos de la iniciación como con el proceso gradual y por etapas del catecumenado. Los sacramentos –eficaces “ex opere operatum”– por su propio efecto, por la Gracia que otorgan, introducen en la vivencia misma del Misterio Pascual de Cristo, identifican con Él, y además guían, conducen y hace realidad el proceso de crecimiento y maduración de la fe, que es el fin de la catequesis. Recordemos lo que dice el Catecismo de la Iglesia católica, en el número que ya he citado anteriormente: “La catequesis está intrínsecamente unida a toda la acción litúrgica y sacramental, porque es en los sacramentos, y sobre todo en la Eucaristía, donde Jesucristo actúa en plenitud para la transformación de los hombres”. Esta frase del Catecismo (Nº 1074) es una cita de CatechesiTradendae, documento post-sinodal de Juan Pablo IIº; en el siguiente párrafo (1075), nos habla de la catequesis mistagógica, como modalidad propia de la catequesis litúrgica. Que no es solamente catequesis sobre la Liturgia, sino, fundamentalmente, desde la Liturgia. La inserción del catequizando en la comunidad celebrante debe hacerse desde el mismo inicio del proceso y su participación plena, recibiendo la comunión eucarística, ni bien se den las condiciones propias para hacerlo –luego de un atento discernimiento por parte del catequista, junto con el párroco y los padres mismos–. Así, será normal que el la Misa dominical, semanalmente, algún o algunos catequizandos reciban su primera comunión, logrando una vivencia espiritual profunda, sin tanta alharaca social. Esto está, lo sabemos, a contrapelo de la cultura, y es motivo de discusiones y peleas. La experiencia dice que si se explica bien, con paciencia, después de haber hecho un trabajo evangelizador con los padres, es posible. Para conformar a todos, puede hacerse también en alguna fecha apropiada una “Fiesta Eucarística”, en la que se celebre la comunión de forma conjunta, con todos los elementos festivos tradicionales; pero está será posterior y de forma que no insinúe de ninguna manera la finalización del proceso catequístico. Esto solicita una atención seria a la pastoral familiar que debemos desarrollar con los padres de los niños de catequesis.

Así logramos unir definitivamente la Liturgia y la catequesis, las cuales son inseparables: una y otra se necesitan y complementan. No se trata, pues, de hacer celebraciones a lo largo del proceso catequístico, sino que el mismo proceso está conformado en torno a la Liturgia dominical –y por ende al Año Litúrgico– y también es iluminado por la misma celebración, desde la Mesa de la Palabra y la Mesa eucarística, donde se celebra el Misterio de la Pascua.

Hay otra ventaja en esto: la comunidad, decimos, es fuente, cauce y meta de la catequesis; solamente así, desde el corazón mismo de la comunidad celebrante, se logrará este ideal. La celebración eucarística dominical es la manifestación más plena de la comunidad de fe, esperanza y caridad que es la Iglesia, ya “hace” a la misma Iglesia. Porque será la misma comunidad la que acoge, acompaña, festeja, al catequizando. Y si este proceso se inicia –en el caso de la catequesis de niños– cuando los mismos son muy pequeños, los mismos padres los acompañan a la Misa y terminan siendo evangelizados, incorporándose a la comunidad. ¿Deberemos pensar en adelantar la edad para el comienzo de la catequesis? ¿Desde los tres años? ¿Por qué no?

6. Una pastoral orgánica como marco necesario

Otro tema que nos preocupa es el de la pastoral orgánica, y creo que desde esta forma de encarar la catequesis encontramos una pista para su implementación de manera real y auténtica. Hasta ahora es una utopía: confundimos las cosas y reducimos la organicidad pastoral a una mera coordinación y colaboración, a objetivos comunes y proyectos planificados; todo esto está bien, es necesario y forma parte de una pastoral. Todo, por supuesto, debe ser fruto del espíritu de comunión, de una espiritualidad de comunión verdaderamente vivida.

La pastoral orgánica va más allá, es algo más profundo e integral. Jesús da su mandato a los discípulos: “Yo he recibido todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándoles a cumplir todo lo que yo les he mandado. Y yo estoy con ustedes hasta el fin del mundo” (Mt 18, 18-20). Este texto instituye la pastoral orgánica. La Iglesia continúa y prolonga en el tiempo la presencia de Jesús, el Hijo de Dios encarnado[25], concretando en cada época y en cada lugar la acción salvífica de Jesús. Es un mandato misionero: “Vayan…”; es envío, misión, tarea, que es la del mismo Cristo. La acción pastoral de la Iglesia tiene por autor principal a Jesús, que está con nosotros siempre, y es una tarea integral, global; lo correcto es decir “orgánica”, pues es la obra del Cuerpo de Cristo, la Iglesia, que como organismo vivo –que vive la comunión con el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo– realiza todo lo que Jesús manda y hace: anuncia la Buena Noticia del Reino, hace discípulos, santifica bautizando, enseña a vivir un nuevo estilo de vida, como Jesús nos ha mandado: “Este es mi mandamiento: Ámense los unos a los otros, como yo los he amado” (Jn 15, 12), para lo cual envía sobre nosotros el Espíritu que todo lo hace nuevo. Cuando cada una de nuestras acciones pastorales integre todas estas dimensiones, podremos entonces hablar de organicidad en la pastoral; y para poder hacerlo es como se necesita la colaboración subsidiaria de todos, el espíritu de comunión, el trabajar juntos, sin envidias ni recelos, sino con la alegría, el entusiasmo, la parresía de los primeros Apóstoles.

La catequesis centrada en la eucaristía, que forma al discípulo para una vida eucarística tiene la peculiaridad de ser de por sí orgánica: es anuncio, es kerygmática; hace discípulos, comunidad de seguidores de Jesús; santifica, bautizando, poniendo en camino de crecimiento de la Vida de Gracia; enseña lo que Jesús mandó: una vida coherente, comprometida, que trabaja para la presencia y extensión del reinado de Jesús en el mundo, construyendo la civilización del amor. Tarea de toda la comunidad, en la cual, en espíritu de comunión y participación, todos se integran y colaboran, como parte integrante de la vida cristiana. Es una vida a la cual se invita, que se propone, de la cual se da testimonio, y que es compartida por las familias, pequeñas iglesias domésticas. Se trata, en definitiva, desde la Iglesia comunidad, hacer cristianos que vivan su fe y su compromiso con la sociedad en y desde su comunidad. Un cristiano hombre nuevo para el mundo nuevo que se inaugura con el advenimiento del Reinado de Dios:

“El que vive en Cristo es una nueva criatura; lo antiguo ha desaparecido, un ser nuevo se ha hecho presente” (2 Cor 5, 17).

Así la catequesis de iniciación, como también la de adultos en itinerario permanente, renueva las comunidades, renueva la pastoral, renueva la vida cristiana misma de nuestros fieles creyentes.

Y todos en comunión, creyendo, celebrando, compartiendo la vida, buscando el Reino de Dios, “edificándonos mutuamente” con la fuerza de la Palabra.

Luis Guillermo Eichhorn

Obispo de Morón

NOTAS

[1] Concilio Vaticano IIº, Dei Verbum, 21.
[2] Benedicto XVI, Verbum Domini, 86.
[3] Id. 74.
[4] Cf.: Heb 4, 12.
[5] Concilio Vaticano IIº, Dei Verbum, 2.
[6] Id. 21.
[7] Papa Francisco, Discurso a la Pontificia Comisión Bíblica, 12 de abril de 2013.
[8] Cf. Benedicto XVI, Verbum Domini, 86.
[9] Benedicto XVI, Verbum Domini, 52.
[10] Id. 86.
[11] La Conferencia Episcopal Argentina ha publicado un subsidio “Servidores de la Palabra”. Para preparar la homilía”, que tiene citas del CATIC y del Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, para cada domingo del año. Un recurso valiosísimo para la catequesis.
[12] Card. Ratzinger, citado en el Documento de Aparecida, Nº 12.
[13] Benedicto XVI, Verbum Domini, 21.
[14] Documento de Aparecida, 252.
[15] Benedicto XVI, Verbum Domini, 86.
[16] Id.
[17] Cf.: Benedicto XVI, Verbum Domini, 52
[18] San Bernardo, abad. Sermón 5, en el Adviento del Señor.
[19] CATIC, 1074-1075.
[20] Benedicto XVI, SacramentumCaritatis, 3ª parte.
[21] Cf.: Concilio Vaticano IIº, SacrosanctumConcilium, 11.
[22] Benedicto XVI, Verbum Domini, 52.
[23] Directorio para la Misa con niños. 1º de noviembre de 1973, publicado por la Secretaria de Estado del Vaticano por expreso mandato del Papa y por la Sagrada Congregación para el Culto Divino. La Oficina del Libro de la CEA lo publicó en el año 1995.
[24] Benedicto XVI, Verbum Domini, 86.
[25] Cf. Pablo VI, EvangeliiNuntiandi, 14.
www.catequistas.org
www.isca.com.ar