16 jun. 2015

“IGUALITO A PAPÁ”..."QUEREMOS VER AL PADRE QUEREMOS VER A DIOS"

“IGUALITO A PAPÁ”

RECURSO

El animador está listo para comenzar la misa y un grupo de chicos entra al templo e interrumpe el momento. Los chicos tienen diversos elementos y comienzan a instalarlos. Cuando el animador de la Misa o catequista les pregunta que están haciendo, los chicos responden: “Queremos ver al Padre, queremos ver a Dios”.

Los elementos que presentan son:

TELESCOPIO: porque en el Padre Nuestro que rezamos siempre decimos está en el cielo.
CÁMARA DE FOTOS CON UN ZOOM: porque en todos los cuadros aparece rodeado de nubes, cuando se corra alguna disparamos a ver si sale su cara.
LUPA GIGANTE: porque algunos dicen que está en las pequeñas cosas y como todavía no lo vimos, queremos ver las más pequeñas a ver si está.
PLÁSTICO AUTOADHESIVO (Tipo contact transparente): Dicen que está en todos lados, por eso sacamos las huellas digitales a ver si podemos dar con él.
UNA RED: Le pedimos a un chico que le dé un beso a su mamá y les tiramos encima la red, porque dicen que está en cada gesto de amor, así lo agarramos.
UNA NOTEBOOK, para buscar en alguna red social si tiene un perfil… o también para buscarlo en algún “buscador de internet”.
UN GPS y ponemos como dirección “el cielo”.
Se pueden agregar otras…

Lamentablemente terminan sin haber encontrado al Padre Dios. Por eso el animador los invita a estar atentos a las lecturas y a lo que dice el sacerdote.


SUGERENCIAS PARA LA PREDICACIÓN

+ Jesucristo Resucitado este domingo viene a decirnos que la meta de su camino es volver a la casa del Padre. Y esto también lo es para todos los que lo siguen. Salimos de las manos cariñosas del Padre y volvemos a Él para no separarnos nunca más y ser felices para siempre.

+ Pero si no conocemos al que nos invita a su casa nos va a costar mucho poder ir, por eso Felipe le dice muéstranos al Padre. Le pide que le muestre al dueño de casa, al dueño del cielo.

+ Jesús les dice que para ver al Padre hay que mirarlo a Él. Vieron como esos hijos que son tan parecidos a sus padres que cuando hacen algo uno se acuerda de su papá… ¡cuántas veces decimos igualito a su papá, igualita a su mamá!

+ Recordar los elementos que trajeron los chicos… (Telescopio, cámara de fotos, lupa, etc.) ¿Sirvieron para ver al Padre Dios? Jesús está tan unido al Padre que quien lo ve a Él ve al Padre. Descubrimos el amor del Padre en el amor de Jesús, el perdón y la comprensión del Padre en el perdón y la comprensión de Jesús… Jesús es el rostro humano de Dios, las manos cariñosas de Dios, la palabra verdadera de Dios.

+ Jesús al final les dijo: “el que cree en mí hará también las obras que yo hago”; también nosotros estando unidos a Jesús y haciendo sus obras podemos mostrar al Padre para que todos lo conozcan y lo quieran.

 www.vicarianiños.org.ar

El Juego del Tesoro (Adaptación de Mateo 13, 44)


                                                    
El relato del tesoro escondido de Mateo se puede comenzar a trabajar desde el primer curso de la Etapa de Infantil: 3-4 años. Estamos centrados en una etapa muy importante de despertar religioso del niño y de su interés por Dios. En este despertar aparece una fe intuitiva que se gesta a partir de lo que ve hacer en los adultos. Casi no hace distinción entre la realidad y la fantasía.

Su sentimiento religioso está condicionado por el medio ambiente: lo que observa, fiestas, ritos, expresiones, imágenes, personas. En este sentido Petalozzi, un pedagogo suizo, describe así la vivencia religiosa de esta etapa: "Yo creía en mi madre. Su corazón me mostró a Dios. Dios es el Dios de mi madre. Él es el Dios de mi corazón, porque es el Dios de su corazón"

A través de esta experiencia, y creando un clima afectivo en la clase de religión, vamos a mostrarles una imagen afectuosa y alegre de Dios, a través de Jesús.

Destinatarios

Alumnos del primer curso de infantil: 3-4 años.

Objetivos

1.- Descubrir el relato del tesoro escondido y a través de él una imagen afectuosa y alegre de Dios.

2.- Contribuir, mediante el juego, al desarrollo infantil en sus distintos aspectos : biológico, psicomotor, intelectual, social y afectivo emocional.

3.- Conocer y valorar el propio cuerpo y el de los demás compañeros de la clase

Desarrollo:

· Narración bíblica.

“Esta es una historia que nos cuenta Jesús:

Un hombre encuentra un tesoro que estaba escondido en un campo. De la alegría que le da, vuelve a esconderlo. Después se va a buscar todo el dinero que tiene para poder comprar el campo y así quedarse con aquel tesoro.”

(Adaptación de Mateo 13, 44)

- La profesora /el profesor:

o Puede contarles esta historia habiendo abierto previamente una Biblia infantil. Este gesto les hará tener un primer contacto visual y auditivo con la Biblia.

o Habrá preparado previamente un cofrecillo que tapará y destapará con un pañuelo durante el relato.

· Diálogo

- Sentados en la asamblea les preguntamos ¿Qué creéis que tenía ese tesoro? O ¿qué os gustaría encontrar a vosotros en este cofre? Dejamos hablar a todos y creamos un clima de silencio en el que escuchamos las intervenciones de los demás.

· Juego

- El Juego del Tesoro. Colocamos el cofre (descrito en el material) en el centro de la clase. Ponemos música para bailar en un gran corro. Cuando el profesor pare la música, un niño /una niña, previamente elegido por sorteo, será el encargado de abrir el cofre.

- Si saca y se pone:

o Una diadema: todos los niños bailarán moviendo la cabeza.

o Un collar: el cuello y los hombros.

o Una pulsera: las manos.

o Una tobillera: las piernas.

o Un cinturón: la cintura.

o Un anillo: los dedos.

- Todos los niños tienen que tener la oportunidad de ser encargados. Así se puede repetir este juego durante varios días y podremos ir sugiriéndoles movimientos específicos según la evolución y la madurez del grupo.

· Actividad de interiorización.

- En la asamblea ayudamos a los niños a recordar todas las experiencias, el relato bíblico, lo comentado en la asamblea y el juego.

- Les comunicamos que en el cofrecillo, debajo de las joyas se encontraba otro tesoro escondido. Creando un clima de expectación, sacamos las alhajas, una a una y mostramos el cartón. Lo quitamos y mostramos las fotografías, iniciamos un diálogo sobre lo que representan dichas imágenes.

- Les proponemos, dependiendo de las sesiones que vayamos a dedicar a esta experiencia, alguna de estas actividades:

o Dibujarse ellos mismos como encargados del tesoro.

o Dibujar aquello que dijeron que les gustaría encontrar en el tesoro.

o Colorear el dibujo que aparece en la portada de esta revista.

· Material

- Cofrecillo con doble fondo. En el fondo colocamos fotografías que evoquen situaciones de cariño, de amistad, de ayuda. Y las tapamos con un cartón. Encima de este cartón ponemos joyas de juguete: collar, anillo, cinturón, diadema, pulsera, tobillera

- Un pañuelo para tapar el cofrecillo durante el relato bíblico.

© Almudena Fernández García.

DOMINGO 12 T.O-CICLO B-¿PORQUE TEMES ?¡JESÚS JAMAS TE ABANDONA! Mt 4,35-41