26 ago. 2015

Relato: Los tres hombres ciegos.




Había tres hombres ciegos, quienes un día, fueron juntos para ver un elefante. ¡Ninguno de ellos había, jamás escuchado de un elefante, y no sabían, incluso que el elefante es un animal! Estaban muy curiosos y se determinaron a acercarse al elefante, uno a uno.
Aunque los tres eran ciegos, como no podían ver, se habían acostumbrado a conocer las cosas con solo tocarlas. Usaban sus manos para darse cuenta del tamaño, de la calidad y de la calidez de cuanto se ponía a su alcance.
El primer ciego vino al elefante y se apegó a su enorme costado. Él dijo:” ¡Este elefante es como una pared!”.
El segundo ciego camino a la cabeza del elefante y choco con un colmillo. Era afilado, puntiagudo y liso. El  gritó: “¡un elefante es como una lanza!”
El tercer ciego se acercó al elefante desde un costado y le toco la oreja. Dijo él:” ¡un elefante es como un ventilador como este en un día caluroso!”.
Bueno, ellos discutieron y discutieron sobre lo que es un elefante, y debido a que no se escuchaban y no aprendían unos de otros, nunca encontraron la verdad!

¡Imaginamos un fin positivo para este cuento! …los ciegos se escucharon entre si atentamente, y unieron las imágenes mentales con las que cada uno se representaba al elefante, integrando de este modo las partes que cada uno de ellos había tocado y teniendo una idea real y objetiva de lo que es un elefante.


Fuente: Amigo de ti mismo -P.Gustavo Jamut, OMV. Ed RCC.-www.sanroquercc.org.ar.

PARA SEPTIEMBRE ¡MES DE LA BIBLIA!



"Den gracias a Dios en toda situación, porque esta es su voluntad para ustedes en Cristo Jesús."
(1 Tesalonicenses 5: 18)
 Estén siempre alegres, oren sin cesar, den gracias en todo, porque esta es la voluntad de Dios para con vosotros en Cristo Jesús.
(1 Tesalonicenses 5:16-18)
Cuando hayas comido y estés satisfecho, Alaba al Señor tu Dios por la buena tierra que te ha dado. 
(Deuteronomio 08:10)
Doy gracias a Dios cada vez que me acuerdo de ti, en todas mis oraciones oro por todos ustedes, siempre oro con alegría.
(Filipenses 1:3-4)
Den gracias al Señor por su misericordia y sus maravillas para los hombres. 
(Salmo 107:8)